Matías transformó el dolor en amor y se vistió de Papá Noel

#Gracias
Algunos de los niños que recibieron sorpresas de la mano del Papá Noel goyano.

Hace seis años, un hombre decidió transformar el dolor de no poder estar en contacto con sus pequeños hijos, en amor y compartirlo con decenas de niños. En pocas palabras, esa es la historia de Matías Crozzolo, quien desde el año 2001 vive en la ciudad de Goya (provincia de Corrientes), y que, por esas cosas de la vida, encarnó el personaje de Santa Claus en respuesta a un pedido puntual. “Un amigo me pidió que me vistiera como tal para sorprender a un sobrino y después de eso pensé: ‘¿Por qué no hacerlo para todos los demás chicos?’”, comentó en el inicio de la charla telefónica con Quintaesencia.

“Siempre digo que detrás de una enorme alegría, casi siempre se esconde una profunda tristeza y bueno, esa es un poco mi historia”, agregó el hombre de 45 años que por estos días, se desempeña como repartidor de cartas y encomiendas de Correo Argentino. Recordó que aquella primera experiencia lo hizo sentir tan bien, le generó tanta felicidad que, desde entonces, todos los años se prepara para caracterizarse como tal. “Desde hace un par de años me dejo crecer la barba durante seis meses, la voy decolorando y vamos ultimando los detalles para estas fechas”, indicó. 

Matías dijo que cada año recorren casi los mismos lugares: el hospital local, los sanatorios, el hogar de ancianos, el hogar de niños, “pero también andamos por la calle visitando negocios amigos que nos llaman nos piden, pero siempre terminamos recorriendo la ciudad de punta a punta”. 

Este Papá Noel goyano nació en la ciudad de Buenos Aires, pero según contó, “en diciembre del 2001 vine de vacaciones, justo en el mismo momento en que el expresidente Fernando De la Rúa abandonaba Casa de Gobierno en helicóptero. Lo cierto del caso es que por la crisis económica perdí todo lo que tenía y me tuve que quedar acá”.

“Trabajé casi siempre en el área automotor, fui chofer de camión trasportando frutas y verduras desde Mercado Central, también trabajé para una empresa de transporte internacional y ahora -hace poquito-, me llamaron para cubrir una suplencia en el correo, donde ojalá pueda quedarme efectivo”, dijo Matías, casi como una plegaria. 

En relación al trabajo que desarrolla en estos momentos contó que están repartiendo gran cantidad de cartas con saludos de fin de año, pedidos a Papá Noel como también regalos. “Es impresionante la cantidad de paquetes con juguetes que estamos repartiendo, es muy lindo que los adultos se ocupen de que ellos sean también los grandes protagonistas de estas fiestas, tenemos que cuidar a los niños”, enfatizó.

goyaComo Papá Noel, Matías también fue parte de
los festejos de Argentina Campeón de Fútbol.

Solidaridad

Ante la pregunta de cómo obtiene los regalos que reparte a los chicos vestido como Papá Noel, Matías dijo que es gracias a la solidaridad de los vecinos: “Algunos ya en el mes de octubre que me dicen: ‘Acordate de pasar por mi casa o por el local para darte algo para los chicos’. El año pasado –por ejemplo- entregamos 5 bicicletas, ropa en el hospital y el hogar de niños. También nos llamaron de un comedor que habían recibido muchas donaciones y querían que los ayudáramos a organizar una movida. Entonces fui a hablar con el jefe de los bomberos de Goya y me llevaron en la autobomba grande y recorrimos casi toda la ciudad, porque el comedor queda en un barrio periférico”. 

“Estuvimos en el comedor desde las 7 de la tarde hasta la 1.30 de la mañana, repartiendo donaciones, todo eso implica una logística, pero todo se hace porque hay muchísima gente que colabora, que tiende una mano y está a disposición. Nos pasó en el 2020, que no teníamos en qué llevar las donaciones al hospital y justo pasaba una camioneta de la Policía y me llevaron. Pero además, son muchos los vecinos y los comerciantes que colaboran”, aseguró. 

Matías contó que año a año, también trata de mejorar el vestuario, arreglarlo y demás, “hay una modista que siempre colabora, tanto es así que tuvo que confeccionar tres trajes porque necesito tener de recambio con tanta recorrida. Además, tengo que reconocer y valorar el acompañamiento de mi pareja Daniela, que desde el primer me momento se sumó a esta propuesta”. 

Relató además que para este año, ya recibieron numerosas donaciones para el hospital, por ejemplo, pero se ve un poco limitado de tiempo en virtud de su labor en el correo, “pero ya nos estamos organizando y recibiendo golosinas, juguetes y mucho más, verdaderamente se puso bastante copado este año también”.

¿Qué le genera a Matías poder realizar esta labor?, fue nuestra última pregunta a lo que respondió: “¡Uh! A mí me causa una gran felicidad ayudar a que los niños sigan manteniendo viva esa esperanza, esa ilusión en estas fechas y no por el regalo en sí, sino que es un evento más que nada familiar, donde deberían unirse, juntarse, pasarla bien, compartir con la familia. Esto es muy especial para mí porque hace seis años, que no puedo compartir nada con mis hijos entonces, tal vez sea una manera de compensar y lo que no puedo hacer con ellos, al menos puedo darle un momento de alegría a tantos otros chicos”. 


Si te gustó esta nota, ¡podés colaborar haciendo clic en la imagen!
Somos un medio autosustentable que cuenta historias y visibiliza acciones que promueven un cambio social. 

sii te gustó la nota

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicación.

Te puede interesar