Neike, el desafío de crear y exponer en tiempos de aislamiento 

En/Cultura 27 de junio de 2020 Por Redacción Quintaesencia
portada
galeArtesanas correntinas dicen Neike

Liliam Ferreyra y Susana Coronas son mujeres inquietas, que siempre están en búsqueda de desafíos creativos que las lleven a explorar los sinuosos caminos de la artesanía. A ellas, como a toda la humanidad, la pandemia del covid-19 y el consiguiente aislamiento social preventivo y obligatorio, las llevó a vivir situaciones de temor e incertidumbre sobre qué les deparaba el futuro inmediato. Pero después de ponerle el cuerpo a estas emociones, decidieron que lo mejor que podían hacer era apelar a la creatividad para vislumbrar un camino y animarse a recorrerlo.

“Porque nosotras somos artesanas que vivimos de la comercialización de nuestros productos, es decir, lo que hacemos con pasión también es lo que nos permite ‘parar la olla’. Pero ante esta situación de pandemia por la que se suspendieron todas las ferias, muestras y demás espacios donde podíamos vender nuestros productos, nos significó un gran impacto. El primero de ellos, emocional y psicológico, para pasar después a lo económico”, graficó Liliam a Quintaesencia, durante una entrevista. 

“Por supuesto, esto generó que nos paralizáramos un poco, que nos sintiéramos en una situación que aparentemente no tenía salida, o por lo menos no la veíamos. Entonces, decidimos abrazar esa incertidumbre, aceptar que no sabíamos qué hacer. Pero en el medio de estas situaciones, seguimos creando, seguimos produciendo nuestro arte”, agrega Susana, quien desde hace un par de años es compañera de aventuras creativas de Liliam, además de grandes amigas.

Y así, casi sin querer, nació la idea de Neike, esta muestra virtual que se estrenará el 1 de julio a las 12, a través del canal de youtube y las respectivas cuentas en redes sociales de las artesanas (Facebook: La Araña y Liliam Ferreyra; Instagram: @susanacoronaslaaraña). “Buscamos generar una especie de vidriera para mostrar nuestras producciones, en el caso de Susana de tejido en lana cruda con tintes naturales, y en el mío, artesanías y accesorios hechos en crochet y cuero”, dijo Susana.

"Por ahora somos nosotras dos las que vamos a exponer, pero nuestra intención es generar este espacio para que también otros artesanos que estén interesados, se puedan sumar".

 Poner el cuerpo

En relación a las sensaciones y emociones que las atravesaron las primeras semanas del aislamiento, Susana contó que significó un impacto muy fuerte porque “nos tuvimos que quedar encerrados sin poder ver a nuestros seres queridos. Pero después, en mi caso, empecé a pensar en cómo lo estaban viviendo otras personas que poseen otros problemas y me dije, que no tenía sentido sentirme así y empecé a ver cómo podía seguir sumando mi aporte al Cotolengo Don Orione de Itatí, donde colaboro desde hace 8 años. Y así surgió la manta solidaria, que fue hecha con cuadritos de tejido por muchas personas de gran corazón y que después las uní para sortearla a beneficio de ese hogar”.

Liliam, por su parte, contó que también resintió el aislamiento porque implicó perder el contacto físico con sus hijas y nietos, “pero afortunadamente existe esta maravilla de la tecnología que permitió mantener y estrechar inclusive, los vínculos. Además de que seguí creando, que siempre es un cable a tierra para nosotras”. 

Y como todo tiene que ver con todo y entendiendo que la tecnología les ofrecía una oportunidad para mostrar y comercializar sus productos, decidieron armar esta muestra virtual. “Por ahora somos nosotras dos las que vamos a exponer, pero nuestra intención es generar este espacio para que también otros artesanos que estén interesados, se puedan sumar”, agregó Liliam.

De esta manera y haciendo un ejercicio de resiliencia, ambas valerosas mujeres van emprender un desafiante camino de exponer virtualmente sus artesanías, sabiendo que a lo único que se debe tener miedo, es al miedo que paraliza.  

 

¿Querés recibir nuestras noticias?