Qué es la bioética, cómo se la enseña y cuál es su importancia en este tiempo

General 24 de julio de 2020 Por Redacción Quintaesencia
Portadas

Adriana Fontana es una apasionada de la docencia y de la bioética, tema que enseñó por varios años en distintas instituciones educativas de Corrientes capital. En la actualidad, ya no transmite su saber a los alumnos, pero reencausó su pasión produciendo material de lectura específico para que cada vez más docentes, tengan a su alcance herramientas para abordar esta asignatura que atraviesa la curricula, al igual que a la vida cotidiana.

En una entrevista concedida a Quintaesencia, la docente nacida en Rosario, pero radicada desde hace un poquito de más de dos décadas en Corrientes, comentó acerca del alcance este conocimiento, como también su camino como docente y escritora. Al momento de presentarse, comentó que es profesora de Filosofía, Psicología y Ciencias de la Educación. Posee una licenciatura en Eduación Religiosa y es especialista en la enseñanza de Bioética en el Nivel Medio.

“Dejé de ejercer la docencia en el año 2017 y desde entonces, me dediqué a escribir sobre materiales sobre Bioética, ya que no existía hasta en la publicación de mis libros material para que los docentes pueden dar esta preciosa asignatura”, dijo Adriana, a quien desde el principio de la charla deja en claro su pasión por este saber. 

Ante la pregunta de qué es la bioética, comentó que es una rama de la ética dedicada a promover los principios para la conducta más apropiada del ser humano con respecto a la vida humana como del resto de seres vivos, así como al ambiente en el que pueden darse condiciones aceptables para la misma. 

En 1970, el bioquímico estadounidense dedicado a la oncología Van Rensselaer Potter utilizó el término bio-ethics en un artículo sobre “la ciencia de la supervivencia”, concepto que fue remarcado posteriormente en 1971, en su libro “Bioética un puente hacia el futuro”.

“Este científico ya planteaba que la bioética tenía que salir un poco del ámbito de la medicina y entablar un diálogo con las demás disciplinas, para hacerse cargo de estudiar la calidad de vida la persona humana de los demás seres, pero también del ambiente”, comentó la docente rosarina. 

“Pero todo este tiempo, la educación fue aggiornando los contenidos de esta disciplina para que nuestros adolescentes, pudiesen entender en qué consistía la bioética. Desde el año 99 en adelante, comenzamos a desarrollar con algunos colegas, trabajos interdisciplinarios basados concretos. Todo esto me llevó a meterme cada vez más en lo que es la bioética, hasta llegar a este tiempo en que voy estudiando y escribiendo libros sobre el tema”, contextualizó Adriana, quien ya cuenta en su haber con dos libros sobre el tema. 

Por otra parte, indicó que el objeto principal de la bioética es el ser humano y en segunda instancia, la naturaleza. “Nosotros siempre partimos del cuidado de la persona y de un fundamento antropológico desde la mirada de la filosofía personalista, aquella que fundamenta su objeto de estudio justamente en lo que es la persona de manera integral. Entonces hablar de valores en este caso, es hablar del cuidado permanente que uno tiene que hacer de su propia persona y de todos aquellos que nos rodean, del prójimo”, enfatizó. 

Covid-19

Adriana comentó además que este tiempo particular de pandemia, también la llevo a indagar y a buscar propuestas de cómo abordar la enseñanza de la bioética en esta época de clases virtuales, buscando e hilvanando su particular relación las distintas materias del nivel medio. “Estuve trabajando sobre una red conceptual sobre este tema para proporcionarle a los docentes, una especie de guía de preguntas que se puede trabajar en relación a la bioética y las distintas asignaturas. Y creo que el material logrado es más que interesante y puede aportar enfoques y propuestas interesantes para trabajar en el aula”, remarcó.

"Nada puede reemplazar la presencialidad a la hora de dictar clases porque allí, entran en juego otros sentidos"

En relación al incremento y uso cotidiano de la enseñanza virtual, Adriana reflexionó que es excepcional porque permite acercar más el conocimiento, “no obstante, creo que también va quedando claro que nada puede reemplazar a la enseñanza presencial donde entran en juego otros sentidos, el contacto es diferente, la conexión y la empatía que se puede lograr, también”. 

Décadas de docente

A la hora de realizar una especie de balance sobre sus 30 años de carrera docente, Adriana dijo estar profundamente agradecida tanto para cada uno de los alumnos como también para los colegas, ya que “gracias a ellos aprendí muchísimo, gracias a ellos me formé y descubrí nuevos enfoques de trabajo. También agradezco a las autoridades escolares que me dieron la posibilidad de dar esta asignatura”, subrayó. 

Ante la consulta de cuál es el ingrediente fundamental para un docente comento sin dudar: “La pasión”. “Porque sólo así, el docente puede transmitir todo lo bueno que tiene para compartir con sus alumnos, porque sabe que así, está sumando algo más para que sean buenas personas”. Y sin dudas, ese es la mayor aspiración de todo docente de vocación. 

Quienes estén interesados en los libros de Adriana, pueden contactarla buscándola por su nombre y apellido en las redes sociales, o también en su canal de youtube: Bioética en el Nivel Medio.

¿Querés recibir nuestras noticias?