La construcción de una identidad femenina después de un matrimonio igualitario  

GENERAL 03 de julio de 2021 Por María del Carmen Ruiz Díaz
Feliz y agradecida

“El Día Internacional del Orgullo, también conocido como Día Internacional del Orgullo LGBT y otras variantes, es un día no oficial que se celebra mundialmente cada 28 de junio en conmemoración de los disturbios de Stonewall de 1969, para reafirmar el sentimiento de orgullo sobre las identidades y orientaciones sexuales y de género tradicionalmente marginadas y reprimidas, y para visibilizar su presencia en la sociedad y sus reclamos”. 
wikipedia.org

 

Adriane Gemma y Cristian Cabrera son los protagonistas de una historia que, cuanto menos, podría ser calificada como muy especial por un sinnúmero de circunstancias. Una de ellas tiene que ver con el hecho de que el 16 de diciembre de 2015, ambos dieron el sí en el Registro Civil al amparo de la Ley de Matrimonio Igualitario ya que, hasta ese momento, ambos se percibían como del género masculino. 

Pero a Adriane, había un sentir que la venía acompañando desde su más tierna infancia: se percibía y se identificaba con el género femenino, pero nunca siquiera se animó a verlo de frente, siempre de soslayo. Hasta que, en el tiempo de quedarse en casa como medida preventiva ante la pandemia del Coronavirus declarada en marzo del 2020, sintió que el momento de “hacerse cargo” había llegado. 

En una entrevista realizada en el Día Internacional del Orgullo durante el programa Frecuencia Interna, que se emite por Radio La R, ella junto a su esposo Cristian Cabrera hablaron sobre cómo fue transitar por ese camino que, en suma, es sólo de ida. Parte de esa extensa charla, la compartimos aquí en Quintaesencia

“Ante todo puedo decir que la pandemia me llevó a conectarme con mi verdadera esencia”, dijo Adriane en el inicio de la charla, a lo que agregó: “El proceso de transición de hombre a mujer comenzó hace muchos años, pero desde hace dos, que lo vengo pensando, preguntándome y atreviéndome a mirar lo que me reprimía en relación a mi camino de búsqueda de mi identidad”. 

Contó que para ella también fue fundamental cómo la atravesó el proceso del feminismo que, desde hace un par de años se viene dando muy marcado en el mundo y en Argentina en especial. “Empecé a informarme y a formarme en el tema, como también fui empatizando y sintiendo que muchas de esas situaciones las atravesaba yo también y, todo esto a su vez, me llevó a cuestionarme quién era”, contextualizó. 

En Frecuencia Interna
Cristian y Gemma junto a María del Carmen y Mariana de Frecuencia Interna.

Por su parte, Cristian relató que también debió atravesar en este tiempo muchas emociones y situaciones especiales y hasta impensadas. “Cuando mi pareja me fue manifestando este proceso que venía realizando, en un primer momento no lo terminaba de aceptar, es más lo negaba. Hasta que, en un momento, un grupo de amigos me ayudaron a ver cuál era mi reacción, como también la trascendencia de los cambios que venía haciendo Gemma”, aseguró. A lo que agregó: “Y entendí que cuando un integrante de la pareja decide hacer este tipo de transiciones, el otro debe hacer un acompañamiento desde el amor puro y honesto, no el amor romántico”.

En relación a cómo fue para él hacer ese acompañamiento y contención, aseguró que todo fue nuevo porque no existe ningún tipo de bibliografía sobre cómo se puede acompañar o cuáles son las situaciones que atraviesan a quienes acompañan. “Lo fui descubriendo a medida que iba atravesando las situaciones”, dijo casi como una confesión. 

Cristian entendió que toda esta situación la ponía muy sensible, tanto que hasta la hacía sentir vulnerable. “Tuvimos que ir cambiando algunos hábitos como, por ejemplo, tener que acompañarla a la parada de colectivos porque tenía miedo de lo que podían decir. Debía contenerla en esos momentos y estar disponible las 24 horas. Sin dudas fue un proceso profundo, y hasta por momentos doloroso, que lo pudimos atravesar sólo desde el amor”, relató. 

"Sin dudas fue un proceso profundo, y hasta
por momentos doloroso,
que lo pudimos atravesar sólo desde el amor.”

Adriane por su parte comentó que uno de los momentos difíciles que debió atravesar, fue cuando pudo expresarle su anhelo. “Mi miedo más profundo era que a raíz de esta decisión de iniciar esta transición, él decidiera dejarme porque no quería perderlo porque es mi compañero y es la persona que amo”, contó mientras apretó la mano de Cristian que posaba sobre su pierna.

Cambios y percepciones

“El hecho de que Gemma decidiera hacer esta transición como mujer, la llevó a ella a pararse más desde el lado de la energía femenina y yo, en la energía masculina. Y no debemos olvidar que esto se da después de habernos casado ambos como hombres, por lo que para nosotros y para nuestro entorno, dejamos de ser dos varones. Este todavía es un tema complejo que no lo termino de digerir porque me deja al ‘descubierto’ y en cierta medida me tengo que exponer como el varón de la pareja”, comentó Cristian. 

Ante este nuevo escenario, él dijo que la actividad deportiva lo ayudó mucho ya que ambos se desempeñan en el Area Diversidad de la Secretaría de Deportes de la provincia de Corrientes. “Además en este contexto, fue un aliciente empezar a practicar fútbol porque me permitió posicionarme aún más en la energía masculina. A lo que le debo sumar que de a poco me fui convirtiendo en un referente para muchos chicos trans y eso, también es muy fuerte para mí”, indicó.

Por su parte, Gemma contó que la ayudó muchísimo las distintas terapias alternativas que fue realizando, junto con sesiones de psicología gestáltica ya que así, pudo diluir sus propias estructuras y prejuicios. “Primero para atreverme a ser quién soy, poder escuchar mi propia voz, dejando de lado la de mis padres, la cultura, las creencias y demás”, comentó. 

En ese mirarse hacia adentro, dijo también que fue encontrando muchos dolores reprimidos y no vistos, “en especial aquellos relacionados con el de no poder ser por tal de pertenecer y permanecer en ambiente familiar”.

Proceso de hormonización

Finalmente, Gemma dijo que también está en proceso de iniciar un tratamiento de hormonización para ayudarla aún más a formar y acentuar características físicas femeninas. “Esto lo estoy realizando en el consultorio, destinado para estos procesos de transición, del Hospital Llano. Allí contamos con profesionales que nos van acompañando y guiando, no sólo desde lo médico sino también desde lo psicológico”, contextualizó. 

Ese equipo de acompañamiento también está compuesto por integrantes del colectivo trans de Corrientes, “porque hay mucho miedo a la discriminación y al maltrato, entonces ellos están para acompañar y asesorar en las distintas instancias”, indicó. 

Sin dudas, esta historia está atravesada por un muchos sentires, búsquedas, dolores y angustias, pero siempre con la premisa de trabajar desde la coherencia entre el sentir y el ser. También es una historia que deja, a quienes así quieran percibirlo, muchas enseñanzas. 

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicacón.

Te puede interesar