Y un día volvió la magia del circo

GENERAL 02 de octubre de 2021 Por María del Carmen Ruiz Díaz
ciiiiiiiiiiirco

Desde hace unas semanas, un par de carpas se fueron instalando casi tímidamente, en un predio privado ubicado por avenida La Paz en la capital correntina. Cuando las primeras estructuras fueron ganando forma, no quedaban dudas: se trataba de un circo y en este caso, del reconocido Varekay. 

“Corrientes es una de las últimas provincias en habilitar este tipo de espectáculos en un espacio cubierto porque desde hace un par de meses, varios de los más de 50 circos que hay en el país, ya comenzaron a trabajar”, dijo a Quintaesencia, Martín Dresdner, uno de los referentes de este grupo itinerante de artistas. 

Y es que, para volver a montar un espectáculo, ellos debieron esperar 18 meses. El tiempo que transcurrió desde que, en marzo de 2020, el mundo debió hacer una gran pausa a raíz de la pandemia del Coronavirus. 

Cuando esta situación impensada tuvo lugar, la gran familia de Varekay estaba instalada en un predio de San Luis del Palmar, una localidad distante a escasos kilómetros de Corrientes. “Hacía un par de semanas que habíamos llegado y nos presentamos en las primeras funciones, pero entonces se cortó todo por el aislamiento social, nadie podía entrar y salir ni siquiera de San Luis. Así que no nos quedó otra que quedarnos allí, a esperar”, recordó Martín.

5Martín durante la charla con Quintaesencia.

Pero pasó una semana, pasaron dos y, una restricción que se esperaba fuera de corta duración, comenzó a extenderse. “Entonces nos empezamos a preocupar porque, nosotros vivimos de los espectáculos que hacemos. Si no actuábamos, no generábamos ingreso para mantener a nuestras familias”, agregó.

Y entonces, ¿qué hicieron?, fue la pregunta al hombre que le pone el cuerpo al Globo de la Muerte -uno de los cuadros de mayor riesgo en el circo-, y con una gran sonrisa, dijo: “Descubrimos que algunas de las chicas eran excelentes reposteras, otras muy buenas cocineras y yo, por ejemplo, metí mano a mis conocimientos de herrería y carpintería. Casi sin querer, todos debimos reinventarnos y comenzar a brindar otros servicios para poder subsistir. De repente, la gente venía al circo no para vernos actuar, sino para pedirnos un trabajo, que podían ir desde una torta para un evento, pasando por chipá, hasta arreglar la caja de un camión o de un carrito para trasladar caballos”. 

Así, el área que fue utilizado como escenario y lugar para un espectáculo, debió reconvertirse al igual que cada uno de sus integrantes. 

Muchos de estos servicios comenzaron a ser cada vez más demandados. “Tanto que, por ejemplo, ya teníamos algunos clientes fijos, que venían con algunas ideas de internet para que nosotros las concretáramos. La verdad, que los vecinos de San Luis se recontra portaron con nosotros, siempre. Entre ellos, el propietario del predio donde estábamos, porque nos permitió quedarnos todo el tiempo necesario”, reconoció Martín. 

Después, a medida que se fueron flexibilizando un poco las restricciones para poder viajar, muchos de sus integrantes pudieron regresar con sus familias a sus lugares de orígenes. “Cuando se paró todo, éramos alrededor de 40 personas, pero alrededor de 20 pudieron viajar y el resto, nos quedamos a esperar y ver cómo seguíamos”. 

Entre los integrantes de la familia circense, también hay un grupo de niños. “Son los chicos, hijos de varios artistas, que están con nosotros, entre ellos uno mío. Durante toda la pandemia, ellos tuvieron el acompañamiento de los docentes de la escuela a la que iban en San Luis, no los dejaron solos. Eso también fue muy importante”, señaló.

WhatsApp Image 2021-09-25 at 2.20.33 PMArtista del Varekay y repostera de primer nivel.

Volver a escena

Cuando surgió la posibilidad de realizar el espectáculo en Corrientes, comenzaron los trámites para conseguir la habilitación y el terreno donde instalarse. “Gracias a Dios, todo fue bastante rápido, nos trasladamos y comenzamos a armar todo. Si bien nos falta ponernos un poco en forma para volver a estar óptimos, estamos felices de volver a actuar para el público, de hacer lo que realmente nos gusta”, comentó con una sonrisa en la que se colaba la felicidad. 

¿Y qué pasa con esos lugares que quedaron vacantes en el espectáculo?, fue otra de las preguntas, a lo que Martín contestó que estaba todo listo para que familias de acróbatas y bailarines de distintas ciudades, se fueran sumando. 

Pero, además en esta oportunidad, las presentaciones van a contar con la participación del próximo integrante de Varekay, ya que Carolina -esposa de Martín y bailarina de uno de los cuadros- está embarazada. “Sin dudas va a ser muy lindo tener la oportunidad de ver a una embarazada disfrutando de lo que le gusta hacer, como en este caso es bailar”, contó el hombre sin disimular su orgullo y emoción. 

El circo Varekay abrió sus puertas de lona en Corrientes, el viernes 1 de octubre con la función de las 21.30. “Por ahora vamos a continuar con esa función de viernes a domingo, pero esperamos poder sumar otra más, si es que el público nos acompaña con nuestra propuesta”, apuntó.

Por último, Quintaesencia le consultó quiénes concurren al circo, a lo que Martín respondió que ellos realizan un espectáculo para toda la familia, “pero por lo general, son muchos más los chicos, aunque también es cierto que muchos adultos traen a sus hijos o sobrinos por lo que a ellos les genera el circo y es, nada más y nada menos, la oportunidad de volver a ser niños por un buen rato”. ¿Vamos al circo?

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicación.

Te puede interesar

¿Querés recibir nuestras noticias?

Te puede interesar