Cómo cuidar y controlar las mascotas en tiempos de aislamiento social

General 30 de marzo de 2020 Por Redacción Quintaesencia
IMG_20200330_193431

El aislamiento social obligatorio como medida de control ante la pandemia del Covid-19, impactó en la rutina diaria de las personas, pero también en el de las mascotas. En este tiempo transcurrido, los veterinarios responden a diario una serie de preguntas que generalmente se reiteran: ¿Se los puede sacar a pasear?, ¿Pueden contagiarse? ¿Cómo entretenerlos?, Y si hay que llevarlos al veterinario, ¿cómo manejarlo?

Noelia Zimerman, profesional egresada de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la UNNE, que cumple actualmente funciones en el Departamento de Enfermedades Vectoriales del Ministerio de Salud de la provincia del Chaco, elaboró una serie de alternativas que dan respuestas a esas preguntas y se transforma en una verdadera guía de manejo de mascotas para los tiempos que corren.

La OMS establece que no existe evidencia científica que conceda a los animales de compañía un papel importante en la diseminación del virus, sin embargo, recomienda:

-Minimizar el tiempo y cantidad de paseos.

-Lavarse las manos con agua y jabón antes y después del paseo. Al volver, limpiar las almohadillas de las patas y hocico del animal con agua y jabón. No usar alcohol en gel o alcohol al 70% ya que son muy irritantes para ellos.

-Usar siempre collar, correa, identificación y bolsa para recoger sus heces.

-No permitir que ande suelto.

-Llevar una botellita con lavandina diluida para tirar sobre el orín.

-Evitar las plazas y parques, contacto con otros perros y personas.

-En caso de tener que cumplir con aislamiento preventivo, coordinar con alguien para

que saque a pasear al perro, tomando los recaudos necesarios y evite todo contacto.

Para sacar a pasear a los perros, se deben tomar todos los recaudos del caso.

La visita al veterinario - según Zimerman- debe ser sólo ante una urgencia y antes se debe consultar al profesional en forma privada para agendar un turno evitando la acumulación de personas en la sala de espera. En caso de tener que asistir al consultorio:

-Las personas que estén en un grupo de riesgo ante el coronavirus, deben solicitar a algún vecino o familiar que lleve al animal.

-Utilizar gel desinfectante al ingreso y a la salida de la veterinaria.

-La permanencia en la sala de espera deberá ser restringida a un máximo de 1 metro de distancia entre personas, o dejando una silla vacía de por medio.

-Cada animal debe ser acompañado por una persona, y esperar afuera hasta ser llamado.

-El profesional responsable decidirá cuándo y en qué orden ingresarán las personas que vayan a ver animales internados.

-Si el responsable del animal que necesita atención está diagnosticado con Covid-19y se encuentra en aislamiento domiciliario, debe comunicar la situación al agente sanitario oficial que está atendiendo su caso.

-Las personas diagnosticadas con Covid-19 deben restringir el contacto con animales, y otras personas.

Para la profesional, “la ansiedad y el estrés de las mascotas son difíciles de sobrellevar”. En ese sentido sugiere aumentar las actividades energizantes y jugar, enseñarles a hacer nuevos trucos y estimular sus habilidades. Adiestrarlos en algunos movimientos: a sentarse, a dar la pata, taparse la cara, girar, darse vuelta, o zigzaguear entre las piernas. Es conveniente reforzar las actitudes positivas con premios: halagos y caricias o un bocadillo de su agrado, diferente a su comida habitual.

Hay que priorizar la actividad de la mascota y no el aumento de peso. En ese caso se puede eliminar una comida diaria y usar ésa ración para jugar, o crear juguetes con artículos que ya se tiene en el hogar como trapos, ropa vieja, botellas de plástico, medias agujereadas, cartón, muñecos y peluches. Este tiempo dedicado es percibido por el animal, que disminuye su ansiedad y estrecha vínculo.

“Los gatos son mucho más sensibles al cambio, se estresan mucho más rápido sobre todo si conviven con un perro”, explicó Zimerman. En estos casos requieren más atención y en lo posible una mínima ambientación del espacio en el que usualmente circulan para que puedan trepar y esconderse. Como parte de la rutina de contacto es “fundamental la higiene de las manos antes y después de limpiar su bandeja sanitaria y minimizar el contacto con el animal al estar enfermo”.

Con respecto a los alimentos e insumos veterinarios, para la profesional deben ser de los primeros artículos en la lista de abastecimientos. En ese sentido sugiere comprar para un tiempo prolongado y así evitar el aumento de su costo o la posibilidad de no conseguirlo. Esta sugerencia corre lo mismo para con los antiparasitarios y/o cualquier medicina recetada.

Fuente: UNNE Medios

¿Querés recibir nuestras noticias?