El desafío de compartir experiencias del camino docente

Majo 1
María José Lencina y su nuevo desafío de acompañar docentes desde otro lugar.

El camino de la coherencia cotidiana entre el ser y el hacer, entre el sentir y el dar, no siempre es sencillo. A veces presenta baches y abismos. En otras ocasiones, permite andar con cierta liviandad. Pero dicen, que es la forma de conocer nuestra valía y desarrollar los talentos a compartir con los demás. María José Lencina Artigas comprendió que ese, era el camino que quería desandar. En un principio, supuso que no sería sencillo, pero tenía la convicción y la certeza absoluta de que lo podía hacer. 

Esto la llevó a dejar la docencia en idiomas en escuelas públicas y privadas en la ciudad de Corrientes y asumir el desafío de crear –junto a un socio-, su propio instituto. Esta aventura comenzó hace un poco más de cinco años, pasó mucha agua el puente y hoy, casi a fines del 2022, la encuentra dando a luz otro proyecto a través del cual, siente que comienza a cumplir su propósito en la vida. 

En una charla con Quintaesencia, esta joven mujer nos contó parte de este proceso que, en cierta medida, le demandó realizar alguna que otra metamorfosis de su ser. 

- Majo, contame de qué se trata esta nueva propuesta que está empezando a dar a conocer.

- Hace años que veo que muchas personas inician la formación como profesores de idiomas y que, por distintas circunstancias, la abandonan. Esto es algo que lo pude comprobar inclusive durante mi formación. Siento que además existen otras desigualdades como por ejemplo las referidas con la actualización. Pareciera que, por vivir en ciudades alejadas de la capital del país, todo es más complicado. A esto también habría que sumarle las dificultades para el acceso a las tecnologías como también la resistencia a continuar el perfeccionamiento a través de cursos asincrónicos, por ejemplo. Todo este cuadro de situación me llevó a empezar a darle forma a la idea de una propuesta para ayudar a las personas que les gusta el inglés y lo enseñan, pero por algún motivo personal no pudieron terminar el profesorado.

Mientras Majo va contextualizando el panorama referido a la formación en idiomas, es posible percibir el entusiasmo y la pasión puesta en esta iniciativa en la que viene trabajando desde hace un tiempo. “Entonces elaboramos cuatro programas que se llaman Brighton & Hove, Santiago de Compostela, Budapest y Colonia Sacramento. A su vez, cada uno de ellos forman parte de una secuencia porque lo que proponemos es un viaje de liderazgo docente, o sea que sea general que sepas enseñar bien, pero que también si te toca ocupar un puesto jerárquico, puedas conducir bien a las personas que tenés a cargo siempre hablando de equipos docentes.”. 

BHBrington, una de las ciudades que marcó a Majo.

- ¿Por qué los programas tienen nombre de ciudades?

- Está relacionado con el hecho de que tuve la oportunidad de visitar cada una de esas ciudades en un momento particular de mi vida, ya sea porque estaba atravesando algún momento crucial personal o profesional. Por ejemplo, en el caso de Brighton (Inglaterra), acababa de recibirme, había ahorrado por mucho tiempo, pero además mi papá me había ayudado a que lo concretara. En esta ciudad, hice un curso que fue para profesores de inglés y eso me cambió completamente la perspectiva de cómo me entrenaron para enseñar en Argentina y de cómo se enseñaba en el extranjero. Cuando estuve en ese viaje, sentí un choque como que todo lo que había aprendido no era tan la verdad absoluta como yo pensaba hasta ese momento. Comprendí que había otras posibilidades y otras realidades. Además, en ese viaje ahí yo me doy cuenta que desde lo más profundo que quería trabajar con adultos.

Como quien rebobina el video de su vida y revive distintas situaciones contó que, a su regreso de ese viaje a Inglaterra, tuvo su primer trabajo de enseñanza de inglés para adultos en un colegio nocturno. “Al año siguiente me proponen ser coordinadora pedagógica del área de inglés en un colegio bilingüe. Esa fue mi primera experiencia en la conducción de equipos docentes. Por supuesto no contaba con ningún tipo de herramientas porque ningún profesorado de idiomas te prepara para la conducción de equipos. Entonces fue a través de la experiencia pura y dura, con fracasos y aciertos, pero también con mentorías de gente que siempre estuvo dispuesta a darme una mano y para aconsejarme, fui adquiriendo conocimientos empíricos, porque fue como consecuencia de la experiencia”, recordó.  

Cuando Majo debió asumir el liderazgo de equipos de trabajo, no contaba con las herramientas necesarias, eso la inspiró a crear estos programas de perfeccionamiento docente.

- ¿Cuál es la propuesta de cada programa?

- Con Brighton & Hove buscamos dar herramientas pedagógicas para el idioma y sobre lo que es el proceso de enseñanza y aprendizaje. Esto no equivale a un profesorado, esto es importante aclarar para no generar falsas expectativas, pero sí les permite contar con más y mejores recursos para enfrentar a sus alumnos. El siguiente se llama Santiago de Compostela porque cuando realizo este viaje, había renunciado al trabajo en el que había sido líder en el colegio privado y había decidido ser líder de mi propio proyecto ahí que lo habíamos iniciado con un socio. Y, para poder viajar, tenía que dejar una estructura armada y en funcionamiento, más allá de que éramos pocos lo que estábamos trabajando. 

Majo contó que, para concretar ese viaje, debió apelar a su experiencia en conducción de equipos para que los alumnos pudieran seguir recibiendo las clases. “Por ello el programa Santiago de Compostela está dirigido a aquella persona que ya esté enseñando, que cuente con un título docente pero que quiere ir por más y, por ejemplo, dice: ‘Me gustaría ocupar algún cargo jerárquico, aspiro a ser jefa de Departamento en un colegio y tener a cargo los profesores, quisiera ser coordinadora pedagógica en un colegio, quisiera ser directora en ese curso’, entre otros. Entonces le aportamos herramientas para que se pueda preparar con anticipación y llegar con las habilidades mínimas”, resumió la docente de idiomas.

- ¿Qué aporta el programa Budapest?

- Este está dirigido a un directivo que está más consolidado, o sea, aquella persona que ya está dirigiendo docentes que quiere mejorar sus habilidades y que quiere integrar lo que pasó en la pandemia, es decir que puede ser un líder remoto o un líder presencial. No obstante, apunta más a los líderes en remoto porque hay muchas academias educativas que están online y está dirigido a docentes de cualquier cátedra, excepto Brighton and Hove que es exclusivamente para profesores de inglés.

Aquí también era necesaria la consulta de por qué el nombre de esta ciudad, a lo que Majo respondió: “Cuando viajé a Budapest lo hice en pareja y fue un gran desafío porque tenía que dejar organizado todo el equipo que iba a reemplazarme en mis clases y, además, la empresa tenía que seguir funcionando tal cual como si yo estuviera. Pero a esto debía sumarle de que no me liberé de todas mis funciones, varias de ellas debían seguir cumpliéndolas en remoto y tenía un desafío muy grande porque debía combinar la pareja, el huso horario, entre otros. Entonces este programa está dirigido a personas que les gusta viajar o por trabajo tienen que viajar mucho, y necesitan seguir liderando su equipo docente sin descuidar su trabajo a la distancia. Para ello, aportamos herramientas, no sólo tecnológicas, sino de conocimiento de cómo liderar equipos en modalidad remota también se adapta para presencial, porque tiene sus diferencias”.

“Y finalmente –prosiguió-, Colonia del Sacramento tiene que ver con un viaje que realicé en un momento de transformación, porque era el primer año de Almacén de Idiomas y fue muy fuerte dejar la relación de dependencia para convertirme en freelance y, psicológicamente por lo menos, la experiencia fue muy difícil y entonces viajé sola a Colonia del Sacramento, en Uruguay, y me permitió comprender que por más que estuviera sola en esa oportunidad, en realidad nunca lo estuve porque conocí mucha y buena gente. Por esto, con este programa queremos aportar a todos los docentes en general que no logran que sus alumnos aprendan o logren determinados resultados. Entonces, para aplicar a esta propuesta, es necesario completar un formulario, especificás tu perfil y cuál es el problema que te aqueja. En base a eso, armamos un entrenamiento exclusivo para esa necesidad puntual y esa necesidad, la podemos resolver en un par de sesiones”.

- Sin dudas, la concepción de cada una de estas propuestas es consecuencia de un arduo trabajo de sistematización de tu experiencia, ¿cómo fue ese proceso?

- Bueno, fue un trabajo silencioso que no lo podés compartir a nadie porque, es un proceso creativo muy profundo. Entonces siempre se recomienda que la persona esté como en silencio,  hasta tanto salga el servicio o el producto a la luz digamos. Este proyecto lo venía pensando hacía bastante tiempo, entonces parte del proceso personal fue darme cuenta de que tengo la experiencia para compartir y tengo la autoridad para hacerlo. Pero me costó mucho asumir esto porque siempre sentimos nos falta más o que siempre hay alguien mejor que uno. Entonces cuesta ponerse en el lugar de “yo tengo mucho para compartir de valor”.

-¿Cuánto tiempo te demandó ese darte cuenta?

-Y por lo menos los últimos seis meses, que coincide con el tiempo que llevo viviendo en Posadas (Misiones). Una vez que lo asumí, el plasmara la idea en un papel fue casi de la noche a la mañana. Después vino el trabajo de contactarme con las chicas de branding con quienes empezamos a delinear la propuesta. A esto le siguió mucho trabajo de escritura casi como si fuera un libro, pero describir programas manuales, presentaciones digitales, todo el contenido que lleva el sitio web, diseñar la marca diseñar la marca, entre tantas tareas. 

coloniaColonia del Sacramento, otra ciudad que dejó
huellas en la vida de la docente y emprendedora.

- ¿Cuál es tu aporte profesional y personal que querés dar a quien se capacite contigo?

- Desde lo profesional, quiero dejar aportar y mostrar que la educación cambió y que no se pueden seguir haciendo cosas como hace 30 años atrás. Por ejemplo, un directivo que todo el tiempo esté llamando a reuniones, todos los sábados o dos veces al mes o tres veces al mes porque sabemos que muchas veces esas reuniones son improductivas. Y desde el punto de vista personal, querría que quienes estudien conmigo, vean que, si bien tengo la mente muy abierta, no por eso soy poco profesional y trato de estar siempre a la vanguardia. Así busco ofrecer lo mejor en mis clases. 

- ¿Cuándo comienza el acompañamiento a aquellos docentes que deseen perfeccionarse?

- Las puertas virtuales para el inicio de los distintos programas se van a abrir a partir del 1 de febrero de 2023 pero las inscripciones, comienzan ahora en el mes de noviembre.

- ¿Sentís que, a través de esta propuesta, María José Lencina está llevando a cabo su misión?

- Sí, creo que esta recién es mi misión porque siento que es una oportunidad de capitalizar y compartir mi experiencia adquiridas a lo largo de mi recorrido como docente, líder de equipo y emprendedora. Hoy siento que estoy lista para hacerlo. 

Entre anécdotas y risas, concluye esta charla con una mujer que asume los desafíos y proyectos con la responsabilidad que requiere el desafío de aportar al otro, las mejores herramientas para atravesar y acompañar los procesos de liderazgo y de enseñanza aprendizaje. 

Para más información sobre su propuesta, podés ingresar a: mariajoselencina.com o a su Instagram: marialencinaartigas


 Si te gustó esta nota, ¡podés colaborar haciendo clic en la imagen!
Somos un medio autosustentable que cuenta historias y visibiliza acciones que promueven un cambio social. 

sii te gustó la nota

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicación.

Te puede interesar