Anomia y violencia 

COLUMNISTAS 24 de diciembre de 2022 Por Redacción Quintaesencia
anomia

Yarías

“…donde nada está prohibido, nada merece la pena”.
(G.K.Chesterton 1874-1936) 

Chesterton, admirado por J.L. Borges, nos enseñaba que la vida es mérito, es difícil, es una conquista cotidiana y que donde no hay límites no hay Libertad posible. Todo lo contrario, a lo que se proclama hoy como paradigma cultural. Hablaba como nuestra época iba hacia una Era de los Blandengues, lo liviano, lo “light” como oferta de vida y eso era como suicidarnos. 

Atender hoy es una sorpresa permanente en donde parece que “todo vale” y “se igual” como decía el filósofo popular de los 90 Minguito Tinguitella (Juan Carlos Altavista) y entonces “nada parece valer”. El mundo de la transgresión permanente culmina en el suicidio ya que parecen ignorarse las leyes mismas de la naturaleza y del orden moral. La consulta en las guardias se llena de hechos en “manada”; sexo en bandas con muchos estimulantes y alcohol con conductas tribales y de disputas entre clanes y bandas; mientras tanto asistimos a hechos en donde se rompe y pervierten códigos de ética profesional en pymes farmacéuticas que venden oxicodona, fentanilo, metanfetaminas en ritmo de producción enorme con una red de distribuidores en Villas, y en zonas de diversión. 

Una industria de la eutanasia y del suicidio para miles. Anomia (“anemia de normas”) que reina por doquier. Así la recepción de los pacientes y sus familias parece ser el último eslabón de lo “salvable” mientras existe toda una cadena de oferta de sustancias que surge desde exclusivo barrio de San Isidro con una máquina de última generación que genera miles de pastillas por día para un mercado ávido de experiencias alucinatorias y bestiales a la vez. 

El “dealer” se va transformando en un Dios que desde el “Infierno Terrenal” promete el “Paraíso” y esclaviza a sus clientes especialmente a las mujeres (lo vemos en la clínica cotidiana) que utilizan en la venta de fotos eróticas en sitios de Internet lucrando con dinero a cambio de más dosis o sea de màs esclavitud. Nos sorprende saber a nosotros (inocentes profesionales) la cantidad de personas que compran estas fotos eróticas en dólares y de otros países de jovencitas “domadas” por las distintas drogas y por personajes siniestros como son los “dealers”. La pornografía parece ser el arte perverso de estos días. 

También las venden a clientes seniles a quienes también venden drogas y sacan réditos enormes con la venta por unas horas de una joven esclavizada joven. Esto sucede hoy y lo vemos en el dolor de los consultorios. 

Luego le ponemos nombre a las patologías: Bipolaridad, trastorno por abuso de sustancias, trastorno borderline de la personalidad, trastorno antisocial, etc.; pero esto queda pequeño ante tamaña anomia y “anemia” de normas que es la base de esta sociedad desvinculada y des-familiarizada que nos engloba y es la coreografía como telón de fondo y al mismo tiempo el centro del drama de nuestros días. Los diagnósticos quedan pequeños ante tanta barbarie liberada en nombre de la libertad. Libertad para esclavizar. 

Los chats y los Facebook e Instagram describen las "manadas" con sus puntos de encuentro en donde ninguna Ley ni autoridad esté presente para que una venta libre de sustancias y una libertad anómica esté reinando. Se convocan por redes sociales y así surgen nuevas formas de organizaciones tribales adolescentes en donde se nota la disociación y la distancia educativa y normativa entre las instituciones, las familias, las escuelas y el propio mundo adolescente. Ahí todo parece valer. 

Se ofrecen “aguantaderos” que son departamentos o casas -algunas tomadas y otras no – a cambio de transacción de objetos robados, se facilitan armas, “facas” y ahí también parece valer todo. Algunos mueren en el intento de desafiar las leyes de la naturaleza ya que hay corazón, cerebro y otros órganos que explotan ante el sobreesfuerzo al cual se los expone. Los cadáveres no son personas y muchos quedan en “volquetes” que levantaràn los recolectores de basura (situación que he escuchado varias veces en los consultorios y que muestra que el hombre es un ser sagrado ha quedado convertido en descartable como una basura). 

Esto sucede y no basta ir a Rosario; muchas plazas capitalinas y densos circuitos del conurbano pasan por estas escenas de crueldad humana y de desprecio por la vida. El silencio debe ser total porque la cultura “woke” (cancelación de lo que no es políticamente correcto) triunfa y se propagandea el uso de drogas ocultándose la muerte anticipada de muchos o la dementización de miles. 

Lo anuncia en un reportaje a un medio el maestro en Medicina Luis Chiozza “…la pandemia de locura recién empieza: contacto personal, contacto emocional y sentirnos parte de una tarea en común (distanciamiento social) …que eso eso…parece haberse perdido”. “...si falta todo esto es como si le faltaran vitaminas al ser humano”. 

Este malestar existencial nos deja sin sentido de vida que es la brújula de la existencia y ahí aparece la huida ante la angustia y el vacío: las drogas están ahí …ofertadas…publicitadas y el Dios tecnológico tiene un límite (el nuevo mundo de los aparatos) y no llena el vacío de contenido vital.

Anomia prestigiada 

A la vez en este marco de anomia vemos como vuelven a aparecer enfermedades casi desterradas como la sífilis, la blenorragia y otras enfermedades de transmisión sexual. Si no hay límites todo es Si y el sexo frenético es una realidad con una subcultura de usuarios de drogas recreativas (¿?) que realizan actos sexuales de alto riesgo bajo la influencia de drogas. 

Ahí la metanfetamina es clave para liberar el cerebro automático sin ninguna traba racional y por supuesto también sin medidas profilácticas y todo con un gran número de compañeros sexuales. Es el llamado “chem-sex o sexdopaje” con múltiples laboratorios como los encontrados en distintos puntos del país que son proveedores e estas sustancias que se consumen por vía oral, intravenosa o esnifada. El Viagra (aun en jóvenes) acompaña todo esto. 

El Tusi (cocaína rosada), también llamada Nexus o Eros agrega esta “parafernalia” de la muerte que es un alucinógeno y super-estimulante que es una mezcla de LSD, Éxtasis(llamada droga del amor), cocaína, ketamina (potente disociativo) .La excitación que genera en 4 horas es enorme y el “químico de la muerte” que genera esto se llamò Alexander Shulgin en 1974 (quizás como precursor de que se venía una nueva era en donde el vacío de contenido vital y de sentido reinarían ) inventando una muerte rápida de las neuronas en una compulsión desesperada muriéndonos en pleno éxtasis. Precisamente este “químico de la muerte” respondió a vendedores de prostitución de lujo en los inicios de la postmodernidad de los 70. 

Cuando llegan a la guardia nos encontramos que luego de estos raids de varios días de drogas y sexo sin límites aparecen cuadros psicóticos, el inicio de un cuadro esquizofrénico y el aumento de infecciones de transmisión sexual incluido el VIH y la Hepatitis C además de cuadros de abstinencia en donde la droga no es solo lo añorado sino la “manada” como lo bestial perdido. 

Aparecen en estos fenómenos de las “manadas” las llamadas drogas de sumisión química que se utilizan para adormecer o anular la voluntad del partenaire: burundanga, ketamina, GHB. Otras se disuelven fácilmente en bebidas y son de pronta eliminación. 

En todo este contexto necesitamos leer contextualmente lo que nos sucede; mientras más aumenta el consumo ya en términos epidémicos más hablamos del consumo recreativo ignorando las consecuencias de estos usos en personas vulnerables (adolescentes, trastornos severos de personalidad, crisis adolescentes, inmadurez cerebral). Ignoramos que el consumo hoy aparece desde los 12 años y está naturalizado. El 62% de nuestros pacientes tiene familiares en carrera de consumo y el 12 % se inició con algún familiar significativo. 

Los paradigmas culturales estimulan el consumo y paradójicamente en tiempos de epidemia en lugar de prevenirlo. Además de la lectura contextual debemos hacer una lectura del sujeto de la adicción y de sus victimarios; así aparecen con fuerza las llamadas personalidades antisociales (dealers, “transas”, gerenciadoras del sexo VIP, distribuidores, pequeñas “banditas” al servicio de los verdaderos “Patrones” que se contratan para determinados servicios, etc.). 

Y por último por supuesto el agente químico cada vez más potente y cada vez más promocionado al servicio de liberar el automatismo cerebral y adormecer las áreas de control superior que se manejan desde laboratorios caseros. Prevención con alerta temprana, detección precoz y trabajo a grandes escalas institucionales se hace necesario.

Nostalgias de un futuro humano 

Mientras tanto ante este panorama que parece ser un desierto con tiempo nublado recuerdo el saludo de Fin de Año de uno de los filósofos y sociólogos que más impactó en mi pensamiento E. Morín a quien conocí en Francia y Buenos Aires: “…pido rescatar un oasis en donde reine la pasión y la poesía ante tamaña regresión destructiva”. Fue aquel que nos enseñó en los 90 que se venía una “mega barbarie organizada en donde la errancia de los amores, el individualismo y las drogas masificadas reinaría”. Parece ser la época del Ultimo Hombre de Nietzsche en donde triunfaría el individualismo, el ultra hedonismo con seres aburridos, sin rumbo y con un tiempo vacío. 

Quizás debemos recordar la última frase de Chesterton en su lecho de muerte luego de analizar los problemas de la época actual que rescatan sus biógrafos y amigos:” El asunto está claro ahora. Está entre la luz y las sombras; cada uno debe elegir de qué lado está”. 

Dr. Juan Alberto Yaria, director general GRADIVA - Rehabilitación en adicciones 


Si te gustó esta nota, ¡podés colaborar haciendo clic en la imagen!
Somos un medio autosustentable que cuenta historias y visibiliza acciones que promueven un cambio social. 

si te gustó la columna

Redacción Quintaesencia

Somos una revista digital que publica notas de calidad con calidez.
Para saber más de nosotras, buscá la sección NUESTRO PROPOSITO.

Te puede interesar