Equinoterapia para chicos especiales, otra opción para la estimulación

GENERAL 30 de octubre de 2021 Por María del Carmen Ruiz Díaz
WhatsApp Image 2021-10-28 at 1.39.40 PM (2)
Generar confianza, el primer paso en la equinoterapia.

Mónica González es profesora de Educación Especial y técnica en Equinoterapia con certificación internacional. Ella sentía que la educación especial también debía ser desarrollada en otros ámbitos y no sólo dentro de un aula, entonces empezó a preguntarse qué otras cosas se podían hacer por y para estos niños. "Entonces comencé a investigar y me encontré con la equinoterapia. Tuve una la oportunidad de participar de algunas actividades de una Fundación en Córdoba y ahí, 'sí, esto es lo que quiero hacer. Eso implicó que tuviera que hacer algunas capacitaciones y a trabajar en la idea de armar este proyecto en Corrientes", comentó la docente durante una charla con Quintaesencia

Así, de a poquito fue dándole forma a lo que hoy es la Fundación para el Desarrollo de Actividades Ecuestres (FUNDAE). "Siempre digo que, en la adversidad, podemos ver las capacidades que tenemos para poder poder innovar o reinventar algo", agregó. 

El esposo de Mónica fue el primero en sumarse y ser parte del equipo de trabajo que en forma paulatina, se fue agrandando. Especialistas de la salud, trabajadores sociales y del área ecuestre, también pasaron a integrar el grupo. 

"Desde un principio consideramos fundamental contar con profesionales de estas especialidades porque es imposible que una sola persona pueda atender y abordar todas las discapacidades", aseguró. 

Para poder iniciar el proyecto fue fundamental el haber logrado en el año 2015, que el programa Corrientes Emprende premiara la iniciativa por su impacto social, "y así arrancamos, de modo informal por supuesto. Al año, obtuvimos la personería jurídica", contó.

El primer tramo de trabajo lo desarrollaron en el predio de la Sociedad Rural de Corrientes, ubicado en Riachuelo, "y al tiempo nos trasladamos a otro lugar. Parte de esas instalaciones eran propias y la restante, alquilada, para poder contar con todas las comodidades", contextualizó.

WhatsApp Image 2021-10-28 at 1.18.48 PM (1) Animarse y jugar a caballo,
bajo la atenta mirada de una terapeuta.

Dificultades iniciales

En relación a cómo fue el trabajo con la comunidad en el principio, Mónica comentó que fue bastante difícil porque esta terapia no era conocida, "era totalmente nueva para todos, porque los papás no sabían de qué se trataba, tampoco los profesionales. Entonces al principio tuvimos que hacer una formación para los integrantes del equipo y después, comenzar a difundir en qué consistía".

Ante la consulta sobre cuál era el ámbito en el qu hallaron mayor resistencia, la responsable de la Fundación dijo que "en los profesionales que derivan a los chicos, porque nosotros necesitamos un certificado médico que indique que el niño se encuentra en condiciones de montar un caballo y poder soportar el trabajo que hace el caballo".

En cuanto a la modalidad de trabajo, Mónica comentó que las actividades están divididas en momentos, el primero de los cuales es generar el vínculo con el caballo porque si no han tenido un contacto previo, puede ser de gran impacto para el niño. "Entonces primero se acercan, lo conocen, lo acarician y hacerlo pasear, entre otros, para establecer un vínculo también con el terapeuta formado en equinoterapia". 

"...primero se acercan, lo conocen, lo acarician y hacerlo pasear, entre otros, para establecer un vínculo también con el terapeuta formado en equinoterapia".

Con respecto a cómo los afectó la pandemia, la responsable de la Fundación dijo que como a todos en el principio porque no se podía realizar ninguna actividad. Pero después, “cuando pasamos a fase 3, tuvimos mucho trabajo porque como las terapias son individuales y de por sí hay distancia, no tuvimos inconveniente, al contrario”, señaló.

En relación a cuáles son los cambios más evidentes que presentan los chicos que asisten a la terapia, Mónica comentó que una de ellas es la seguridad y la confianza en ellos mismos. “Muchos papás nos comentaron en todo este tiempo que los sorprendía que después de trabajar con nosotros, los niños se muestran más confiados para realizar determinadas actividades, como ir a un parque, subirse a un juego o caminar sin miedo. Eso para mí, es una gran satisfacción porque quiere decir que cumplimos con nuestro propósito”, indicó.

Cambios

Durante el 2021, las actividades de la Fundación se vieron interrumpidas porque debieron mudarse a nuevas instalaciones. “Se nos había vencido el contrato y cuando estábamos viendo qué y cómo nos organizábamos, un vecino de Riachuelo –donde siempre desarrollamos nuestras actividades-, nos donó un espacio importante para establecer nuestras instalaciones. Después una reconocida empresa relacionada con insumos rurales nos donó parte de los postes y demás para cerrarlo”, contó Mónica.

Ahora, resta brindar de las comodidades básicas para poder trabajar allí, por eso según dijo, iniciaron una campaña de recaudación de fondos a fin de construir un baño, un salón y un área para guardar los implementos de trabajo. 

“Todas aquellas personas que quieran colaborar con dinero o materiales, pueden hacerlo a través de nuestra página web o comunicarse con nosotros por medio de las redes sociales”, comentó la titular de la Fundación. 

Aquí les compartimos las respectivas cuentas, sabiendo que ser solidarios siempre es una buena idea. 

Web de la Fundación: http://fundaeequinoterapia.com.ar/

Instagram: @fundacionequinoterapiafund

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicación.

Te puede interesar