El fenómeno ovni con la mirada puesta en quienes protagonizaron vivencias

GENERAL 12 de febrero de 2022 Por Josefina Echezárraga
257224129_622216605859063_4969526335104459399_n

Café Ufológico Rosario, nació como un espacio abierto de encuentro entre los amantes del fenómeno ovni en esa ciudad santafesina. Lorena Sciarratta, coordinadora del grupo días atrás charló con esta revista y nos contó sobre un tema que a lo largo del tiempo logra captar la atención de muchas personas. Quintaesencia esta semana te acerca esta nota con el fin de conocer más sobre el fenómeno ovni pero que, en lugar de mirar hacia arriba, decide mirar hacia el costado para encontrarse con las personas que atravesaron situaciones poco convencionales.

Lorena, es cuidadosa con sus palabras, resalta que es coordinadora del espacio, que nació el 19 de octubre del 2019 en un bar de la calle San Luis, en la ciudad de Rosario y, si bien desde hace algunos años su interés por la ufología creció y ella decidió dedicarle tiempo a recopilar datos e historias, asegura que “hay personas que le han dedicado su vida al estudio e investigación. En mi caso, comencé un poco por casualidad. Un día junto a Florencia Sánchez (también rosarina) nos encontramos organizando el primer encuentro presencial al que asistieron más de 70 personas de todo el país, con el tiempo comprendimos que en la ciudad había habido un fuerte semillero, el campo era fértil y acá estoy, llevando adelante este espacio que desde el 2020 se trasladó a la virtualidad pero sigue creciendo”, comienza contando. 

La entrevista tiene un sinfín de temas para tratar, es que el fenómeno ovni en sí atrapa, a muchos por su misterio, a otros por sus historias y hay quienes llegan por curiosidad. La cierto es que sobre todo en la década del 70' y 80', el tema en Argentina cobra relevancia y hoy cientos de personas se interesan por continuar buscando respuestas o al menos, compartiendo información. 

Lorena nos cuenta que un sueño un tanto misterioso con su abuelo, la invita a comenzar a investigar: “No fue un sueño de extraterrestres ni nada de eso”, aclara y se reserva los detalles, lo cierto es que esa punta de lanza caló hondo y la mujer comenzó a leer sobre ufología. “Me fui metiendo en grupos, conociendo un poco sobre el tema, algunos caminos errados hasta que me fui haciendo una idea clara de lo que realmente es para mí la ufología”, resalta. Luego un grupo de WhatsApp con personas de todo el país y un mensaje de Florencia Sánchez, hace que inicien una serie de encuentros que derivaron en el primer café Ufológico en Rosario y por consiguiente el nacimiento del espacio. 

“Todo pasó muy rápido, el espacio creció. Comenzaron a acercarse personas interesadas, especialistas de distintas ramas, como psiquiatría, antropología, investigadores del fenómeno y el café, logró tomar relevancia rápidamente, vale destacar que los cafés ufológicos existen en todo el mundo”, aclara Lorena, quien es además una amante del café.     

El 14 de marzo del 2020, días antes del inicio del aislamiento obligatorio en todo el país, se realiza el último encuentro en el que participaron unas 150 personas. “En muy poco tiempo habíamos logrado una llegada muy alta, en abril del 2020 cuando creía que la pandemia era cosa de pocos días, decidí pedirle a un amigo -Carlos Alberto Lurchuk-, si podía hacer un programa en su canal de youtube Demonios, y logramos muy buena audiencia. El tiempo nos mostró que debíamos continuar por ahí, tiempo en el que Flor decide alejarse”, explica. 

La cita en el canal fue estipulada para el último viernes de cada mes. “Cuando empecé a pensar en que me gustaría que tenga el espacio, entendí que en Argentina, había mucha historia olvidada, personas que habían vivido situaciones con objetos voladores no identificados que jamás habían hablado, así es que comencé a buscarlas, el tiempo de presencialidad, me había dado el contacto con personas que habían vivido este tipo de situaciones y podía entender que detrás de cada caso había una historia de vida, que tras el suceso se había modificado, habían personas que jamás habían hablado por no encontrar espacios donde poder hacerlo con seriedad. Entendí por fin que el espacio tenía una misión mucho más allá de intercambiar información, era un lugar para compartir con aquellas personas que habían guardado sus historias durante mucho tiempo porque allí, podían contarlas sin temor a ser juzgados o juzgadas, sin burlas”, señala. 

Así se resume el verdadero sentido del alcance del Café Ufológico Rosario. Un lugar donde -desde el respeto-, se pueda tocar un tema complejo pero que atraviesa a muchas personas. “Cuando una persona vivió una situación que no puede explicar, pero que sabe que fue real, logra contarla, ponerla en palabras, todo su cuerpo habla, se ve en los gestos, se nota en su mirada, muchas de ellas han pasado 30 ó 40 años sin hablar del tema. Muchas me han llegado a decir que poder contarlo les quito un peso de encima”, insiste. 

Muchas personas han pasado 30 ó 40 sin hablar del tema.

Lorena habla rápido como buena rosarina, su tono de voz logra expresar con claridad lo que siente, “sabés qué pasa, en este tiempo entendí que cuando se habla de un caso, se busca es sí hay vida extraterrestre, si son enanos verdes con cuatro dedos y vienen en naves de lata con luces colores, pero nos cuesta ver que hay una persona que vivió una situación que no puede explicar, que la marcó para toda la vida y muchas de ellas debieron hasta mudarse de ciudad, muchas de ellas cargan con ese peso, un peso que no tiene explicación. Nosotros tampoco la tenemos, porque eso es el fenómeno ovni, algo que no tiene explicación, pero hoy entiendo que lo que sí podemos hacer es escuchar a quienes han atravesado esas situaciones y comenzar a incluirlos, muchas de esas personas han vivido discriminación, angustia y soledad. No tenemos respuestas pero sí se ha generado un espacio donde compartimos, donde personas desde distintas disciplinas con distintas miradas, comprenden que no se trata de un 'caso', se trata de historias de personas”. 

Con mirada femenina para sanar

Lorena remarca que si bien el mundo de la ufología, siempre estuvo encabezado por los hombres, muchas son las mujeres que se apasionan, investigan y a lo largo de los años contribuyeron. “Cuando arrancamos, la verdad es que llamaba la atención que seamos mujeres, si bien se trata de un espacio mayormente integrado por hombres, las mujeres hemos ganado terreno y entendimos que no se trataba de una cuestión machista, había una barrera que derribar”, remarca. 

“Creo que la mirada del hombre siempre estuvo más en encontrar respuestas al fenómeno, cuando la mujer se comenzó a meter, nos comenzamos a preocupar por escuchar las historias, lo que le había pasado a las personas, entendimos que el fenómeno existe, como también hay una gran cantidad de casos y experiencias, algunas interesan más a la prensa otros menos, pero todo tienen el mismo denominar común, dejan una marca imborrable en las personas que lo vivencia, una marca que muchos buscan tapar, poner en el bolsillo, pero siempre está ahí, jamás se puede olvidar”. 

Dicen que una taza de café y una charla son la receta infalible para aliviar el dolor, para sanar, la frase suena linda, pero es aquí donde cobra sentido, y es Lorena junto a los integrantes del café, quienes al generan el espacio y logran que muchas personas puedan contar sin temor aquello que vivieron,  sintieron o vieron. 

Los casos 

Si bien en Argentina no hay datos oficiales sobre la cantidad de casos relacionados a ovnis, algunos libros hablan de entre 1500 y 2000. “No hay zonas donde hayan más o menos, las apariciones y los casos se dan en todo el país, sí se habla de oleadas, la de 70' y 80' con algunos casos reconocidos que llegaron hasta el 90' aproximadamente”, explica la coordinadora. 

Si bien en Argentina no hay datos oficiales sobre la cantidad de casos relacionados a ovnis, algunos libros hablan de entre 1500 y 2000.

En los encuentros, muchas personas que jamás habían contado sus historias se animaron a hacerlo. “Con los años, aprendés a reconocer si una persona está diciendo algo que vivió realmente o lo está inventando, hay una cuestión que se transmite con el cuerpo, con los ojos, quien miente, no logra trasmitir esa emoción. En Argentina hemos tenido muchos casos falsos, pero ni uno se sostuvo en el tiempo”. 

Desde abducciones, hasta encuentro con seres o avistajes, todos dejan marcas. “No tenemos respuestas, solo tenemos personas que han vivido experiencias que no tienen explicación al menos para la mente humana y que los han marcado”, dice cuando trata de resumir los distintos casos que ha conocido.  

El tema es amplio, Lorena remarca la importancia de continuar generando espacios. “En Rosario lo que buscamos es generar un movimiento cultural, trabajamos por eso, al mismo tiempo que trabajamos porque la sociedad deje de estigmatizar a quienes hablan de estos temas o a quienes han vivido alguna experiencia, creo que hoy nuestro aporte como sociedad debe ser el de incluir, el de respetar y el de aprender a escuchar”, resume. 

Para conocer más sobre este tema podés seguir las siguientes cuentas en redes sociales: 

Facebook: Café Ufológico Rosario

Instagram: Café.Ufológico.Rosario

Youtube: Café Ufológico Rosario

También: youtube Demonios 

sii te gustó la nota

Josefina Echezárraga

Periodista. Nacida en Puerto Rico Misiones, editora en Noticias Quintaesencia. Asesora de Imagen, creadora de la marca Josefina Loto Azul, imagen consciente. Cofundadora de 1816 consultora en comunicación.

Te puede interesar