Mirar a los ancestros para comprender nuestro lugar en el mundo

GENERAL 15 de octubre de 2022 Por María del Carmen Ruiz Díaz
dequetrata-la-terapia-de-constelaciones-familiares-1207949

El éxito de la serie televisiva Mi otro yo, disponible en la plataforma de streaming más popular del mundo, dio una gran visibilidad a la terapia de las constelaciones familiares. Pero, ¿de qué se trata esta herramienta? Esta fue una de las tantas preguntas hechas a Mirtha Bouille, una referente en la temática y columnista de Quintaesencia, durante una entrevista realizada en el programa radial Ellas Dicen, que se difunde por radiolar.com.ar y checorrientes.com.

Ante la consulta y el pedido de las conductoras de que la terapeuta se presentó, comentó que es consteladora familiar, coach sistémica, "pero también soy egresada hace 40 años de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) como abogada y escribana. Después, realicé diversas maestrías y diplomados en diferentes especializaciones".

Al pasar revista sobre sus antecedentes académicos, Mirtha manifestó que la sorprende haber realizado una Maestría en Derecho a la Integración Económica hace ya más de dos décadas, "y hoy, a través de las constelaciones, lo que tratamos de hacer es integrar aquello que no se ve para conformarlo en el árbol familiar y así, todo ocupe, su lugar. Entonces pienso, como uno sin querer es llevado hacia esa vocación o a un camino definido. Pero si tuviera que definirme, diría que soy coach sistémica porque trabajo especialmente con organizaciones y empresas, desde la perspectiva de las constelaciones". 

-¿Cómo llegaste a esta terapia? 

-La historia comienza en el 81', cuando mi padre atraviesa un momento difícil de salud y en mi familia decidimos investigar Control Mental Silva y los métodos de visualización. Yo, en particular, trabajé recibirme un 15 de diciembre de 1983, porque cuando comencé la facultad en el 79-80 me dije: "Dentro de tres años y medio me voy a recibir", pero esto, era totalmente impensado, pero a través de la visualización de vivir el momento de disfrutar de sentir que tenía el título y se lo daba a mis padres y eso se concretó. Después por cosas de la vida, me puse a trabajar en la profesión y dejé un poco este camino espiritual, y como siempre pasa, lo retomás cuando tenés un gran susto. Entonces por un tema de salud, empiezo a incursionar en el reiki, después pasé por la Programación Neuro Lingüística (PNL), la numerología, porque una cosa te va llevando a la otra y porque querés conocer más, pasé por el camino hacia el coach ontológico u organizacional, pero me di cuenta que me faltaba algo más, porque somos aprendices y vas construyendo lo que sos, una totalidad. 

-Y en ese camino, en algún momento decidiste abordar el tema de la abundancia. 

- Yo pensaba que, así como vos podías estudiar y para evaluar, un programa para recibirte abogada como en mi caso vos también podrías armar un programa para ser millonaria o tener una sino querer ser millonaria, vivir -no sobrevivir- sino vivir plenamente. Y hacía todos los deberes, y durante un tiempo me iba bien y después volvía a caer. Entonces empecé a preguntarme qué estaba pasando y comprendí que el camino era a través de la mente. Entonces empecé a indagar sobre mis creencias limitantes, los mandatos familiares, pero no lo podía sostener hasta que caigo "accidentalmente" en las constelaciones y ahí descubro que, aunque nosotros hagamos un trabajo físico y mental, podemos estar ocupando un lugar en la familia que nos pone como deudor o acreedor. Para eso debemos comprender que existe un gran libro de contabilidad familiar, entonces nosotros venimos con un destino colectivo que es el destino familiar, pero tenemos la libertad de decidir qué hacer. Entonces hay que encontrar cuál es el lugar, cuál es el papel que está realizando en esta encarnación y si no es el que te corresponde, se lo devolvés a tu ancestro y a partir de ahí, construís tu historia diferente y partís de cero, así se te habilita el flujo de dinero. 

Mirtha ellasMirtha Bouille (izquierda) en el programa Ellas Dicen.

-¿Pero ese trabajo se realiza en el marco de un árbol familiar, no en forma individual? 

-Sí, siempre se trata de un trabajo en colectivo, nunca es individual. Entonces, en el 2008, una de mis primas me habla de esto y fui a una sesión por una cuestión laboral. Me toca participar de una constelación y digo estos están todos locos, estos son todos amigos, yo no caigo acá, si yo soy mental, soy más bien científica, esto están haciendo un show, etcétera, etcétera, hasta que alguien me eligió de representante, es decir me eligió para que ocupe el lugar de una persona de su familia y entré a ese espacio, que nosotros llamamos campo, y comencé a sentir cosas que no eran propias y comencé a llorar y comencé a pararme de una manera que no es mi estilo y ahí dije, algo más pasa acá. Entonces dije esto ya no es tan consciente. Cuando me llaman para trabajar el tema que me interesaba, que supuestamente era el laboral, yo respondo: “El vínculo con mis hijos”. No lo pensé, lo dije. Pero ese trabajo me permitió comprender que en las organizaciones nos comportamos exactamente igual que como nos comportamos en la familia, somos un reflejo de cómo nos manejamos en el ámbito laboral. Los hijos te muestran, desde sus comportamientos, cuáles son las cosas que están desordenadas en otras áreas de tu vida.Y después, en forma paulatina, las cosas en el ámbito laboral fueron cambiando porque yo cambié mi percepción de las cosas.

-¿Y ahí decidiste iniciar tu formación como consteladora?

-Sí, tuve la suerte de encontrarme con un mentor, quies es médico obstetra antroposofico y psicólogo, de la escuela de Rudolf Steiner. Y arranqué con lo organizacional porque supuestamente, era donde menos se ponía el cuerpo, pero después llegó el tiempo de estudiar lo familiar porque si sabes los principios de familiares, te va a ser mucho más fácil leer un mapa organizacional.

-¿Y qué son las Constelaciones Familiares?

-Es un camino que cada vez abrazo más porque entiendo que nos permite encontrar un espacio espiritual para todos y que esta estas, son herramientas, métodos. Es una filosofía de vida que nos permite ver cualquier conflicto situación desde el lugar más alto, como sobrevolando las situaciones, y ver cuáles de los ancestros pueden estar influyendo en tu conducta, qué roles estás ocupando y a partir de allí decimos ver integrar reconciliar honrar agradecer bendecir si lo querés hacer diferente pedir permiso a tu sistema familiar para hacerlo diferente.

-¿Cuál es la mayor valoración que considerás que posee esta herramienta?

-¡Uff! Mucha porque nos permitir hacer una especie de radiografía por imagen de nuestra realidad, nos da información si estamos ocupando un lugar que no nos corresponde, com también, nos señala la importancia de cuidar nuestros espacios, nuestras relaciones, no juntarse con gente que te chupa mucha energía. Y no tiene que ver con alguna religión en particular, es un camino que que te hace mirar todo eso y casi naturalmente se va seleccionando la gente porque lo semejante atrae lo semejante, no tenés que hacer nada porque el termómetro de cómo está tu vida, dicen que es el promedio de las cinco personas con las que más te conectas entonces mira con quienes estás en forma continua. Esa ya es una información válida e importante como para empezar a mirar sin juzgarnos, nuestra propia vida. 

 Si querés conocer más sobre el trabajo de Mirtha, podés ingresar a su perfil de Instagram: Invertir180.


Si te gustó esta nota, ¡podés colaborar haciendo clic en la imagen!
Somos un medio autosustentable que cuenta historias y visibiliza acciones que promueven un cambio social.  

sii te gustó la nota

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicación.

Te puede interesar

¿Querés recibir nuestras noticias?

Te puede interesar