“Hermana soltá la panza”, en contra de nadie, a favor de todas

GENERAL 13 de noviembre de 2021 Por Josefina Echezárraga
6188f044668da_655
La campaña que hackea el operativo bikini

La iniciativa fue lanzada por Mujeres que no fueron tapa (Mqnft) propone llenar las redes sociales de panzas de mujeres reales, para desarmar el mandato de llegar flacas y esculturales al verano. Para conocer más sobre la campaña desde Quintaesencia tomamos contacto con Lala Pasquinilli. Quien, nos brinda un pantallazo de la iniciativa que pone sobre la mesa un tema que no solo excluye y minimiza, sino también que utiliza la vergüenza para robarle espacios a quienes no responden a los estereotipos visuales. 

Lala es artista visual, artivista, comunicadora, escritora, es fundadora de Mujeres Que No Fueron Tapa, un movimiento de arte y activismo que visibiliza la manera desigual en la que los medios muestran la imagen de hombres y mujeres; y reproducen estereotipos; a la vez que intenta hackear las consecuencias de esa representación. En su biográfica indica, “creo en el arte como experiencia y herramienta para comunicar y transformar el mundo. Escribo en LoQueLate.com, participo en Economía Femini(s)ta, y en otra vida fui abogada.”

Como introducción, Lala, nos cuenta cómo nació la campaña. “hace varios años abordamos la idea que el mandato de belleza es el mandato que modela más silenciosamente y eficientemente la identidad y la vida de las mujeres, esta cuestión de que todas somos educadas en que los más importante que venimos a darle al mundo es ser agradable a la vista y ser objeto de deseo, no importa lo que hagamos, no importan nuestros  logros, siempre lo más importante es que estemos flacas y que encajemos en ese ideal de belleza, por esa esta campaña es una excusa para seguir hablando de eso.” 

La campaña vuelve a ganar impulso este año, cuando hace algunas semanas, volvieron a aparecer las publicidades de centros de estética, gimnasios, cirujanos plásticos, empresas farmacéuticas, “hay una gran cantidad de industrias que se alimentan y se enriquecen gracias a la verguiza de las mujeres, este bombardeo de cosas que hay que hacer para llegar al verano y lo que se denomina “operativo bikini”, que nos pide que moldemos el cuerpo para entrar en una malla y no modificar la malla para que se adapte a nuestro cuerpo”, resume.  

Así es que se lanzar un contraoperativo, que es “Hermana soltá la panza”, “la idea es hackear esta conversación sobre los cuerpos que pone al verano como el horizonte que nos ponen adelante la carnada, este tiempo que se supone que vamos a disfrutar, que tenemos vacaciones y podemos ir al mar, a una pileta, o al río o ir por la calle con menos ropa, de manera de estar más cómoda, pero la idea es que solo algunos cuerpos pueden hacer eso, solo los cuerpos que llegan al verano son los que encajan en este ideal de belleza, que tiene como característica fundamental la delgadez, mejor dicho la ultra delgadez.” 

Nos roba el tiempo, nos roba la plata, nos roba la voz, nos roba la oportunidad de ocupar los espacios materiales, es un modelo que nos quiere cada vez más disminuidas.

“El objetivo de la campaña es cuestionar esto y volver a la idea de que todos los cuerpos son válidos, que esta construcción del ideal de belleza nos violenta, también abrir conversaciones sobre que nos roba este ideal de belleza por el que todas estamos atravesadas. Nos roba el tiempo, nos roba la plata, nos roba la voz, nos roba la oportunidad de ocupar los espacios materiales, es un modelo que nos quiere cada vez más disminuidas, mas empequeñecidas, más chiquitas, y eso tiene un montón de consecuencias, no solo la consecuencia literal de ocupar cada vez menos espacios físicos, sino también de ir desapareciendo de los lugares. Además, nos siembra esta vergüenza que nos impide ser, nos impide aparecer, que nos impide mostrar lo que tenemos para mostrar, ser, existir, decir lo que pensamos”, explica Lala quien insiste en que se trata de una campaña que busca abrir la jugada en ámbitos donde todo está sujeto a un ideal de belleza que finalmente no es real.  

Desde la organización de la campaña destacan un aspecto fundamental, “hay algo que no se dice, y es que no se trata solo de espacios, sino que ese hay un daño mucho mayor, porque nos roban en términos de disfrute, en términos de goce, en término del amor, del cariño, de recibir afecto, tiene consecuencias muy profundas, en nuestras vidas.” 

Hay algo que se relaja cuando vez que no sos una falla del sistema, sino que lo que está fallado es el sistema.

Hermana soltá la panza también avanza sobre esta pedagogía del “meter la panza”, una marca que arranca en la niñez, y casi siempre la recibimos de mujeres muy cercanas, esto de normalizar el meter panza que deja secuelas grabes. 

Cientos de mujeres en redes sociales se sumaron a utilizar el hastahg #hermanasoltalapanza, “lo venimos usando en distintas publicaciones, pero lo diferente de este año fue invitar a las mujeres a enviarnos fotos de sus cuerpos, y sus historias, en relación a sus panzas, porque lo queríamos era hackear la hegemonía visual de estos cuerpos tan reducidos, una imagen de la felicidad que no es real, empezar a poner en las redes nuestros cuerpos, el de todas nosotras era uno de los objetivos y ver qué pasaba con eso, y paso de todo.” 

Lala remarca como la campaña en esta edición toma un vuelco, “una de las cosas que más me emociona es leer mensajes que dicen: “es la primera vez que veo cuerpos como el mío”, “no sabía que habían panzas como la mía”, “me siento mejor después de ver cuerpos como el mío, porque me doy cuenta de que no estoy fallada”. Esa sensación de encontrarnos en las otras, en otros cuerpos, hay algo que se relaja cuando vez que no sos una falla del sistema, sino que lo que está fallado es el sistema, eso me alegra y emociona y esto de empezar de apoco hacer estos gestos que nos liberan y registrar esa libertad que vamos ganando y expandirla a otros territorios de la vida, muchas mujeres que por primera vez se animan a usar bikini, cosas que vamos haciendo por primera vez, el objetivo ya está logrado, todo lo que siga pasando esta buenísimo también”, resume Lala y para finalizar nos dice, “Poder habitar por primera vez esa libertad tiene una potencialidad infinita por eso es que nos alegra poder llegar a todo el país.” 

Para conocer más pueden seguir la cuenta Mujeresquenofuerontapa

 #hermanasoltalapanza

 

Josefina Echezárraga

Periodista. Nacida en Puerto Rico Misiones, editora en Noticias Quintaesencia. Asesora de Imagen, creadora de la marca Josefina Loto Azul, imagen consciente. Cofundadora de 1816 consultora en comunicación.

Te puede interesar