El desafío de poner en palabras el sentimiento que se baila

En/Cultura 10 de agosto de 2020 Por Redacción Quintaesencia
nota Portadas

Sin dudas, el régimen de aislamiento social y preventivo que Argentina debió adoptar como consecuencia de la pandemia del Covid-19, generó un sinnúmero de cambios en la cotidianidad y a la vez permitió generar cambios de perspectivas en algunos como también la confirmación de otras. Para el profesor de Danzas Folclóricas del Centro Cultural Universtiario (CCU), también significó un desafío a la hora de llevar a cabo algunas actividades, en especial las presenciales. 

“Como las clases en el Centro las tuvimos que suspender, nos reorganizamos y continuamos con actividades de manera virtual a través de plataformas de videollamadas con los alumnos”, contó Jorge Vega a Quintaesencia. El docente dijo que algunos alumnos fueron enviando algunos vídeos y así, “vamos generando y adaptando los contenidos para que ir trabajando. Entonces surgió como propuesta para las vacaciones, mostrar las tres corrientes de chamamé con diferentes autores en conjunto con el taller de Música Popular, a cargo del profesor Oscar Mambrín”.

“Y allí surge el video de qué es el chamamé y nos pareció que era más interesante que sean los propios alumnos quiénes cuenten qué es para ellos el chamamé, desde su vivencia. Para filmar los videos, tomamos todos los recaudos del caso y cumplimos los protocolos de distanciamiento social. Pero para que el discurso de los chicos fuera más espontáneo, no fueron avisados de que se estaba armando un video. Les planteamos tres preguntas para armar un registro para un trabajo”, contextualizó el docente.

Vega aclaró que no fue algo armado con una estructura o que estuviera escrito, sino que fue totalmente espontáneo. “Ellos se sentaron en un sillón y simulamos una especie de entrevista sin percatarse que la cámara estaba grabando, una vez que estuvo armado y editado el video, recién se enteraron, al igual que la responsable del Centro Cultural, Fernanda Toccalino”, comentó.

"Para que el discurso de los chicos fuera más espontáneo, no fueron avisados de que se estaba armando un video"

Según el profesor, todas las historias contadas por los chicos son verdaderas y, sobre todo, poseen la genuinidad de hechos que atravesaron a sus familias y a ellos mismos. 

El primer taller de Danzas Folclóricas Argentinas surgió en el 2014, pero un año antes comenzó el de Tango en el CCU. “En el primero de los talleres recorremos todas las danzas del país durante el primer cuatrimestre y en el segundo, nos abocamos al chamamé en sus diferentes en sus diferentes estilos”, detalló Vega. 

A la hora de comentar sobre las particularidades de cada estilo de baile chamamecero, el docente comentó que tienen su propio grado de dificultad, “hay alumnos que sacan más rápido un estilo y otros que no lo hacen tan rápido y siempre, depende de cada uno. Además, es necesario ir poniéndole ganas y que, a través de la música, se puedan sentir identificados y sentirse motivados”.

El mundo del chamamé

“Yo llegué a Corrientes en el 2011 y me encontré con otros estilos del chamamé que no había visto en todos mis años de bailarín y también fue todo un proceso volver a aprender, desde el zapateo y balanceos, entre tantos”, comentó Vega, quien se recibió como profesor en la provincia de La Rioja, de donde es oriundo. 

Después comencé a concurrir a las bailantas, observar más, salir a recorrer y ver sus características como para ir absorbiendo y asimilando, para luego poder ir transmitiendo a los alumnos. Con el tiempo, fui entendiendo que el chamamé es una danza llena de misterios, de nostalgia y de tantas otras emociones porque, sin dudas, es una danza que puede transmitir muchas cosas”, concluyó el profesor.

¿Querés recibir nuestras noticias?