Contar una historia y reflejar miles de sentires

IMG-20190928-WA0067
Equipo en acción. Rodaje de “No Sos Yo Soy Vos”.

Luciana Tecles tiene 28 años, vive y trabaja en Buenos Aires. Estudió Producción en Taller Escuela Agencia, más conocida como TEA y trabaja como productora en televisión. Pero, ese pero que siempre está, hace tiempo entendió que el cine es la vía de expresión en la que más plena la hace sentir. En 2.021 estrenó un corto titulado “No Sos Yo Soy Vos” por el cual, según contó, recibió un sinnúmero de distintas devoluciones de los espectadores.  

“Desde un principio, generó interpretaciones completamente distintas y ahí me di cuenta que hay un montón de posibilidades de ser mirado, que nunca había imaginado. Eso me encanta porque mi idea era compartir algo muy íntimo, algo que hablaba de cómo yo me sentía ante una determinada situación y compartirlo”, dijo a Quintaesencia la joven directora en una entrevista vía Zoom.

Para ella, hacer cine es sinónimo de libertad y eso la llevó a hacer numerosos cursos y comenzó a interiorizarse más sobre cómo llevar adelante un audiovisual. En tanto, la vida y sus situaciones, la iban atravesando. “Un día, mientras estaba comiendo con una amiga, le empecé a contar varias cosas que me pasaban con una pareja con la que estaba saliendo en ese momento. En un determinado momento ella me dijo: ‘Luciana, mirate en el espejo y decite todo eso a vos misma, fíjate lo que te está reflejando’. Y sentí un clic y le dije tenés razón, esto lo tengo que escribir y hacer algo. Ese fue el puntapié para que naciera mi primera película”, resumió.

_MG_3062 (1)Recreando el mundo inconsciente del cortometraje.

Su anhelo y desafío era realizar una producción muy sencilla, muy simple, protagonizado por una actriz y con una sola locación, que al final fueron dos. “Buscaba desarrollar la idea de la mejor manera y no pretender ir más allá de lo que podía en ese momento. Y la verdad, con el equipo, estamos muy contentos por lo que logramos, en especial con el director de fotografía que es mi compañero y que estuvo ahí, presente desde el primer momento”, contó Luciana.

Para ella, todo el proceso fue casi surrealista porque dice no contar con registros precisos de cómo se fue desarrollando. “Siento que estuve tan metida en escribir y en producir, que no tengo recuerdos, siento que pasó mucho tiempo de esa instancia. Lo empecé a escribir como hace dos o tres años y me guiaba mucho de anotaciones que tenían cuadernos o experiencias mías de chats de WhatsApp. Modifiqué miles de veces el guión hasta que, en un momento tuve que parar porque era como lo quería modificar todo. Entonces lo dejé ahí y empecé a convocar al equipo”, recordó. 

Todo el trabajo de producción comenzó antes de la pandemia del Covid 19 y fue estrenada cuando las medidas de aislamiento se habían flexibilizado. “Me acuerdo que cuando salimos de la proyección, una chica se acercó y me dijo que se sintió muy movilizada por también estaba pasando por una crisis de pareja. Pero más allá de que nació casi como una catarsis ante una determinada situación de pareja, siento que también refleja las emociones que despiertan todo tipo de relaciones humanas”, reflexionó la directora. “Siento que el corto es un disparador para un montón de cosas más, para muchas otras emociones”, agregó.

La filmación se realizó en sótano de un centro cultural. “Y como desde siempre la intención era realizar un tráiler psicológico, la intención era generar un ambiente que generara la idea del inconsciente, empecé a construirla cómo yo me lo imaginaba. Por eso el lugar está a oscuras, hay objetos relacionados con la infancia como la cama, además hay muñecos de peluches y también cigarrillos. Quise representar una mezcla de algo que no era concreto, como una mente. Después le agregamos el tema de del agua, para lo que instalamos una pileta chiquita a la que le pusimos una tela negra y luces. Todo esto no se ve, por supuesto, pero el efecto logrado nos gustó mucho, fue maravilloso”, puntualizó. 

“Siento que el corto es un disparador para un montón de cosas más, para muchas otras emociones”.

El corto ya comenzó a dar sus primeros pasos y lograr buenas repercusiones. Fue presentado en un Festival en Italia, donde logró una mención de honor. “Para mí eso es una locura porque nunca pensé que eso podía pasar, nunca pensé que un italiano vea algo así y se conmueva, porque estamos hablando de una cultura distinta también, pero viste que las emociones y en los sentimientos borran las barreras”, puntualizó.

Ante la consulta sobre qué le genera haber logrado este trabajo, Luciana dijo que ante todo mucha emoción “porque es parte de un proceso personal, íntimo, pero además de un proyecto que pudimos concretarlo y que, a su vez, va generando muchas emociones en quienes lo ven”, resumió. 

Ahora, está trabajando con otros dos proyectos, uno tiene que ver con la misma temática de tráiler psicológico. “Mi mamá es psicóloga y hace 15 años que yo también hago terapia, así que supongo que eso tiene mucho que ver con un poco mi fijación con estos temas. Pero, además, también estamos investigando con un amigo, la relación entre los pueblos originarios y el cambio climático. Ambos, me tienen muy entusiasmada”, concluyó.

Si querés ver el primer corto dirigido por “Luchi”, como la llaman sus conocidos, te dejamos el link: “No Sos Yo Soy Vos”.


Si te gustó esta nota, ¡podés colaborar haciendo clic en la imagen!
Somos un medio autosustentable que cuenta historias y visibiliza acciones que promueven un cambio social. 

sii te gustó la nota

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicación.

Te puede interesar

¿Querés recibir nuestras noticias?

Te puede interesar