El Amor da sentido a la vida

COLUMNISTAS 12 de noviembre de 2022 Por Redacción Quintaesencia
que-es-amor

Tona

Hola soy Tona Galvaliz, hoy quiero compartir con vos esta nota, para la revista Quintaesencia.

El tema de hoy es: El Amor da sentido a la vida.

La felicidad es la meta principal del amor; somos felices cuando nos aceptamos como somos, claro, sabiendo que podemos mejorar.

La aceptación incondicional es clave para amarnos tal cual somos; esta convicción vital nos aporta autoconfianza y favorece confiar también para construir vínculos saludables con los demás. 

El amor es lo principal como seres humanos y es el principio de la felicidad.  

Aprender a pensar bien de uno mismo es una linda tarea; porque no es posible amar a otra persona sin que primero nos amemos a nosotros mismos. 

Amarnos significa valorarnos, reconocer que merecemos cosas buenas a lo largo de la vida y que somos dignos de recibir amor y cuidados. 

Todas las personas necesitamos sentirnos aceptados, reconocidos, valorados, queridos, respetados, ayudados, etc. 

El amor como valor es uno de los valores más importantes, es una fuerza que nos impulsa para alcanzar una vida plena, en paz, con tranquilidad, con alegría, bienestar con nosotros, los otros y el mundo, pudiendo hacer las cosas bien, pensar bien, sentir bien, actuar bien.

¿Qué se entiende por amor? El amor verdadero es un sentimiento de afecto y compromiso genuino que una persona siente por sí mismo y por otras personas; comprender que somos seres relacionales y emocionales y nuestra naturaleza es el amor.

Amor también es:

Entrega: Brindarse incondicionalmente sin esperar reciprocidad o reconocimiento.

Tolerante: Ser prudente, comprende la posibilidad o limite personal.

Compasivo: Ser empático. 

Callar defectos: cuando hay dificultad para modificarlos.

Inclusivo: Sumar y multiplicar.

Generoso: Dar todo. Ser disponible en gesto, palabra, acciones.

Solidario: Echar de ver las necesidades. 

Disponible: Estar presente y dar apoyo.

Comparte: Lo que eres o tienes.

Perdonar: Condonar la deuda moral, dejar de recordar con dolor y da por finalizado. 

Reconcilia: unir las partes separadas que antes estaban juntas.

Respeta: Considerar y acepta tal cual es.

Confía: Creer que es posible, todo llega en el momento justo.

Paciencia: No apurar los tiempos.

Cuidar: Atender con responsabilidad y afecto.

Gratitud: Sentir que todo siempre es para un bien mayor y por una razón superior. 

Amar es una necesidad fundamental y una elección de vida; con esta energía poderosa nos sentimos motivados, entusiasmados e impulsados a gustar de la vida, ya que sin él amor nos morimos lentamente.

Te habrás dado cuenta de cuantas veces por el solo hecho de sabernos amados, más allá de las circunstancias desfavorables en que nos encontremos, percibimos la sensación de que las cosas pueden ser mejores, de que el aire que respiramos de pronto se vuelve puro, de que no todo está perdido en nuestra vida y nos nace en el alma una luz, escuchando su vos que nos dice ánimo, no te rindas, vuelve a comenzar porque la vida continua. 

De manera que amarse a sí mismo es uno de los acontecimientos más importantes que nos ocurre como personas, y solamente cuando uno se ama se dispone para amar a los demás.

Las personas que sienten amor propio se caracterizan por ser amigables, respetuosas, amorosas, independientes, se preocupan por su crecimiento personal, su estado de salud, su formación, por dar lo mejor de sí en todas las actividades que desarrollen, pueden asumir riesgos medibles, asumen desafíos, son creativos, gozan de estabilidad emocional, se atreven a triunfar y a aventurarse en la vida, entre otros rasgos.

Y, quien carece de poco amor hacia sí mismo, tiene baja autoestima, posee un desconocimiento de quién es y qué quiere, así como también vive con tristeza, dependencia, inseguridad, desvalorización, descalificaciones, invalidación, resignación, angustia, ansiedad, desanimo, sobre exigencia, miedos recurrentes, entre otros grises sentimientos.

Amarse a uno mismo genera confianza, sintiendo el derecho y permiso a cambiar de opinión, de sentimientos y de forma de pensar, de decir lo que cree ante las diferentes situaciones que vive, sin sentir culpa por ello, renunciando a ser víctima de las circunstancias y aprendiendo de la vida. 

Para ir cerrando, amar también es confiar en que se puede sobrevivir a las pérdidas, los fracasos y las derrotas, que se tiene la fortaleza de enfrentar las desgracias, y la posibilidad de aprender de los errores y de confiar en un futuro ilusionante.

¡Sigamos juntos en esto, te mando un beso inmenso y hasta la próxima!

La autora de esta columna es terapeuta y especialista en: Biodecodificación – Coaching Sistémico – Counselor -LogoTerapeuta- Análisis Existencial-Programación Neuro Lingüística PNL- Speaker. 
Instagram: @TonaGalvaliz; LinkedIn: María Antonia Galvaliz; Facebook: María Antonia Galvaliz.


Si te gustó esta nota, ¡podés colaborar haciendo clic en la imagen!
Somos un medio autosustentable que cuenta historias y visibiliza acciones que promueven un cambio social.   si te gustó la columna

 

 

 

Redacción Quintaesencia

Somos una revista digital que publica notas de calidad con calidez.
Para saber más de nosotras, buscá la sección NUESTRO PROPOSITO.

Te puede interesar

¿Querés recibir nuestras noticias?

Te puede interesar