Logoterapia y el sentido de la vida 

trascen tona

WhatsApp Image 2022-02-15 at 4.39.49 PM (1)

omo orientación terapéutica, la logoterapia se centra en la pregunta del ser humano por el sentido de su existencia, de cada momento concreto, particular y único, de su vida, así como en la búsqueda de dicho sentido como respuesta ineludible por parte de cada persona.

La logoterapia entiende la problemática del hombre de hoy, el mal de nuestra época, centrada en la cuestión por el significado de lo que vivimos personal y socialmente y, más concretamente, en la sensación de falta de sentido, en el sentimiento de vacío existencial.

La Logoterapia intenta que el cliente consultante tome conciencia de sus responsabilidades, retome la fuerza de elegir un para que frente al por qué, de qué, o ante quién se siente responsable.

El sentido de la existencia no puede ser inventado, debe ser descubierto, el sentido existe en el mundo exterior y es tarea de cada ser descubrirlo en las circunstancias específicas de su vida; así también, el sentido último de la existencia existe e incumbe profundamente a todo ser humano. 

El sentido de vida, será diferente para cada ser humano, ya que cada persona tendrá la opción de elegir este sentido de acuerdo a su vida y circunstancias. 

A la logoterapia se le llamó tercera escuela de psicoterapia de Viena, al reconocérsele la singularidad de su aportación a la psicoterapia, respecto al psicoanálisis de Freud y la psicología individual de Adler.

Logoterapia es el término que acuñó Viktor Frankl, neurólogo y psiquiatra vienés (1905-1997), para definir su propia teoría y método terapéutico; el vocablo griego logos es tomado en su acepción de “razón íntima de una cosa, fundamento, motivo”

Logos es equivalente a sentido, entendiéndose tanto en relación al mundo objetivo de sentidos y valores -un mundo ordenado, un cosmos, que es correlato de la existencia personal-como a la dimensión noética del ser humano cuya esencia radica en la llamada al descubrimiento y realización de esos sentidos y valores que lo atraen. 

A partir de la obra de Viktor Frankl se ha ido generando una comunidad científica -www.viktorfrankl.org- mediante su valioso aporte de la logoterapia contribuye la rehumanización de todas las disciplinas vinculadas con las ciencias humanas.

Por lo tanto, con su contribución suplementa las anteriores corrientes y disciplinas: complementa, integra y aporta una visión que trasciende lo bio-psico-social; estableciendo un salto cualitativo al incluir lo espiritual en la imagen del ser humano que sustenta la psicoterapia. 

Lo humanissimun se sitúa en esa autotrascendencia radical y, en especial, en la orientación fundamental del ser humano hacia el sentido, en su teoría motivacional de la voluntad de sentido.

Es asi que la logoterapia muestra que la motivación fundamental de toda persona es la búsqueda de sentido para la propia vida, en cada momento concreto y situación particular y única, en que se encuentra su existencia. 

Ser humano significa ser viviendo “la tensión establecida entre la realidad y los ideales por materializar”.

La existencia humana solo es auténtica cuando es vivida en términos de autotrascendencia, entendiendo por tal “el hecho antropológico fundamental de que el ser humano remite siempre, más allá de sí mismo, hacia algo que no es él “hacia algo o hacia alguien, hacia un sentido que el hombre colma o hacia un semejante con el que se encuentra”. 

 “El hombre sólo es plenamente hombre cuando se deshace por algo o se entrega a otro”.

 Y, “Es plenamente él mismo, cuando se pasa por alto y se olvida de sí mismo”. 

Por esta característica que lo constituye, el ser humano puede ir más allá de las barreras del entorno de la especie homo sapiens para alcanzar el mundo, repleto de otros seres con los que encontrarse y de sentidos a realizar.

De modo que en la reinterpretación logoterapéutica, además del yo tengo que -estoy obligado por determinadas condiciones y determinantes, pulsiones e instintos, factores e impactos hereditarios y ambientales-, y del yo puedo -soy capaz de actualizar este o aquel aspecto de mí mismo-, para obtener una visión adecuada de la realidad humana en todas sus dimensiones, debemos ir más allá e introducir el yo debo, realizar en cada caso el sentido concreto que me interpela en cada situación de mi vida. 

Es decir, que contemplamos el aspecto subjetivo de la existencia humana- el ser- con su contrapartida objetiva, que es el sentido.

El sentido de la existencia no puede ser inventado y debe ser descubierto, ya que el sentido existe en el mundo interior y es tarea de cada individuo descubrirlo en las circunstancias externas específicas de su vida; así también, el sentido último de la existencia existe realmente y que su existencia atañe profundamente a la vida de todo ser humano. 

“El hombre se autorrealiza en la misma medida en que se compromete
con el cumplimiento del sentido de su vida”.

Viktor Frankl

Te mando un beso inmenso.

La autora es Counselor-Logoterapia-Biodecodificación- Coaching Ontológico y Sistémico- Speaker- PNL- Coaching WingWave- Escritora Columnista- Desarrollo Humano personal y organizacional.

La podés encontrar en:
Instagram: Tona Galvaliz
Facebook: María Antonia Galvaliz
LinkedIn: María Antonia Galvaliz


Si te gustó esta columna, ¡podés colaborar haciendo clic en la imagen!
Somos un medio autosustentable que cuenta historias y visibiliza acciones que promueven un cambio social.  

si te gustó la columna

 

Redacción Quintaesencia

Somos una revista digital que publica notas de calidad con calidez.
Para saber más de nosotras, buscá la sección NUESTRO PROPOSITO.

Te puede interesar