Pánico, Covid y drogas 

COLUMNISTAS 25 de septiembre de 2021 Por Redacción Quintaesencia
pánico

Yarías

“…el miedo es el transito a lo desconocido y lleva
siempre inscripta la muerte…
es un rito de pasaje …para renacer más allá del umbral”.
Byung- Chul-Han (filosofo)

Un paciente me confiesa que en la pandemia -en su pico del año pasado- vivió en un “aguantadero”. Le pregunto cómo era ese aguantadero. Con rapidez me dice: “mire, nosotros somos “murciélagos” (vivimos de noche) y nos juntábamos en una casa 30 o 40 a consumir en esos horarios hasta el otro día o por varios días”; “de noche no se podía andar y la noche siempre era “nuestro lugar en el mundo”. Cada uno llevaba las drogas que tenia y sino los diversos “carrier” y/ o mensajeros por vías electrónicas, Messenger, WhatsApp, Facebook e Instagram acudían presurosos en motos o bicicletas a traerlo. Ellos tenían permiso para conducir por su tarea de reparto de comidas “trucada” a veces en reparto de drogas y también de lo contrario los distintos transportes o remises de la ciudad. Incluso muchos llevaban dinero extra dado por los que manejaban el “narcomenudeo” para dárselo y que puedan pasar a los que interrrumpian su movilidad. 

Cuando alguien tenía signos de sobredosis el hospital de la zona los atendìa con el “botiquín” de emergencia ya que los febriles eran la emergencia: suero, tranquilizantes, estudios de presión arterial, y clínicos y luego a la casa con cita a consultorios de psicopatología a los 15 días al cual por supuesto nunca volvían. En otros hospitales reposaban en salas de emergencia al lado de pacientes con otras patologías que quedaban expuestos -así-a crisis de excitación o delirios típicos de los intoxicados.

La pandemia y sus restricciones de circulación agregaron a la clínica de las adicciones (la clínica como decían los viejos maestros es soberana en sus enseñanzas) nuevas enseñanzas. 

Otra demanda son los familiares de muertos por Covid; hubo agravamientos de depresión con abuso de alcohol y drogas que demandaron a los meses atención en comunidades terapéuticas con cuadros delirantes y alucinatorios.

Las mayores torturas fueron cuando los pacientes estaban en confinamiento por COVID en su casa con consumo voraz y sus padres eran atónitos testigos de ese consumo y en muchos casos le facilitaban dinero para que no saliera a robar para consumir. 

Mundos paralizados, monótonos; todos los días lo mismo. Levantarse, consumir, pedir dinero y así seguir.  En otros casos los familiares eran sobornados por “dealers” en cifras millonarias por deudas de sus familiares o estos tenían que ser “carrier” de los narcos para saldar las deudas inclusos en sus propios autos. 

Todo esto no es propio de nuestro país en U.S.A. se registraron más muertes por sobredosis que en los últimos 12 meses en 2020(Asociación Psiquiátrica Americana). Los problemas de salud mental aumentaron en un 40 % en encuestas, pero no se podía consultar en centros en un “cara a cara” y la consulta virtual no servía a estos fines porque eran casos agudos y nada reemplaza a la consulta personal.

Los ingresos a los centros de salud mental bajaron en un 30 % en U.S.A y también por abuso de sustancias. Hoy estamos recogiendo lo no consultado en su momento y adecuadamente cuando se están levantando restricciones. Las consultas en salud mental para niños aumento un 11% y para jóvenes un 31 % (CDC -2020) En USA. Aumentò un 13 % el consumo de sustancias reconoce los encuestados para hacer frente a la epidemia, también en U.S.A. 

Acá en Argentina se aumentaron las plantaciones caseras de marihuana generando disociaciones y depresiones que hoy tratamos.

Panico colectivo y “guerra psicologica”

Las investigaciones de la periodista del diario “La Prensa” Agustina Sucri sobre estos temas han sido muy esclarecedoras.  Los expertos en “guerra psicológica” comparan la situación en el pico de pandemia con ese fenómeno típico de luchas entre Poderes; “creación de estados crónicos de miedo y ansiedad con aislamiento social”. Esto puede llevar a descompensaciones psicológicas de la persona explotando sus vulnerabilidades generándose fenómenos masivos de pánico. 

En una sociedad desvinculada como la nuestra y sujetos a los mensajes de lo mediático el “vínculo tóxico” parecía ser, en muchos, la compañía suicida elegida. Mucha gente sola desde hace años y en pandemia parece ser que esto pasa “factura”. El otro es nuestro salvador si tenemos vínculos estrechos y gratificantes. La caída de la vida familiar es un signo actual de crisis.

Hoy estamos asistiendo a consecuencias de días de aislamiento con drogas y alcohol pero también a la emergencia de enfermedades no diagnosticadas por temor a ir a sanatorios por estudios y muchos murieron en plena pandemia de muchas enfermedades que con detección precoz podrían haber sido controladas(detección de cáncer de cuello uterino o de intestino que en el Reino Unido supuso el retraso de la prueba de detección en millones de personas-Cancer Research UK junio 2020).El diagnostico de 6 canceres (mama, colorectal,pulmón, páncreas, gástrico y esófago) ha disminuido un 46,4 en relación al 2019 carta de investigación de JAMA-agosto 2020). 

Las Admisiones para quimioterapia disminuyeron entre un 45 y 66 % y las derivaciones urgentes para un diagnóstico de cáncer disminuyeron entre un 70% y un 89 % (Carta de investigación JAMA-2020). 

Las tasas de mortalidad de Alzheimer aumentaron dos veces entre Marzo y Julio del 2020(Jama -2020). El aumento del peso corporal registró un aumento del 55 % en un estudio de 500 personas (Revista Europea de investigación clínica -2020).

El otro gran problema es la perdida de la escolaridad y sus consecuencias cognitivas y de socialización. Se piensa que en el mundo 24 millones de niños podrían abandonar la escuela en 2021 y esto importaría una pérdida estimada de 13,8 millones de años de vida según los datos de estudios de U.S.A. de debido al cierre de las escuelas primarias de ese país durante un tiempo. 

La llamada pandemia de orfandad (Organización Mundial de la Salud -Centros de control de enfermedades y Oxford-2020) llevo a miles de niños con padres y abuelos muertos por COVID a más de un millón de niños abandonados en el mundo por muertes de estos con retrasos en el desarrollo, embarazos adolescentes y distintos signos de atraso cognitivo.

A su vez la perdida de movilidad física en ambientes reducidos aumentó la incidencia de abusos sexuales y abuso doméstico en tiempos de restricción (Masson 2021-Holland 2021) así como el abuso de sustancias y los intentos de suicidio o los suicidios efectivos.

Un U.S.A. (Mulligan -2020) describe los casos de muerte por desesperación debido al estancamiento económico y al aislamiento social asociado a la pandemia e incluyen muertes por suicidio y trastornos por usos de sustancias.

Estrategias de resucitación 

En terapia Intensiva se habla de estrategias de resucitación cuando alguien està en estado crítico. Esto quizás debemos realizar en el campo de la Salud Mental, en el fondo la etimología de la palabra Salud es Salvación. Hay una cierta muerte en aquel que elude el mundo desde la Química prestigiada hoy con miles de bocas de expendio.

Cuidar, atender, prevenir; volver al Otro y a los otros. Superar y limitar al Hombre Químico que fuimos en momentos de desesperación y ser el Ser de Palabra que somos. Es una tarea para emprender; ahí está la Esperanza.


Dr. Juan Alberto Yaria es irector general Gradiva -Rehabilitación en Adicciones

 

.

 

 

 
 

 

Redacción Quintaesencia

Somos una revista digital que publica notas de calidad con calidez.
Para saber más de nosotras, buscá la sección NUESTRO PROPOSITO.

Te puede interesar