Acroyoga, una disciplina que invita a liberar miedos y confiar en el otro

GENERAL 13 de noviembre de 2021 Por Josefina Echezárraga
7dc9285a-c0c9-43a7-bab7-465e508fa568

Se los puede ver en parques. Son jóvenes que parecen desafiar a la gravedad, varias imágenes en redes sociales abren la puerta a un mundo donde el cuerpo se convierte en la herramienta principal de una disciplina que invita a confiar en la comunidad como eje rector y al mismo tiempo entender que la mayoría de las limitaciones y miedos son creados por uno mismo. 

Quintaesencia, quiso conocer un poca más sobre el mundo del Acroyoga en Corrientes y para ello llegamos hasta Circe Espacio Acrobático, donde Bruno uno de los profes de Meraki Acroyoga, nos recibe para contarnos el trabajo que vienen haciendo para difundir y crear espacios donde se pueda realizar la práctica de manera segura. 

Al abrir la puerta del local en Roca y Junín, Bruno sostiene en el aire a una joven, como si ella volara, como si su cuerpo dejara de tener peso, están practicando, verlos genera admiración, casi de manera inmediata un pensamiento, “yo nunca podría, necesitaría años para lograrlo”. Bruno se acerca, interroga primero, ¿y vos Jo, cuando te sumas? Esta cronista sonríe, el miedo la obliga a apurar una respuesta esquiva, “pronto”. 

Así comienza una charla, sobre una disciplina de la que se comienza a ver mucho en todo el mundo, pero en esencia poco se sabe. Queremos responder preguntas como ¿qué es el acroyoga? ¿en qué consiste? ¿quiénes lo pueden hacer? pero también algunas que aparecen con el correr de la conversación, ¿Qué hay detrás de una disciplina que un poco de manera lúdica y circense, invita a conectar con el cuerpo y la mente rompiendo estructuras? 

Estas y otras preguntas desandamos en la charla con uno los profes que hoy confiesa, que es el acroyoga, una forma de conexión profunda que va más allá de la práctica de un deporte y que ayuda de alguna manera, a entendernos como actores sociales. 

¿Qué es el acrogoya y quienes lo pueden hacer? 

Es una fusión entre la acrobacia, el yoga y el masaje tailandes. Lo puede hacer cualquier persona, solo hay que venir y comenzar. El método es progresivo, lo que lo hace seguro.    

La respuesta queda corta, es que hay algo más que se hace difícil poner en palabras, pero a lo largo de la nota comenzamos a entender. 

¿Cómo llega a Corrientes? 

“En 2019, Diego que estaba en Estados Unidos vuelven a Corrientes, allí había aprendido la técnica y la trae para acá, comienza a salir a los parques junto a Romi y se fue sumando gente de apoco. Luego llegaron las capacitaciones y poco a poco, el acroyoga comienza a tomar forma en Corrientes. Sobre todo, en los parques donde se juntaba gente para practicar distintas disciplinas de acrobacia. En febrero del 2020 un grupo vamos a acrolandia en Rosario un encuentro hermoso donde va gente de todo el país y también habían venido de otros países, ahí se aprende, se comparte y en nuestro caso un puñado de correntinos decidimos meternos de lleno en esta actividad que integra disciplinas y filosofías, y que a diferencia de otras se basa en la confianza en el otro.”

“También se crea en redes sociales Acroyoga Corrientes, que primero eran personas y luego se convierte en la entidad madre de los distintos espacios que se generaron. Somos un todo que practica, actualmente Meraki (Bruno y Exe) es el grupo activo para la práctica formal, para aprender acroyoga en Corrientes”. 

“Así, comienza este camino que en muy pocos meses nos obligó a replantearnos todo porque llegó el encierro, y debimos practicas a puertas cerradas, pero seguimos creciendo.” 

Contanos más sobre esta dinámica. 

“Es importante saber que para la práctica se necesitan tres personas, a eso llamamos familias, hay un base, un volador, y un cuidador”. Cada familia debe estar armada con características que les permitan trabajar juntos, todos deben confiar en el otro, por más que jamás hayan visto a esas personas. Eso es uno de los puntos fundamentales, de allí habrá un base que se encargará de dar la estabilidad, un volador y un cuidador, siempre va a funcionar así, cada uno debe conocer y poder hacer todos los roles, claro que esto es progresivo. Es un aprendizaje.”

¿Confianza en uno y en los otros? 

“Cien por ciento. Si ya llegaste hasta acá o te animaste a acercarte a un grupo, ya sabes que de alguna manera lo podés hacer, es un paso, luego hay que enfrentarse a ese confiar en el otro. Se mueven dinámicas que son muy lindas, porque a veces es muy simple, comenzás pensando que no lo podes hacer y te das cuenta que no todo dependen solo de vos, sino más bien del grupo, todo lo que logramos lo logramos en comunidad, y luego esa alegría es compartida, quizá sea tu primera clase y viniste llena de miedos, pero pudiste vencer un miedo, entendiste que hay un otro para sostenerte y otro para cuídate. Se mueve el cuerpo y se mueven emociones, se destraban cosas.” 

Entonces, cada familia ¿son tres que se hacen uno?

Sí, así funciona.  

¿Aprendes más sobre tu cuerpo? 

“Sí, aprendes y entendés, muchas veces tenemos creencias de que no podemos hacer ciertas cosas, porque tenemos cierta edad o porque nunca las hicimos. Acá no hay límite de edad, vienen desde niños de 4 años hasta personas de 60, es una práctica progresiva que favorece la concentración, la confianza, aumenta la sensación de superación y la autoestima. Al finalizar la clase en rondas, es el momento de relajar el cuerpo, los masajes tailandeses y es un momento donde hay quienes notan que durante la clase lograron superar una limitación, destrabar algo, es como el acroyoga se va metiendo un poco en la vida, creo que eso es lo que hace que sea un lugar para compartir, para creer y para crecer.” 

Si bien la disciplina, crece por el empuje de un puñado de personas, cada día se suman más personas que comienzan a sentir curiosidad, sobre el deporte que invita a ir más allá, que desafía y que te propone hacerte uno con otros. 

“Cuando estamos dentro de la práctica hay algo que es fundamental que es la comunicación, como me expreso hacia el prójimo, como comunico mis necesidades, aprendemos a pedir y como pedirlo, como decirlo, aprendes que hay tiempos que los marca la respiración, también que se debe hacer el menor gasto posible de energía, ahí es cuando comenzar a entender cómo funciona tu cuerpo, es una disciplina que nos conecta con nosotros y con el otro.”

                                                                     4d87a14b-9a41-419f-87ce-36f2df0ea41f

Los niños 

Actualmente el grupo Meraki, tiene un grupo para niños y niñas de entre 4 y 11 años, sobre el tema, Bruno destaca que darles a los pequeños la posibilidad de conectar con esta disciplina desde chicos les brinda una gran cantidad de herramientas de socialización. “Como lo explique antes, en cada familia lo principal es la confianza y la buena comunicación, esas son actitudes que ellos, luego trasladan a sus entornos sociales, hoy las personas que llegamos a esta actividad tenemos entre 25 y 30 años en promedio, y jamás habíamos hecho nada igual, ellos van a ir creciendo con esto, que es un poco un juego, pero en realidad es un actividad física completa que además trabaja su mente y sus emociones”. 

Conectar con la naturaleza 

Otro de los puntos que no quisimos dejar afuera de la charla es ese contacto con la naturaleza que también buscan generar quienes realizan acroyoga. Se los puede ver en el parque Mitre y también en las vías del tren en Riachuelo, también en la playa y otros puntos de la ciudad donde se conforman grupos con personas que realizan distintas disciplinas como telas, yoga, acroyoga, slackline, parkour, entre otras. 

“Los distintos grupos nucleados en acroyoga Corrientes, estamos siempre en contacto, somos unos cuantos los que siempre estamos promoviendo encuentros en sitios al aire libre, en contacto con la naturaleza, y cada uno a su vez invita en sus redes a participar, porque son espacios donde se comparte, aunque nunca hayas hecho nada podes ir a mirar, a ver de qué se trata, lo que buscamos es generar espacios donde compartimos lo que sabemos, pero sobre todo nos divertimos, así es que la gente se anima a sumarse y el acroyoga comienza a tomar más visibilidad”, nos cuenta Bruno, al tiempo que invita que quienes vean a estos grupos en los parques locales no duden en acercarse. 

                                                                           45c93139-af49-425b-b27f-e0fbcdefdef5

Acrolandia llega a Corrientes 

El empuje y las ganas de los correntinos hizo que en los últimos meses visiten varias provincias, así es que los lazos con otros grupos se fortalecieron y la idea de que el Acrolandia, (un evento que crece a nivel nacional) se realice en esta ciudad tomó fuerza. 

“La propuesta llegó y no dudamos en decir sí, lo vamos a hacer el 3 y 4 de diciembre en el playón del club de Regatas, donde profes de distintos puntos van a estar dictando clases de manera simultánea, serán dos días para todos los que quieran participar, lo puedan hacer, se aprende la técnica y la filosofía, además de otras disciplinas son jornadas que nos desafían como comunidad porque en el país y en el mundo se está comenzando a hablar de esta disciplina y hemos logrado que ya Corrientes sea sede”. 

Quienes quieran participar se pueden comunicar con @acrolandia allí podrán obtener más información y realizar las reservas. 

Por otro lado, Bruno destacó el crecimiento de la actividad en todo el país, “este año hemos tenido la posibilidad de ir a Rosario, Córdoba, Paraná, este fin de semana estamos en Misiones y pronto tenemos previsto llegar con una jornada a Chaco, donde aún la movida no ha desembarcado”.

La charla va llegando a su fin, Bruno se levanta y vuelve a interrogar, ¿cómo vas a escribir si no sabes de que se trata? La invitación es concreta, no deja lugar donde esconderse. Ya preparados, brinda indicaciones y en pocos segundos, el cuerpo de esta cronista se siente orbitando. Pasa magia, el miedo desaparece, como suelen decir cuando un miedo se enfrenta este no tiene más que desaparecer. 

Varias son las posturas en pocos segundos, el cuerpo pierde peso al mismo tiempo que la mente se libera. Que decir, más que gracias. 

Cierro la puerta, el miedo por algo ya no me acompaña, algo se movió, se siente en el cuerpo, superación, confianza, autoestima, todas las palabras que habían aparecido durante la entrevista, vuelven haciéndose sentir. De regreso, recuerdo otro de los conceptos explicados, “el acroyoga es un proceso que lo hace cada persona, pero el que es acompañado y muchas veces se transforma en una forma lúdica de encontrar respuestas, de echar luz sobre cuestiones que estaban dentro.” 

Quienes quieran saber sobre acroyoga pueden seguir las siguientes cuentas de Instagram: 

@acroyoga.corrientes

@merakiacroyoga 

@circeespacioacrobatico

@flowdelnea

@surya.yoga.ctes

   

Josefina Echezárraga

Periodista. Nacida en Puerto Rico Misiones, editora en Noticias Quintaesencia. Asesora de Imagen, creadora de la marca Josefina Loto Azul, imagen consciente. Cofundadora de 1816 consultora en comunicación.

Te puede interesar