Producir artesanías en modo meditación

WhatsApp Image 2021-06-14 at 14.08.50
Alejandra en un momento de inspiración en el paisaje andino de Tilcara.

Alejandra nació y se crió en la provincia de Buenos Aires y siempre tuvo una vinculación estrecha con el mar en particular, y la naturaleza en general. Y desde hace aproximadamente más de dos décadas vive en Tilcara, en la provincia de Jujuy, como parte del proceso de búsqueda de su camino personal. Ese camino, precisamente, la llevó a generar un oficio que le da libertad económica y laboral. Así surgió Alejandra Huayramar, un emprendimiento que comercializa joyería hecha en metal.

En una entrevista con Quintaesencia -realizada vía zoom-, la mujer cuyo sentir ya se funde con el paisaje andino de su comunidad, contó que con la palabra Huayramar buscó honrar por un lado al viento Wuayra que recorre el Nordeste argentino como también al río Huasamayo, que hace su paso a pocos metros de su vivienda tilcareña. En el vocablo incorporó a la palabra mar como homenaje a las aguas que bañan la costa bonaerense, donde vivió momentos muy felices durante su infancia.

Ante la consulta de cómo sus pasos la hicieron instalarse en la Puna, Ale dijo que siempre supo que no iba a vivir mucho tiempo en Buenos Aires. "Cuando era adolescente integraba una banda de sikus (instrumento musical formado generalmente por dos hileras de tubos de caña de diferentes longitudes) y fue mi primer contacto con la cosmogonía andina. Durante ese tiempo aprendí muchísimo, como por ejemplo empecé a tener más conciencia sobre el estar presente y vivir el día a día. Por lo tanto, cada vez que evaluaba la posibilidad de vivir en otro lugar, siempre el Norte era el destino, más allá también de que también estuve un tiempo en Bolivia".

El folclore norteños hay innumerables canciones que hablan de la magia que tiene el carnaval, tanto que logra meterse bajo la piel de quien vive esa fiesta. Ale, no fue la excepción. "Vine para un carnaval y cuando volví a Buenos Aires no me podía sacar a Jujuy del corazón. Pasaron dos meses y decidí instalarme en Tilcara".

"Ahora después de este tiempo de recorrer y vivir muy relacionada con las distintas culturas de esta región tan centradas en la Madre Tierra, puedo sentir que soy un poquito de todas partes", dijo la artesana.

WhatsApp Image 2021-06-14 at 14.08.49
Ale en un momento de conexión y honra a la Pachamama.

El trabajo con la manos
Cuando Ale entendió que producir artesanías con las manos le daban la llave de su libertad, empezó a explorar la madera como materia prima pero, después se animó a trabajar con metal utilizando la técnica del calado. La misma consiste en crear sus dibujos sobre el metal y a partir de allí ir calándolo a mano.

"Pero también llegó un momento en que tuve una crisis con la artesanía porque cuando percibí que muchas estructuras comenzaban a caer, me empecé a preguntar qué es lo que aporto al mundo porque el hecho de producir adornos, no me parecía esencial", contó.

En paralelo y en esa constante búsqueda del camino espiritual, tuvo la oportunidad de conocer a un grupo de abuelos y abuelas "medicina" como los llama, provenientes del Perú, "y con ellos aprendí muchas ceremonias ancestrales y yo veía que ellos tenían siempre muchos adornos que parecían talismanes que me intrigaban y empecé a investigarlos. Eso me dio a pie a que ahora pueda trabajar en mis diseños actuales", contextualizó.

"Este cambio en mi forma de trabajar me permitieron entender que no eran simples adornos, sino que tenían un gran valor y conexión con el amor, en especial porque los representa", dijo Alejandra.

Muchos de sus trabajos de este último tiempo, están relacioandos con la geometría sagrada (conjunto de formas geométricas que se encuentran presentes en el diseño de ciertos sitios considerados sagrados, además se les atribuyen numerosas propiedades).

"Me viene mucha información en los sueños pero no le encontraba mucho sentido hasta que hace un tiempo vino a dar una charla a Tilcara, el arquitecto Darío de la Rosa, y armó una figura geodésica y con él, pude empezar a entender el sentido de las formas y el significado de la geometría sagrada, esto es algo nuevo para mí", aseguró la artesana.

"Al momento de diseñarlo y producirlo, me siento muy a gusto y familiarizada con este tipo de obras. Para mí  hacer una artesanía es como una especie de meditación", contó.

Ale trabaja casi exclusivamente en alpaca pero cuando comenzó el aislamiento como medida preventiva ante la pandemia del Coronavirus, comenzó a hacer largas caminatas por los alrededores de Tilcara y, en uno de esos paseos encontró una pieza de cobre que le llamó la atención y comenzó a investigar.

"Y descubrí que es un metal sagrado porque es medicinal y porque es muy buen transmisor de energía, es como una antena con el cosmo y un equilibrador de nuestra propia energía", aseveró la mujer. 

Feliz y agradecida
Algunas de las piezas producidas por Alejandra Huayramar.

En defensa de la Tierra
El suelo del Nordeste argentino posee una riqueza invaluable en minerales. Esta es la razón por la que desde hace varios años, distintos grupos empresarios buscan explotarlos sin que les interese en demasía el daño ambiental, social y econonómico que pueden provocar para sus habitantes. Alejandra, es una de las vecinas que desde el año 2018, viene trabajando en forma organizada con otros lugareños para demandar el respeto de sus derechos y hacer escuchar sus voces en contra de las mismas.

"Hay muchos pueblos en los que las minas están buscando poder instalarse. En este momento hay alrededor de 100 proyectos de explotación, muchos de ellos de uranio que es uno de los más contaminantes. A eso también tenemos que sumar que está comprobado que este tipo de explotaciones no son precisamente beneficiosas", dijo la mujer.

En cuanto al proceso de visibilización y locha de estos vecinos autoconvocados que buscan hacer oír su voz en contra de estas explotaciones, Alejandra dijo que "lo bueno es que en este tiempo se fue logrando un mayor acercamiento entre quienes nacieron en la Puna y quienes venimos de otros lugares. Al principio, había cierta resistencia a nuestra participación, pero esto está cambiando".

Para estos habitantes, lograr la visibilización de esta lucha es fundamental, para ello crearon la cuenta de Instagram Pueblos por el Agua. En tanto que en la cuenta de Alejandra Huayramar, también se encuentra información sobre esta movida como imágenes de sus bellos trabajos de artesanías.

Feliz y agradecida 1
Asambleas de vecinos autoconvocados de Jujuy en contra de las minerías.

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicacón.

Te puede interesar