Energía positiva: El parque automotor de un municipio funciona con biocombustible

VIDA SUSTENTABLE 15 de octubre de 2022 Por Josefina Echezárraga
WhatsApp Image 2022-10-14 at 4.20.13 PM
La planta de biocombustible se encuentra en Puerto Rico, Misiones.

Mucho se habla en los últimos años sobre el cambio climático, la importancia de generar acciones que aporten al cuidado del medio ambiente y una consciencia que -poco a poco- se multiplica. En esta nota, Quintaesencia te cuenta sobre la fabricación de biocombustibles y para ello, charlamos con Ricardo Tenaglia, quien actualmente es el responsable de la única fábrica de biocombustibles estatal del NEA. 

Para llegar él debimos meternos hasta el corazón de la tierra misionera, allí en el Departamento General San Martín, en la ciudad de Puerto Rico, el hombre que se declara como un “atrevido”. Hace dos años, logró la aprobación municipal para comenzar a trabajar en la generación de biocombustible a partir de aceite vegetal y grasa animal. 

La charla es telefónica y antes de indagar sobre su trabajo, quisimos saber un poquito de su vida. “Soy chaqueño, viví en Ituzaingó (Corrientes) cuando trabajaba en la represa, luego por esas cosas de la vida, me fui viniendo para Misiones", busca resumir no sin antes resaltar que Carlina, su hija, había cursado la carrera de periodismo en Corrientes y fue compañera de esta cronista. "Viste como es la vida, siempre nos está cruzando”, afirma como forma de romper el hielo. 

-¿Cómo llegaste al estudio de biocombustible? 

-Hace más de 30 años ya se hablaba de este tema, yo me empecé a interesar, porque había algo que era seguro, así como veníamos el planeta no iba a aguantar y la única forma de energía iba a ser el viento. Entonces porque soy un atrevido, comencé a estudiar, investigar, a probar. Cuando te metés en este mundo, te atrapa, más cuando vez los resultados y comprendés que es posible, todo se vuelve tangible. 

-¿Cuándo arrancaste con la planta en Puerto Rico? 

-Hubo todo un trabajo previo. Primero presenté un proyecto al Concejo Deliberante y fui a explicar lo que iba a hacer. Si hoy me preguntás porqué Puerto Rico, te digo, no sé, así se dieron las cosas. El tema es que aprobaron el proyecto, se hizo un llamado a licitación para la compra de elementos, definimos un lugar que tenía las condiciones aptas, y el 6 de agosto del 2020 -en plena pandemia-, comenzamos a trabajar. 

-¿Cómo acceden a la materia prima? 

-Usamos aceite vegetal y grasa animal, que traducido, es el aceite de uso doméstico. Entonces apelamos a la solidaridad de los vecinos y comerciantes, en especial del sector gastronómico, todos donan. Esto es una cadena que, desde el primer eslabón, aporta al cuidado del medio ambiente. Porque ese aceite que llega a la planta, es uno que no fue tirado al drenaje de una casa o a la tierra, ¿se entiende el concepto? 

Ricardo, habla con entusiasmo, remarca la importancia de un proyecto que logró concientizar, involucrar y generar así un producto biodegradable y que al ser utilizado en el parque automotor, disminuye la contaminación ambiental que estos generan. 

-¿Cuál es el proceso? 

-Una vez que la materia prima llega a la planta, primero se va al laboratorio, hay que saber que compuestos tiene, porque de acuerdo a eso es el tratamiento que va a tener. Si es alto en PH o si tiene impurezas, hay que conocer su densidad, una serie de factores que son muy importantes. Luego llega el momento donde se produce propiamente el biocombustible, con todo un proceso que es largo y es llevado adelante en máquinas especiales y con mucha minuciosidad.  

-Hace dos años están produciendo, ¿cuántos litros ya lograron reutilizar? 

Generamos 140 mil litros, no todo el tiempo se está haciendo, porque hay otros procesos que debemos realizar, pero siempre buscamos tener reservas. Por eso trabajamos con márgenes de tiempo. Es importante decir que, en esta planta, lo que buscamos es reutilizar todo el material, por eso siempre estamos trabajando en generar productos aún con los residuos menores. Es una búsqueda constante, desafío diario que son acompañados por Alberto González, un cordobés que hace muchos años trabaja en este tema y su capacidad de encontrar usos y caminos para la reutilización de productos, parece inagotable. Te cuento esto porque de cada 1000 litros de biocombustible que se produce, se saca 130 litros de glicerol, que es un alcohol de azúcar utilizado ampliamente utilizado y buscamos aquí también su utilización. 

-¿En qué se utiliza el biocombustible producido? 

En todos los vehículos del parque automotor de la Municipalidad, camiones recolectores de residuos, retroexcavadoras, el trencito de uso turístico (una joyita de la ciudad), y también en vehículos livianos de la comuna. Hemos realizado un proceso de adaptación y limpieza porque la mayoría de estos vehículos tienen sus años, entonces no se trata solo de poner biocumbustible y ya está, hay que ir haciéndolo de forma progresiva, porque se van limpiando cada manguera, cada recoveco del motor. Actualmente llevamos utilizados -en estos dos años-, 130 mil litros de biocombustible con muy buenos resultados. 

-¿A qué llama buenos resultados? 

-El uso de biocombustible hace no solo que el vehículo funcione mejor, y por ende extienda su vida útil, sino también disminuye la contaminación. A eso nos referimos cuando hablamos de buenos resultados. 

-¿Cómo seguir? 

-Como verás las posibilidades son infinitas, queremos trabajar con el aceite de soja, queremos generar otros productos, además ahora trabajamos en un proyecto muy interesante que es recuperar una máquina de asfalto de 1984. Hemos logrado que la comunidad se involucre, y esa es la base todo proyecto, entonces ahora las posibilidades son infinitas. 

 La donación como sostén 

Ricardo pone el acento en la importancia de que la comunidad se involucre, la donación del aceite domiciliario y del sector gastronómico, permite que la planta produzca. “Acá la gente viene con bidones grandes, pero también tenemos adultos mayores que llegan con un frasco de café con el aceite que han juntado, entonces cuando vemos esos actos, comprendemos que ese frasco tiene mucho más que aceite, tiene sobre todo consciencia social, tiene tiempo, tiene ese valor incalculable de pensar en el otro”, agrega. 

El especialista destaca “en la planta todo el biodegradable, orgánico, eso tiene un valor inmenso, entonces mientras algunos ven al biocombustible como una cuestión de números, por su importante ahorro, es importante que lo veamos también todo el otro lado, genera un cambio de consciencia social, reducción de la contaminación, realmente se trata de energía positiva”. 

La entrevista con Ricardo transita distintos momentos, algunos donde la química y los procesos para la generación de biocombustible se apoderan de la charla, otros donde entre risas nos cuenta sobre el lado B del proceso de producción donde no todo es color de rosas y finalmente, un momento más emocional, donde “El atrevido”, como se autodefine Ricardo, agradece casi entre líneas a su espíritu inquieto, el haberlo empujado a buscar respuestas que luego fueron posibles soluciones y que hoy, son una realidad que mueve más de una doce de vehículos. 

Para más información sobre este proyecto, agradecemos comunicarse con Quintaesencia en redes sociales: @quintaesencia.ok.


Si te gustó esta nota, ¡podés colaborar haciendo clic en la imagen!
Somos un medio autosustentable que cuenta historias y visibiliza acciones que promueven un cambio social. 

sii te gustó la nota

Josefina Echezárraga

Periodista. Nacida en Puerto Rico Misiones, editora en Noticias Quintaesencia. Asesora de Imagen, creadora de la marca Josefina Loto Azul, imagen consciente. Cofundadora de 1816 consultora en comunicación.

Te puede interesar

¿Querés recibir nuestras noticias?

Te puede interesar