Cristina Oneto, la mujer que promueve el “conócete a ti mismo” para lograr el bienestar

GENERAL 02 de julio de 2022 Por María del Carmen Ruiz Díaz
WhatsApp Image 2022-06-30 at 2.04.59 PM
Cristina, una insable buscadora y estudiosa del cerebro y los valores.

Cristina Oneto se recibió de licenciada en Administración de Empresas, pero al quedar embarazada de su primer hijo, sintió la necesidad de conocer al detalle cómo se desarrollaba esa vida dentro suyo. 

Así inició un viaje que la llevó a investigar y fascinarse con el amplio mundo de la neurociencia. Hoy, es coach, consultora, profesora y asesora de soluciones sistémicas en organizaciones. Además de autora, investigadora, speaker en temas de potencial, talento organizacional y alta dirección en América y Europa.

En una charla con Quintaesencia, contó parte de ese camino recorrido y algunas de sus múltiples experiencias.

¿Quién es Cristina Oneto?

Cristina Oneto es una persona muy curiosa, muy ávida de conocimientos, por lo cual he estudiado toda mi vida y más de una cosa al mismo tiempo. Podría parecer que algunos intereses pueden ser raros y poco relacionados entre sí, pero al final todos se juntan porque creo que todo tiene que ver con todo. Para mí es muy importante estar preparado en lo que uno hace desde el punto de vista profesional, pero también en lo personal. 

Pero bueno, un punto de inflexión se dio cuando quedé embarazada de mi primer hijo -tengo dos varones- y lo primero que hice al enterarme de esto, fue leer todo lo que podía sobre la vida intrauterinaria del niño. No buscaba información sobre cómo criarlo y demás, yo quería saber qué iba pasando en la panza. Y la raíz de eso, casi todo lo que hago hoy, tiene que ver con ese con ese período de mi vida. 

En ese momento estaba haciendo terapia con quien trajo la neuropsicología a Argentina, el doctor Miguel Márquez, quien ya falleció y es presidente honorario de todas las asociaciones neurociencias. Después, me fui a Inglaterra a hacer un posgrado sobre cómo funciona el cerebro cuando estás aprendiendo y a partir de ahí, no paré. Si bien no soy médica, no soy psicóloga, no paré de estudiar sobre esto. 

En todo ese tiempo, adquiriste un caudal importante de conocimiento, ¿qué pasó entonces?

Entre otras cosas que estudié, estuvo la teoría de Daniel Kahneman, quien es economista y en el 2002 ganó el Premio Nobel de Economía. Esto me permitió que, en el 2004, el doctor Daniel Cardinali, quien es el mayor experto en memoria y sueño del mundo y que vive acá en Argentina, me invitó a ser parte del Posgrado en Neurociencia en la Universidad Favaloro. Y yo le decía: “Doctor, yo creo que no puedo aportar nada aquí porque n soy médica, no soy psicóloga”. Pero bueno, entendí que el objetivo era que aportara el conocimiento que había adquirido en ese tiempo, esto también me permitió ratificar y corroborar el trabajo colaborativo, que es algo en lo que creo muchísimo. 

"Cuando me quedé embarazada de mi primer hijo, me puse a leer sobre la vida intrauterina del niño."

Cuestión de valores

En este camino que fuiste construyendo, ¿cuál fue el lugar que ocuparon los valores?

En la casa de mis padres era común que se hablara de los valores. Era un tema recurrente con mi familia, mis tíos y abuelos mis abuelas mis padres era una conversación común. Entonces era parte de mi vida cotidiana. Tanto es así que cuando me recibí en la Universidad, el titular de la materia Ética, me pidió que diera una cátedra sobre valores enfocado en cómo conducirse en la vida profesional y laboral. Esto me permitió darme cuenta que los chicos no se conocían a sí mismo en este sentido, que casi nunca habían conversado sobre valores. Entonces empecé a investigar un poquito y empecé a tomar escalas de valores, buscando que los chicos se conozcan y conozcan sus motivaciones. Así empecé a tomar esas escalas. Durante 15 años dicté esa cátedra. 

¿Qué te dejó esta experiencia?

Me dejó las bases para comenzar a trabajar con Talentum como un sistema de identificación y desarrollo del potencial humano. Es decir, identificar para qué hago lo que hago. Para ello buscamos conocer cómo funciona tu cerebro, qué predisposiciones innatas traes.  

Para eso es necesario identificar tus habilidades y para qué otras podés adaptarte. Siempre cuento una historia relacionada con Rafael Nadal que cuando empezó a jugar, era muy chiquito, un tío le dijo al padre que tenía que enseñarle a jugar con la izquierda porque los grandes campeones del tenis son zurdos. Él era diestro, pero aprendió a jugar con la izquierda y se convirtió en el gran campeón que es hoy pero, a su vez, es el jugadore que más lesiones tiene en la historia porque no juega con su mano natural. Entonces, lo cual implica que tenés que usar tus estilos de pensamientos naturales, innatos, tus disposiciones naturales, tiene que ver con tu salud.

 WhatsApp Image 2022-06-30 at 2.00.13 PMTrabajo colaborativo, una forma fundamental de construir para Cristina.

¿Cuál fue tu motivación inicial con Talentum?

Talentum, en sí mismo, es una solución muy muy amplia, porque tiene muchas facetas. Pero nace de una forma filosófica de ver el mundo y la realidad que, en su momento, era como rara. Si bien hoy se habla de empresas con este tipo de miradas, hace un par de años hablar de ser humanista era como entre antiguo y raro, más allá de que hay una vuelta al humanismo, cuyo regreso tuvo mayor fuerza a raíz de la pandemia.

Entonces, buscamos aportar el equipo humano de una empresa sea más humana. La visión que es que las personas puedan encontrar en su trabajo, el bienestar laboral. Todo esto tiene lugar porque a mí me preocupa la búsqueda de respuestas a la pregunta de para qué hago lo que hago. Cuántas veces nos encontramos haciendo algo que no tenías ganas. Entonces, por un lado, es el para qué, pero también el cómo hago lo que hago. Todo esto tiene que ver con la salud y cómo abordamos las distintas situaciones con recursos, disposiciones que te salen mejor, que sabés que fluyen mejor. Entonces, desde Talentum buscamos que las personas entiendan su "biblioteca mental", ayudarlos a que puedan identificar sus habilidades y desarrollarlas en el ámbito laboral.

De acuerdo a los datos con los que contamos, la mitad de la gente se conoce muy poco y la otra, no se conoce nada. Con lo cual podemos inferir que muchas personas trabajan de algo que no está bueno, que no les hace bien, que no es lo que mejor va a hacer, razón por la cual, tampoco su contribución va a ser la mejor. 

En este punto, no tenemos que perder de vista que prosperar a veces, no es ser más rico o menos rico que otros, prosperar es sentirte feliz con tu trabajo, tener ganas de ir a trabajar, estar motivados sentir que con tu tarea, cumplís tu propósito y que estás aportando.

"Prosperar es sentirte feliz con tu trabajo, tener ganas de ir a trabajar."

La importancia de conocerse a sí mismo

¿Entonces que una persona se conozca a sí misma hace la diferencia?

Es muy importante conocerse así mismo. Fijate que, en los últimos 20 años, la mayoría de los chicos en edad universitaria o terciaria, pasan por dos o tres carreras antes de elegir en la que se sientan a gusto. Eso significa que son bastante sabios, por eso se van a tiempo, no se quedan estudiando si no los satisface. 

Entonces es importante que las universidades puedan tomar algún tipo de estrategias para que los chicos se inscriban en esa carrera especial que es en la que probablemente van a tener el mayor éxito. Sin perder de vista que vivimos en la era del multipotencial, porque podemos tener distintas formaciones, un bagaje de conocimientos que en apariencia no tengan relación pero que también hacen a tus potencialidades como seres humanos. 

¿Cuál es el propósito de Cristina Oneto?

Mi propósito personal va muy en línea con el propósito de Talentum y es ayudar a que las personas puedan fluir en la vida. En especial cuando nos planteamos qué queremos en la vida, cuáles son las cosas que te hacen bien y con las que te permitís fluir. En este punto, no nos tenemos que olvidar que la mayor cantidad de tiempo estamos trabajando, no podemos perder de vista que entre un 80 y un 90% de las personas trabajan hasta 12 horas por día para llevar a su casa el pan o el bienestar que necesitan y pueden lograr. 

Entonces busco ayudar a que las personas puedan lograr un mayor bienestar en su vida laboral -más allá de los vaivenes personales y los económicos- y que esto, lo puedan hacer con cierta fluidez y alineados entre lo que hacen y lo que son.


Si te gustó esta nota, ¡podés colaborar haciendo clic en la imagen!
Somos un medio autosustentable que cuenta historias y visibiliza acciones que promueven un cambio social. 

sii te gustó la nota

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicación.

Te puede interesar

¿Querés recibir nuestras noticias?

Te puede interesar