Con Mallonero, el chamamé hace pie en el mundo de las criptomonedas

GENERAL 15 de agosto de 2021 Por María del Carmen Ruiz Díaz
Leopoldo Perez Obregon
Lion Pold, entre la pasión por la música y el derecho financiero.

Las criptomonedas son, para muchos, un nuevo mundo que poco a poco es conquistado por más personas. Y uno de los interesados en bucear y generar acciones en ese ámbito es el músico y profesional del Derecho Económico y Financiero, Leopoldo Pérez Obregón, quien unió sus dos pasiones: el chamamé y su saber en las monedas de este nuevo milenio.

Así nació Mallonero, un tema musical con aires litoraleños que desde hace un par de semana, ingresó al mundo cripto arte. Para conocer más de esta maravillosa e impensada aventura, Quintaesencia entrevistó al joven que, en pocos días más, viajará a Holanda para un posgrado en la especialidad que desarrolla.

Pero, ¿qué son las criptomonedas?

La criptomoneda, también llamada moneda virtual o criptodivisa, es dinero digital. Eso significa que no hay monedas ni billetes físicos, todo es en línea. Por ejemplo, vos podés transferirle una criptomoneda a alguien por internet sin un intermediario, como un banco. Las criptomonedas más conocidas son Bitcoin y Ether, pero se continúan creando nuevas cripto-monedas.

La gente podría usar criptomonedas para hacer pagos rápidos para así, por ejemplo, evitar los cargos de transacción. Las criptomonedas se pueden comprar con una tarjeta de crédito o, en algunos casos, a través de un proceso llamado minería y, se pueden almacenar en un monedero o cartera digital, ya sea en línea, en su computadora o en otro soporte físico.

¿Y cómo llega el chamamé a este mundo?

Siempre estuve atravesado por la música. De hecho, soy egresado del Instituto de Música Carmelo de Biassi. En el 2010, participamos en la Fiesta del Chamamé con un Ensamble surgido de sus aulas y en el 2011, con Alejandro "Tato" Ramírez conformamos el grupo Acorriente. Después me fui a estudiar a Buenos Aires y pensé que la música era parte del pasado, pero creo, que es algo de lo que no me despegué nunca.

Con él y junto a Guillermo Solís en guitarra, Francisco Malvido en voz, Hernán Ramírez y Matías Flores en bajo, y yo en el piano, editamos un disco que se llamó “¿Puede ser de vuelta?”, con 12 temas inéditos, entre instrumentales y vocales, siendo uno de ellos Mallonero.

Y hace un tiempo, se me vino la idea de que el chamamé también debía estar en este mundo del cripto arte y fue así que lo subimos a este espacio y actualmente se subasta en Ethereum, que es una de las divisas digitales más conocidas y consolidadas, podría decirse.

¿Dónde está “alojado” Mallonero?

En una plataforma que es la más grande de la industria, se denomina Open Sea (mar abierto en castellano). Obra y plataforma fluyen como el agua en la virtualidad, y cualquier persona que opere con Metamask (billetera virtual) puede participar de la subasta ofertando en Eths (moneda nativa en la red de Ethereum).

Recordemos que estas obras pueden ser coleccionadas por cualquier persona en cualquier parte del mundo y son representaciones únicas e infalsificables de una obra de arte digitalizada.

La tecnología de los NFTs (Tokens No Fungibles en inglés) tuvo su primer boom en 2017 y actualmente son una forma cada vez más difundida para comercializar arte. Este tipo de objetos coleccionables son una inversión para coleccionistas y permiten a los creadores del sector la posibilidad de generar ingresos por sus obras. El primer chamamé emitido en Ethereum podría resultar una obra que a futuro incremente su valor al popularizarse más esta tecnología.

¿Y cuáles son los valores que se manejan en las subastas del cripto arte?

¡Uf! En esta industria los precios de las obras de arte pueden alcanzar montos exorbitantes, como el caso de la obra “Everydays” de “Beeple” que se vendió por 69 millones de dólares en marzo de este año.

Sin dudas constituye un ámbito más que interesante para coleccionistas y creadores porque allí encuentran nuevas formas de interactuar a través de estos nuevos formatos. En ocasiones enriqueciendo a quienes adquieren estos objetos digitales, pero también empoderando a los autores que hoy encuentran nuevas alternativas para monetizar su trabajo.

¿Cómo nació Mallonero?

Fue compuesto hace 10 años con Tato Ramírez. Un día me acerqué con una cámara al barrio de los pescadores y tomé las imágenes que acompañan la canción.

El arte nunca supo de fronteras y la incursión de este chamamé en el mundo del cripto arte, así lo confirma.

Para conocer más sobre la música y los podcast de Leopoldo, se puede ingresar a su perfil de Instagram @lionpold

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicación.

Te puede interesar