Chim Pum!, una propuesta para jugar y aprender sobre la fauna regional

portada
Jugar y aprender, la finalidad de Chim Pum!

Sebastián Costa es un joven veterinario nacido en Bahía Blanca (provincia de Buenos Aires), pero que hace varios años llegó a Puerto Iguazú (Misiones) como voluntario del proyecto Yaguareté. El tiempo pasó y obtuvo un puesto de trabajo en el Instituto de Biología Subtropical que depende del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), razón por la que se radicó en ese punto limítrofe del país y conformó una familia: está casado con Daniela y tiene dos niños pequeños.

Precisamente sus hijos fueron, en cierta medida, quienes le sembraron la pregunta de por qué en la región y en el país "no existen juegos infantiles basados en la fauna regional que es tan vasta y maravillosa, por lo que terminamos comprando rinocerontes, jirafas y osos panda, animales que no existen en la zona", dijo a modo de introducción en la charla compartida con Quintaesencia.

Dijo que la cuestión le quedó rondando en la cabeza hasta que -en marzo de 2020- cuando Argentina dictó las medidas de aislamiento social, preventivo y obligatorio a raíz de la pandemia de Coronavirus, debió quedarse a trabajar en casa, además de estar presente en la crianza de sus niños y en los quehaceres domésticos. "A casi a modo de distracción o de hobbie, cuando la casa se quedaba en silencio, comencé a investigar que había en cuanto a juegos con estas características. Me parecía un contrasentido que los chicos de esta región del país conozcan poco o nada sobre el yaguareté, el gato montés, el carayá y demás. Es así que teniendo en claro que quería que mis hijos conocieran desde chiquitos nuestra fauna, empecé a buscar cómo los podía construir", contó.

La primera valla que debía superar era conseguir imágenes de buena calidad que pudiera utilizar, para lo cual se contactó con los autores de los libros Felinos de Sudamérica y Los mamíferos silvestres de la provincia de Misiones, quienes a su vez lo contactaron con los respectivos ilustradores: Luis Núñez y Aldo Chiappe, quienes a su vez lo ayudaron a sortear otros escollos hasta finalmente obtener la autorización para utilizarlas. También obtuvo el permiso de Gerardo Teo para usar sus ilustraciones de aves, reptiles y mamíferos.

"Esto dio origen al diseño de los tres primeros memotest: Animales Nativos de Argentina, Felinos Nativos de Argentina y Mamíferos Nativos de Argentina. Después me puse a investigar cómo los podía construir porque quería realizarlos en un material que dure y que sea cuanto menos, bastante amigable con el medio ambiente", puntualizó Sebastián.

WhatsApp Image 2021-08-04 at 12.12.44 (1)

Entonces surgió la posibilidad de hacerlo con un material similar de MDF que pudiera ser impresa con la técnica de sublimado. "Al principio pensé en imprimirlas yo, pero después me di cuenta de que no contaba con el tiempo para hacerlo por lo que empecé a trabajar con un chico que hace las sublimaciones y el diseño, que se dedica a eso", contó.

Cuando esa etapa estuvo superada, llegó la instancia de pensar y ocuparse de las cajas o bolsas para embalar los juegos: "Y allí me encontré con el inconveniente de que, a la hora de comprarlo, sólo conseguía proveedores que vendían por grandes cantidades hasta que encontré uno en Necochea que, al hacer otro tipo de impresiones, puede trabajar menos cantidad a un costo un poco mayor pero accesible, las cuales las iba a armando yo también".

Pero, en virtud de que el emprendimiento fue creciendo, también fueron aumentando los detalles a tener en cuenta y ajustar, "porque arranqué con 10 juegos y ahora estamos organizándonos para producir una cifra cercana a los 100 juegos. Con tiempo, claro, porque son más los detalles que se van sumando y cuestiones que tenemos que tener en cuenta porque también queremos ir haciéndolos cada vez más amigables con el ambiente, por eso por ejemplo estamos pensando en empezar a utilizar bolsas de telas, entre otros cambios y mejoras que queremos sumarles", contextualizó Sebastián.

Cuando llegó el momento de ponerle un nombre al emprendimiento, él sabía que quería que se llamara Chim Pum!, porque era una frase que siempre estuvo presente en su infancia, tanto es así que cuando estaba empezando a hablar, sus papás grabaron sus primeras palabras y cada oración la cerraba con esa expresión.

WhatsApp Image 2021-08-04 at 12.15.43 (1)

Proyectos a futuro

Mientras Sebastián se sigue ocupando de su trabajo en el CONICET, la familia y acompañando a su esposa en su propio emprendimiento en el que comercializa insumos para bebés, desde juegos hasta cochecitos además de los juegos nativos, está proyectando un memotest sólo de aves de la región que también es un mundo vasto y amplio. "Así buscamos también comenzar a difundir sobre la gran cantidad de especies autóctonas que hay en la región", puntualizó. 

Por otra parte, la Asociación Civil Centro de Investigaciones del Bosque Atlántico que nuclea a investigadores que desarrollan sus trabajos en la zona de Iguazú, y de la cual también es socio, va a avalar estos juegos, "por lo que el próximo embalaje va a tener impreso una leyenda de apoyo con el nombre de esta ONG, como para también difundir que existe una institución como esta", comentó. 

Por lo pronto, Sebastián quiere seguir aportando un granito de arena para que la rica variedad de la fauna regional sea conocida no sólo por los chicos, sino también por los grandes y cumplir con la intención de “llegar a cientos de corazones chiquititos”.

Podés encontrar información sobre Chim Pum! en su cuenta de Instagram ó, a través de su página web.

WhatsApp Image 2021-08-04 at 12.15.43

 

 

 

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicación.

Te puede interesar

¿Querés recibir nuestras noticias?

Te puede interesar