Ayurveda, una filosofía de vida para todos los días

GENERAL 05 de marzo de 2022 Por María del Carmen Ruiz Díaz
WhatsApp Image 2022-03-04 at 1.50.22 PM
Julio y Eli eligieron un cambio de vida para alcanzar y mantener su bienestar.

Por diversas razones y -seguramente como consecuencia de diferentes procesos-, cada vez más personas comprenden que les cabe la plena responsabilidad de estar en salud o no, lo cual implica hacerse cargo del estilo de vida que llevan adelante junto con sus consecuencias. Es por ello que, en caso de buscar resultados diferentes, se deben hacer cambios para estar en "bienestar", aunque suene redundante. 

Y tal vez subida a esa ola de búsqueda de cambios y siendo "artífices de nuestro destino" -parafraseando el poema inmortalizado por Nelson Mandela-, es que en Occidente comenzó a difundirse cada vez más el Ayurveda, un sistema de medicina tradicional ayurveda que surgió hace miles de años en la India. 

Elizabeth Muñoz y Julio González son una pareja mexicana que hace más de una década, tomaron contacto con esta práctica y decidieron comenzaron a difundirla. "¿Por qué no nos enseñan estas cosas en la escuela, si es tan sencillo y nos cambia realmente la vida?, ¿por qué nadie lo difunde?, le preguntaba a Julio y entonces él me respondió: 'Bueno, porque no lo haces tú'. Y así empezamos a darle forma a nuestro emprendimiento de Ayurveda Urbana", dijo Eli a modo de introducción en la charla vía Zoom con Quintaesencia. 

La propuesta de empezar a difundir propuestas y consejos ayurvédicos logró el acompañamiento de cientos de personas que siguen sus cuentas en Instagram -más de 151.000 seguidores-, y Youtube -casi 10.000 suscriptores-. 

WhatsApp Image 2022-03-04 at 1.50.22 PM (1)Eli y Julio, creadores de Ayurveda Urbana.

¿Cómo llegaste o cómo llegó Ayurveda a tu vida?

Llegué a Ayurveda porque me enfermé. Hace casi 12 años empecé a sentirme mal, a sentirme desganada, sin energía, con muchísimo frío en especial en los pies. Y como justo había cumplido 30 años, pues pensaba que era la crisis de los 30 y pensaba, bueno, me hubieran avisado que así se sentía. Pero después empecé ver a las demás personas que cumplían 30 años y más, y los veía con mucha energía, entonces me dije "me está pasando algo". 

Por otra parte, yo traía un historial, por así decirlo, de abuso del cuerpo con la idea de bajar de peso. Entonces tomaba pastillas o hacía un sinnúmero de dietas, pero yo sabía, muy dentro mío, que todo eso me iba a pasar factura, por ejemplo, a través de la tiroides. Entonces, siguiendo mi intuición, me fui a hacerme una serie de análisis y el diagnóstico fue hipotiroidismo. Por supuesto, la respuesta de los médicos fue: "Tienes que tomar pastillas de por vida". Pero para mí fue un shock porque sabía que era responsable de eso. No obstante, de alguna u otra manera, intuía que la solución estaba en mis manos, pero no sabía cómo. 

Entonces empecé a probar todas las terapias que te imaginaras, muchas de ellas me funcionaban mientras tomaras las pastillas correspondientes o haciendo algún determinado tratamiento, pero yo necesitaba algo más. Y entendí que lo que más necesitaba, era entender por qué me había enfermado y después, que me dijeran qué tenía que hacer.

Recuerdo que una de mis últimas consultas con un médico chino, le decía: "Doctor, dígame qué tengo que comer o tomar de aquí a la próxima consulta, hago actividad física o no, lo que usted me diga, lo voy a hacer". Y él se quedó en silencio, no me dijo nada. Ahí me di cuenta que tenía que seguir buscando, en especial algo que hiciera referencia al estilo de vida.

Y ahí comenzó mi búsqueda. Una madrugada, mientras estaba en internet buscando posibles respuestas, apareció la palabra Ayurveda, me metí a la página y sentí algo raro en mi corazón y me dio miedo. Así que apagué la computadora y me fui a dormir, porque sentía que había algo raro. 

Eli inició su búsqueda a raíz de un diagnóstico de hipotiroidismo.

¿Y por qué decidiste volver a hurgar en la red sobre este tema?

Pero sentía que debía volver a investigar y entonces, empecé a buscar información y como me parecía demasiado bueno, empecé a estudiar. Si bien no quería probar nada más por mi cuerpo, sí me atraía el significado de Ayurveda que es saber vivir o vivir sabiamente. Su objetivo principal es enseñarnos cómo mantener una vida en salud y equilibrio holístico. 

Es la primera medicina holística porque nos dice que no podemos separar el cuerpo de la mente, ni a la mente del alma. Ninguna de las tres puede ser divida porque somos exactamente lo mismo. Esto es así porque estamos conformados de los mismos cinco elementos que son tierra, agua, aire, fuego y espacio, como todo en el mundo, pero en diferentes proporciones, por lo cual también, somos diferentes. Además, nos dice que todo en el universo está sostenido por tres fuerzas, la fuerza del movimiento o traslado, la fuerza de la transformación o digestión y la fuerza de la nutrición o la protección. Nuestros cuerpos, tienen estas tres fuerzas por eso estamos vivos, aunque hay cuerpos que tienen más de una o más de dos, o tienen las tres al mismo tiempo. 

Y toda esta información me comenzó a hacer sentido.

Una vez qué la información que encontraste te satisfizo, ¿cuál fue el siguiente paso?

Me decidí a empezar a probar, así que me armé un protocolo o rutina de comidas, actividad física y demás, y lo hice al pie de la letra. Y entre lo que me había propuesto hacer estaba Bikram Yoga, un estilo de yoga que se realiza en una habitación climatizada a 42º, y como mi naturaleza es un gran porcentaje Pitta, en este tipo de ambiente yo me desespero y no me pasaba nada, entonces pensé, "el día que venga a la clase y me enoje, es porque otra vez estoy volviendo a ser yo", y al cabo de dos o tres meses, eso fue lo que pasó y me decía: "¡Qué horror, qué calor, cómo puedo estar aquí!" y me sorprendí y otra vez, después de mucho tiempo, volví a sentir que era yo. Y ahí comprobé que el Ayurveda sí funcionaba.

 ¿Y después llegó el momento de comenzar a difundir esta práctica?

¡Claro! Es que no entendía porque nadie nunca nos enseña que, con determinados hábitos, qué rutinas deberíamos tener y demás. Entonces ahí fue cuando Julio, mi esposo, me dijo: "Bueno, si sientes la necesidad de compartirlo, si esto está en tu corazón, vamos a hacerlo". Y así surgió hace casi 12 años Ayurveda Urbana.

Por supuesto, al principio, fue muy difícil porque no todo el mundo estaba dispuesto a siquiera escuchar sobre esto. Imagínate, salíamos a la calle a contar y la gente nos miraba cómo diciendo ¿y a mí qué me importa? Y ahora, ya vemos que cada vez más personas -al menos- ya saben que existe, que hay otra alternativa para estar en salud o recuperar la salud.

Eso sí, para eso hay que poner mucha voluntad porque Ayurveda es en un 70%, empoderamiento del paciente y esfuerzo, después el resto se va complementando a través de actividades y prácticas. Pero primero, el paciente debe estar convencido de que ese es el camino que quiere recorrer.


ayurrrAyurveda invita a utilizar especies y semillas
para prevenir y cuidar la salud.

Pero decidir por ese camino también implica volver a conectar con el cuerpo, ¿verdad?

Sí, esto se dificulta un poco cuando estamos más lejos de lo natural porque a veces creemos que los seres humanos somos más elevados o separados de la naturaleza, no sé en qué momento nos confundimos. Pero cuando regresas a ti, te das cuenta de que tu cuerpo es súper disciplinado, es sumamente ordenado y no necesita ninguna motivación. Tu cuerpo ya sabe de dónde viene y hacia dónde va: "Polvo somos y en polvo nos convertiremos". No tiene otra motivación más que ser ese templo para tu alma, para tu dharma y tu expresión en este mundo.

Al entender que mi hígado tiene horarios, que mis pulmones y riñones tienen horarios y son rutinarios, entonces debo regresar a esa rutina. Paradójicamente, hay mayor esfuerzo en ser indisciplinado e irregular, que en ser disciplinado. Lo vemos en los ciclos de la naturaleza, por ejemplo.

Por ejemplo, me sorprende mucho el gran desconocimiento que tenemos acerca del funcinamiento de nuestro cuerpo. A todos en algún momento, nos enseñaron lo básico sobre anatomía, pero parece que no prestamos mucha atención (risas), porque no nos preguntamos cómo funcionan nuestros pulmones y qué necesitan, cómo tiene lugar la digestión y demás, porque si no conocemos cómo funciona nuestro cuerpo, es como no saber qué combustible lleva nuestro auto, y si le colocas cualquier cosa, se termina dañando.

En ese sentido, Ayurveda es claro porque nos da información acerca de todos los procesos de nuestro cuerpo y así, no nos anda confundiendo tanta tendencia o moda, que también es otro tema. Entonces, lo que nos dice es observa cómo funciona tu cuerpo y sigue lo que tu cuerpo necesita, y eso es hermoso.

Pero eso implica tener una atención plena para con nuestro cuerpo, lo cual a veces tampoco sabemos cómo hacerlo.

Claro, además nos confronta con nosotros mismos, porque Ayurveda te dice: "Sólo se enferma quien no sabe quién es". Y eso es fuerte y eso puede encender tu ego. Pero si eso lo analiza, te das cuenta que tiene sentido. Entonces, la propuesta es que regresemos a nosotros para entender cómo funciona mi cuerpo, mi mente y demás.

"Ayurveda nos dice: Sólo se enferma quien no sabe quién es, y eso es muy fuerte, hasta pueden encender tu ego."

Impacto

En este camino de casi 12 años que llevan recorrido con Ayurveda Urbana, ¿cómo evalúan la recepción de sus mensajes?

La verdad es que nos sorprende bastante. Por ejemplo, haber alcanzado más de 150.000 seguidores, nos sorprendió muchísimo pero también nos da esperanza, porque entendemos que cada vez más personas van entendiendo que les corresponde hacerse cargo de estar en salud. No decimos no vayan al médico, por supuesto que no. Pero, ¿por qué llegar hasta esa instancia?, ¿por qué mejor no previenes? Y allí es donde estamos viendo más avances.

Por eso a través de nuestras redes, empezamos a compartir información sobre cómo mirarnos e ir identificando cómo estamos. Así es que difundimos diagnósticos de lengua, impulso, entre otros, para ir analizando cómo está funcionando nuestro hígado, estómago y demás, para no tener que llegar al médico.

Fíjate que en Ayurveda está la patogénesis, que nos habla de cómo va naciendo o se desarrolla una enfermedad, nos indica que el cuerpo nos va a avisando con determinadas señales que no está funcionando bien. Entonces si detectamos una enfermedad en las primeras etapas, la detienes y la reviertes. Y en eso me parece que se está avanzando mucho, porque cada vez más personas van buscando información para estar más atentos.

Ayuer

¿Cuál es la enseñanza que sentís que nos trajo el Covid?

Más allá de que trajo mucho dolor porque se perdieron muchas vidas, siento que fue como un gran freno de manos para toda la humanidad. Como si algo o alguien dijo "estos humanitos están muy acelerados, vamos a ponerles un stop", y eso hizo que muchos nos tuviéramos que quedar encerrados en nuestras casas, reflexionando qué estilo de vida queremos vivir.

¿Y cómo impactó en Ayurveda Urbana la pandemia?

Fue desafiante porque un mes antes, abrimos un local en el que teníamos distintas actividades como yoga y distintos talleres y, si bien tuvimos que readecuarnos, decidimos mantener a nuestros colaboradores y también sus salarios. Entonces empezamos a pensar qué haríamos nosotros que no hacíamos antes y que ahora sí podríamos. Y una de las respuestas fue: cocinar. Entonces Julio comenzó a grabar determinadas propuestas de comidas, entre otros materiales que produjimos, y decidimos que el pago sería a voluntad, a través de donaciones porque tenemos casi como un principio de que lo económico no fuera un limitante para hacer un cambio o profundizarlo. Y esta propuesta fue muy bien recibido y tuvo una muy bonita devolución.

Y a nosotros nos dio mucha satisfacción porque sentimos que el bienestar, también es un derecho que debe ser accesible para todos, no sólo el de la salud, sino además de cómo lograr estar bien. Este es un principio que siempre promovimos y defendimos.

¿Cuál es la diferencia de Ayurveda Urbana en relación a otras propuestas?

Me parece que adaptarla a nuestro contexto y cultura. Es decir, no promovemos que se ingiera un estilo de comida hindú, que es muy rica, pero no lo podríamos hacer. Entonces, teniendo en cuenta los productos que podemos encontrar en nuestro lugar, se le va sumando especias, semillas, hierbas y demás. De esa manera, también se genera una variante interesante pero a su vez, accesible.

La charla con Eli duró más de 50 minutos porque además hizo una breve reseña sobre la formación que realizó junto a su esposo en India, México y Estados Unidos en Ayurveda, los contrastes culturales y cómo las distintas experiencias, también los fueron nutriendo. 

Más allá de su gran capacidad de comunicar, no caben dudas de que es una apasionada de esta práctica milenaria y que su mayor anhelo, es hacer accesible y disponible esta información para todos. Después –claro está- el compromiso en cultivar el bienestar cotidiano, es individual. 

Finalmente, invitamos a que los sigan en sus redes sociales (ayuvedaurbana en Instagram y Ayurveda Urbana EspaciO en Youtube) como también, escuchar sus podcasts en Spotify, ya que aportan consejos y propuestas sobre esta práctica que mira al ser humano como un ser integral.


sii te gustó la nota

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicación.

Te puede interesar