Resolución sistémica de conflictos, una nueva mirada en el ámbito judicial

GENERAL 24 de septiembre de 2022 Por Josefina Echezárraga
WhatsApp Image 2022-09-21 at 7.30.57 PM
Nora Figueredo y Cristina Llaguno.

Nuevos paradigmas llegan para mirar una situación, pero desde otro lugar, porque pensar que las cosas sólo se deben y pueden hacerse de una sola manera, ya es un pensamiento vetusto para muchos de nosotros. Entender a las personas como un sistema complejo y, por ende, a sus conflictos como una situación que los interpela y los pueden ayudar a sanar, era hasta hace algún tiempo algo impensado.  

Fue nuestra columnista Mirtha Bouille quien -cuando pasó por Corrientes-, en una charla deslizó el tema del Derecho Sistémico aplicado a la resolución de conflictos. Este trabajo en particular, se viene realizando en distintos lugares del mundo para desandar el complejo ámbito de la fecundación in vitro. El comentario no cayó en saco roto, algo estaba listo para que desde Quintaesencia nos pusiéramos a investigar para poder contarte.  

Poco después, el teléfono de la abogada sistémica Nora Figueredo cayó en nuestras manos y la entrevista no tardó en concretarse. Nora, es Misionera, abogada por designio familiar, pero una convencida de que la vida la llevó a encontrar una forma de ejercer su labor con coherencia: “Ni una elección de la vida es casual, muchas veces creemos que es algo que nos gusta o que hacemos para satisfacer a alguien de nuestro árbol, pero cuando desandamos el camino de las constelaciones familiares, comprendemos que hay mucho más detrás. Hay una misión, pero también, algo que sanar de nuestro sistema, entender que no se trata solo de un trabajo, como así también, entender que ese rol que tomamos en nuestro trabajo, es información valiosa.  Es decir que -por ejemplo- quienes ejercemos el derecho sistémico decidimos cambiar nuestro rol y nos constituimos en acompañantes, más que 'cuervo' o 'salvador'. Desde el derecho sistémico acompañamos al cliente en un proceso, hay una ecuación que se da vuelta y el cliente empieza a tomar responsabilidad ante la resolución, ¿se entiende el cambio de mirada?”, explica como introducción a un mundo complejo, pero sin dudas apasionante.  

La especialista mide sus palabras. Antes de abordar de lleno el tema, remarca que, tanto en derecho como en derecho sistémico, las palabras tienen un gran peso. “Debemos ser muy cuidadosos cuando hablamos, porque en el lenguaje jurídico, las palabras tienen mucho peso y en el lenguaje de las constelaciones se cambia el sentido, por ejemplo: en lenguaje jurídico se habla de la 'disolución de un vínculo', pero en las constelaciones, sabemos que los vínculos no se disuelven, son eternos”, busca ejemplificar, lo que nos permite tomar real dimensión de la profundidad del derecho sistémico.  

¿Cómo llegaste a ser abogada y consteladora? 

Bueno, primero fui abogada, me recibí en 1995, en mi casa mi papá era abogado, y siempre dijo: “Todos mis hijos serán primero abogado, después pueden hacer lo que quieren”. Así que mis hermanos y yo, seguimos el mandato, pero él –mi papá-, nos había dejado la puerta abierta. Así es que en 2005 conocí a Cristina Llaguno, quien ya era consteladora, había estudiado con el terapeuta y filósofo alemán Bert Hellinger, y fue designada como una de las ocho maestras de su escuela la Hellinger Sciencia en todo el mundo. En el 2002, ella comenzó a mirar los conflictos desde la mirada sistémica y cuando la conocí, entendí que debía comenzar a formarme en ese sentido. Eso no pasó hasta el 2013, cuando comencé a estudiar, primero en Misiones, luego en Buenos Aires, y tras recibirme comencé a trabajar como docente en el Centro Reconciliar, la escuela de Cristina que tiene sedes en Santiago de Chile, Tucson (Estados Unidos), Buenos Aires (Argentina) y Encarnación (Paraguay). Actualmente hay alumnos de todo el mundo, luego de que durante la pandemia comenzaran a impartirse clases virtuales.  

Nora remarca que: “El derecho sistémico hace referencia al análisis del derecho bajo una óptica basada en los órdenes superiores que rigen las relaciones humanas, según la ciencia de las constelaciones familiares desarrollada por Hellinger”. 

¿Qué pasó después?  

Cristina comienza a trabajar en Brasil, donde el Juez brasileño, Sami Storch -creador del término Derecho Sistémico-, impulsó la aplicación del derecho sistémico en los Juzgados y Tribunales del país, a través de los operadores jurídicos, de las reuniones y charlas a las partes del proceso y, de los movimientos sistémicos y las constelaciones familiares, de manera externa o en las propias sedes judiciales. En 2018, se crea el primer Instituto de Derecho Sistémico de la Argentina en el Colegio de Abogados de Morón (provincia de Buenos Aires), dirigido por Cristina Llaguno. En 2019 se crea el segundo en el Colegio de Abogados de Misiones, que yo coordino, y luego en tercero en Mar del Plata”.  

¿Cuál es la aplicabilidad del Derecho Sistémico en Argentina hoy?  

Puedo decir que estamos trabajando. Hay muchas personas formándose, abogados, jueces, funcionarios judiciales, pero también de distintas ramas, como medicina, psicología, asistentes sociales, personas que dirigen hogares de niños. Damos talleres para explicar de qué se trata, y muchas veces vemos que si bien en el ámbito judicial -por ejemplo- ven que se trata de una herramienta de gran ayuda. Y es que las constelaciones son fenomenológicas y experienciales, por eso quien quiera aplicarlas debe primero atravesar un proceso personal, que a veces resulta difícil y muchos, no desean realizar y dan un paso atrás. De igual modo estamos avanzando, notamos mucho interés, porque cada vez hay más temas complejos como por ejemplo cuestiones de familia, divorcios, adopciones, cuidado personal de niños, la fecundación in vitro, que se deben abordar con múltiples miradas. Esto, claro está, si es que se busca realmente el bienestar de una persona y todo su sistema, que en este caso es un gran sistema, pero eso es realmente un tema para otra entrevista.   

En esa línea, Nora nos cuenta que este mes se realizaron las IV Jornadas Nacionales y III Internacionales de Derecho Sistémico en el Colegio de Abogados de Morón, donde hubo muchos paneles con temáticas muy variadas. "Son encuentros que nos nutren a todos, porque participan profesionales de distintas ramas y tenemos la posibilidad de compartir miradas e información todo desde la mirada de las constelaciones”, puntualiza.  

¿Cuál es el principal cambio en la relación profesional cliente?  

Desde el momento que la persona llega a la consulta, quien aplica el derecho sistémico, lo empieza a escuchar. La mayoría de las veces se trata de conflictos familiares, cuota alimentaria, solo por dar un ejemplo, entonces buscamos que la persona pueda expresar en lugar de lo que quiere,  lo que necesita. Porque puede ser que más allá de la cuota alimentaria, esa persona esté buscando ser vista, reconocida, amada. Puede ser que ese querer, se resuelva y la otra parte, le pasa el monto acordado y todo parecería resulto, pero al tiempo la persona vuelve y remarca que no le alcanza que es poco, entonces vemos que no se trata solo de una cuestión económica hay algo más. Cuando hacemos lo que llamamos la pregunta del milagro: ¿Qué debería ocurrir para que ..? la mayoría de las veces la persona se te queda mirando un rato, pero desde ahí se enfoca en la solución y le mostramos que el abogado ya no es el salvador, sino que solamente está allí para acompañar un proceso, y que quien va a resolverlo es el/ella, hay algo que ya cambia, porque toman la responsabilidad en sus manos, desde ese momento hay un cambio de mirada.  

Nora explica todo con detalle, busca que sus palabras reflejen los avances del derecho sistémico hacia una sociedad más sana, donde las personas se responsabilizan de sus actos, pero al mismo tiempo aprenden a decir lo que sienten y a sentir lo que necesitan. La abogada explica: “Debemos aprender a mirar las situaciones como procesos de aprendizaje, en el ejercicio tradicional del derecho, hay una parte que gana, un juez que muchas veces sin conocer a las partas dicta una sentencia, una sentencia que es el resultado final y que no siempre conforma, el derecho sistémico va mucho más allá, también en temas de suma complejidad como la violencia, los abusos, entre otros”.  

“En el corazón de los abogados descansa y se recrea la paz”, es una frase de Cristina Llaguno, la cual es repetida por Nora en varias oportunidades durante la entrevista y remarca que la misma, se ha convertido en faro de esperanza para el ejercicio de la difícil profesión jurídica en Argentina.  

“En el corazón de los abogados descansa y se recrea la paz”.

Respecto, al trabajo de quienes llevan adelante el derecho sistémico, Nora insiste: “Hay que ser muy precavido y respetuoso, se toca el alma de las personas y el alma del sistema, es una responsabilidad muy grande”. 

“Lo siento, te veo” 

Nora, se ocupa de remarcar que muchas veces las personas que están en una situación de litigio, buscan un resarcimiento, socialmente se cree que, si es económico, basta. “Muchas veces lo que se busca es una palabra, un gesto, que se le reconozca su labor como madre, es difícil medir el valor de palabras como, “lo siento, te veo, siempre has sido una buena madre, y muchas veces es lo que se necesita, lo que necesita el alma, el sistema", puntualiza. 

¿Hay que ser constelador para ejercer el derecho sistémico o la resolución sistémica de conflictos?   

No, tenemos participantes en los cursos que trabajan en hogares de niños, psicólogos, trabajadores sociales, jueces, abogados. Miramos un caso desde una intervisión. Sí, hay que tener formación y sobre eso estamos trabajando. 

La charla con Nora, abarca una amplia variedad de temáticas, es que junto a Cristina y muchos otros profesionales, han encendido un faro dentro del ámbito de la justicia argentina. Como todo proceso el camino presenta complicaciones, pero la mujer insiste en que hay una humanidad que está despertando.

Si querés saber sobre Nora Figueredo y Cristina Llaguno:

You Tube: Centro Reconciliar

    Facebook: Soluciones Jurídico Sistémicas

                      Cristina Llaguno


Si te gustó esta nota, ¡podés colaborar haciendo clic en la imagen!
Somos un medio autosustentable que cuenta historias y visibiliza acciones que promueven un cambio social. 

 si te gustó la columna

Josefina Echezárraga

Periodista. Nacida en Puerto Rico Misiones, editora en Noticias Quintaesencia. Asesora de Imagen, creadora de la marca Josefina Loto Azul, imagen consciente. Cofundadora de 1816 consultora en comunicación.

Te puede interesar

¿Querés recibir nuestras noticias?

Te puede interesar