Will: Un caricaturista que traduce el amor en dibujos

GENERAL 06 de agosto de 2022 Por Josefina Echezárraga
WhatsApp Image 2022-08-04 at 7.32.42 PM
Will.la.beta Dibujante, caricaturista.

Las redes sociales, y ese algoritmo caprichoso, conectan personas, historias y seres que, de algún modo se necesitan, y son parte necesaria de esta entrevista con Quintaesencia. La charla con Will o William Gallego (28), navega las -a veces-, no tan claras aguas del mundo digital para, finalmente desembarcar en tierra firme, donde en un abrazo concreto entre un dibujante y su público-“seguidores”, pone rostro a ambas caras de una misma moneda.

Primero vamos a conocer a este joven que se define como un dibujante de toda la vida. “Cuando somos niños todos, dibujamos, así comenzamos a comunicarnos, a decir lo que sentimos, en el caso de los dibujantes, solo decidimos seguir haciéndolo, y quizá perfeccionar algunas cosas”, resume en el inicio de la conversación.  

Will, vive en la capital correntina, pero ese dato no todos lo sabíamos hasta hace muy poco cuando irrumpió en un espacio en la Feria del Libro, llenando un rincón de la Vieja Usina de luz, dibujos y su mundo de caricaturas de amor y personajes con mensajes que llegan al corazón. “Si soy correntino, vivo acá desde siempre”, contó y repitió a cada persona que pasó por el lugar y solamente conocía sus dibujos en redes sociales. Es que con más de 450 mil seguidores en Instagram y más de 200 mil en Facebook, el dibujante logró adquirir visibilidad mundial y es ahí donde las aguas digitales comienzan a ponerse más oscuras, porque evitan ver que esa persona está más cerca de lo que imaginamos. 

“Estoy en redes sociales desde el 2013, por ahí, la verdad es que fui un adolescente al que no le gustaba ese mundo, siempre preferí el cara a cara, la charla, la juntada con amigos, pero un día me pasó que me gustaba una chica le hacía dibujos y quería que los viera, así fue que me abrí primero una cuenta de Facebook y después una de Instagram”, cuenta como antesala a lo que vendría después. 

¿Cuándo arrancaste a dibujar? 

Siempre dibujé, tenía facilidad. De chico me encantaba, entre los 12 y los 15 tuve un poco un parate, me dedicaba más a otras cosas, lo seguía haciendo pero más tranquí, hubo un verano cuando tenía 15, que estuve enfermo, mucho tiempo en cama y nadie daba en la tecla con lo que tenía, pero estaba ahí muy encerrado, así que le pedí a mi mamá que me compre papel y unos lápices y empecé. Después de eso, pedí que me inscribieran en el Instituto de Sorbellini porque quería aprender más técnica de caricatura, al final del secundario llegó la carrera de Diseño Gráfico. Creo que de alguna manera quería ser un chico de facultad, fueron épocas hermosas también, mucha gente linda, amigos y esas cosas. 

Cuando retomaste, ¿qué empezaste a dibujar? 

Me gusta mucho el fútbol y por eso años estaba muy en auge futbolistas como Ronaldo, Messi, y los empecé a caricaturizar, me divertía. Para mí siempre era un juego. 

¿Cuándo te diste cuenta que ya no era más un juego? 

Cuando entendí que quería vivir de esto. Ahí me empecé a hacer muchas preguntas pero había un patrón que empecé a notar. Los dibujos que más pegaban eran los que hacía contando un sentimiento real, algo que me pasaba, si estaba enamorado, las caricaturas contaban mi historia, siempre genuinas, esas tenían mucha llegada. Fue cuando entendí que el sentimiento se impregnaba en los trazos, no solo eran dibujos, eran un puente para decir cosas, para exteriorizar emociones. Creo que así, sin darme cuenta fue que empecé a generar eso por lo que hoy me reconocen un poco mi sello, dibujar el amor.

Durante la charla Will, nos cuenta anécdotas, que a lo largo de los años se le fueron presentando y hicieron que sus dibujos cobren vida por fuera del papel. “Hay cosas muy locas que pasaron, me llegaron fotos y conocí personas que se tatuaron mis dibujos, eso siempre me impactó mucho, pero creo que es en el contacto con la gente cuando tomo dimensión de lo que pasa con una caricatura”, intenta resumir. 

Este año Will, participó de la Feria del Libro en Buenos Aires y también en Corrientes. “Estar ahí, con la gente, que me digan: 'Che loco, por medio de tus dibujos me animé a decirle a una chica que me gustaba', o cosas así, es fuerte. En Buenos Aires, la gente hacia fila para que le firme mis libros y adentro de mi cabeza, se hacía difícil entender todo eso”, cuenta. Al mismo tiempo, describe: “Creo que lo que viví en los días de Feria en Corrientes, me sacudió mucho. Una chica entró al espacio y se largó a llorar, se reía y lloraba, hacia chistes, conocía a los personajes y los había hecho un poco parte de su vida, eso me pasó mucho y me atravesó, porque sentir un abrazo, escuchar un gracias o una historia, y poder vernos, fue muy mágico Entendí que si bien las redes son una vidriera, cuando estamos con el otro, se siente ese amor, que primero le puse a mis dibujos, que eso hizo que lleguen por medio de las redes, pero en ese momento todo eso volvió gracias a la gente, creo que todavía estoy procesando todo lo que pasó”. 

Will en ningún momento esconde sus ganas de volver a enamorarse, “la mayoría de mis dibujos los hice para alguien, una chica, un amor, un desamor, dibujo para contar, pero también como mi forma de sanar, y ahora voy entiendo que mientras sano yo, también ayudo a sanar a otros y realmente esas cosas son las  que escapan del dibujante, es lo que sale del papel y cobra vida propia”.

Ingresar a cualquier de los posteos de Will es encontrar cientos de comentarios con @, personas que etiquetan a otras para enviarles mensajes. "Eso es muy común, hay un poco un código, se que detrás de cada @ hay una historia y de alguna manera ese dibujo, logra ser parte, se que muchas veces mis dibujos logran decir gracias, te quiero o perdón. las personas saben que una imagen en este caso un dibujo los puede hacer por ellos y llegar al corazón".  

¿Qué sentís que pasó entre tus dibujos y la gente? 

Creo que la gente conectó con el mensaje. Hay una energía, un algo que no sé si lo pueda explicar, pero pasa sin que uno lo planee. Hoy te decía, cuando dibujo sé que ser genuino es lo que marca la diferencia, creo que eso es lo que se siente.  

294746383_596228175199772_3969916343030791916_n

Todo amarillo, ¿qué hay detrás? 

Hay una historia, un poco tonta, pero fue algo que me marcó y hoy es mi identidad. Tenía una novia, a la que te digo que le hacía muchos dibujos, un día estábamos en su casa y le dije, si fueras un color, para mí serías el amarillo, algo así muy simple. Eso quedó como código entre nosotros, empecé a usar mucho el amarillo y ella sabía que siempre que había amarillo era para ella. Cuando nos separamos, seguí usando el amarillo y comencé a hacerlo mío, mis lunas siempre son amarillas, uno de mis personajes que es un astronauta tiene su traje amarillo, creo que hice un poco del color mi marca, posta que me gusta. 

Las redes como relación 

Desde el 2013, Will, decidió tomar las redes sociales como medio de comunicación, pero jamás imaginaría lo que vendría después. “Me llevó tres años tener 500 seguidores en Facebook. Pero para mí era todo un logro, por eso, así como soy yo, no dude y celebré esos 500 seguidores con torta y todo”, recuerda. 

“Luego algo pasó, no sé bien qué fue, pero la cosa es que los seguidores empezaron a crecer, cuando me quise dar cuenta, los números subían y uno al principio no se da cuenta, pero llega un momento que están pendiente todo el tiempo. Nunca me comí mucho el viaje, pero sí hubo un tiempo que estaba bastante pendiente, hasta que mi psicólogo me dio un poco una trompada y me dijo: 'Vos que decís que no tenés jefes, Instagram es tu jefe', y me cayeron todas las fichas juntas”, comenta. Will pone en palabras lo que le sucede a muchas personas que de alguna manera alcanzan cierta cantidad de seguidores y el agua digital un poco se enturbia. 

“Siempre digo que las redes para mi fueron un poco una relación, las amé, estuve pendiente, me enojé y hasta me separé. Hoy creo que estamos un equilibrio, un poco todo lo que pasó tenía que pasar, para que el resultado final sea el que las personas que me conocieron por ahí, finalmente se hagan de carne y hueso y pase lo que estuvo pasando en los encuentros que te contaba antes”, reflexiona. 

El joven nos habla del consumo tóxico en redes sociales, la competencia, la dependencia: “Hay que tener claro que las redes son y deben ser puente, entre lo que querés comunicar y la gente, un puente que te puede llevar a otras provincias, a otros países y hasta  a otros contenientes, no hay límites”. 

La inspiración y los amigos 

“Creo que los dibujantes somos dibujantes siempre, podemos estar en una joda con amigos y vemos o escuchamos algo y hay que anotarlo porque por ahí es una palabra, una situación lo que sea que te conecta y decís es eso. Creo mucho en esas cosas, en estar atento siempre, escuchando y sabiendo tomar todo en todo momento, también tuve mis días de sentarme frente al papel a ver que venía pero, suelo preferir que sea por sueños, por ideas, por cosas que veo y con las que conecto así bien genuino”, cuenta a modo de repaso. 

294696540_590858142403442_3566382586843099378_n

¿Cuánto influye en tu arte la gente que tenés cerca? 

Mis amigos, la gente que tengo cerca y a veces no tan cerca son todo para mí. Es en los vínculos en los que uno crece. Por ejemplo con @niniogrulla hacemos muchas cosas juntos, nos une un poco esta idea del arte under, él trabaja mucho es muy activo en esa movida y creo que compartimos eso, juntos sacamos dos libros y estamos pensando en un tercero. Tengo además muchos amigos que son del palo, de los que uno siempre aprende. 

Los libros 

En el 2017, Will publica Serendipia (encontrar por casualidad algo que no se buscaba), un libro que logró salir gracias a la ayuda solidaria de los seguidores de redes sociales. En el 2019, una editorial chilena financia Plenilunio (libro solo para Chile) y luego llegó Selenofilia (amor y fascinación por la luna), también financiado gracias al apoyo de los seguidores. 

294510931_590858112403445_8646829540267748172_n

“Ahora estamos pensando en un tercer libro para Argentina que esperamos salga el año que viene”, anticipa. 

Como la mayoría de las historias que pasan por Quinta, Will, nos deja un mensaje, también y porque no, un desafío: “Todos tenemos un don, algunos van por el lado del arte, otros van por otro lado, pero la cosa es que no importa que hagas, creo que la clave, al menos así lo entiendo yo, es ser genuino, ya sea que estés buscando el amor, o que estén escribiendo una canción, o simplemente que hagas un posteo en redes sociales, siempre tenés que ser vos”. 

 Para conocer más sobre will y su arte pueden seguirlo en: Instagram: @will.la.beta; Facebook: Will.

283005161_550032619819328_4503399234322062728_n


Si te gustó esta nota, ¡podés colaborar haciendo clic en la imagen!
Somos un medio autosustentable que cuenta historias y visibiliza acciones que promueven un cambio social. 

sii te gustó la nota

Josefina Echezárraga

Periodista. Nacida en Puerto Rico Misiones, editora en Noticias Quintaesencia. Asesora de Imagen, creadora de la marca Josefina Loto Azul, imagen consciente. Cofundadora de 1816 consultora en comunicación.

Te puede interesar

¿Querés recibir nuestras noticias?

Te puede interesar