Conectándonos

COLUMNISTAS 11 de abril de 2021 Por Redacción Quintaesencia
conectandonos

                                                             Mirtha

Redoblando agradecimientos, hoy quiero traerles una de las consultas más frecuentes. En los múltiples encuentros de Conectándonos con la Abundancia, concurren personas que “dicen desear el dinero y la prosperidad”  y sin embargo, en su interior o en la historia de sus ancestros, el dinero no fluye, o no se ha quedado en la familia, o no alcanza y puede ser por múltiples circunstancias. 

Tal como señalamos anteriormente, mirar sistémicamente o intervenir sistémicamente es integrar lo no visto, lo secreto, lo no manifiesto, y encontrar el camino a la solución.  Hoy nos ocuparemos el principio del equilibrio y en particular, sobre el dinero.

El dinero es energía, es vibración. El  dinero es algo espiritual. El dinero es vida. Sin dinero, nadie puede sobrevivir en nuestra sociedad. El dinero sirve a la vida

Ahora bien, ¿Cómo nos ganamos el dinero? Lo ganamos como contraprestación de algo. Este equilibrio soporta y conserva una relación. Donde falla el equilibrio, perdemos algo. 

 # Caso Dinero que sirve. Concurre M, y centra su consulta en: ¿Por qué trabajo tanto y gano poco dinero? Entonces la posicionamos a ella y al dinero mediante representantes y se observa que no se miran y que están bastante distantes. Y luego, ingresamos al campo a representantes de su madre y a su padre. De la primera viene el dinero y del segundo nuestro éxito laboral. Y la sorpresa fue, que nadie se miraba, y nadie miraba al dinero.

Y a la pregunta, ¿Por qué no me pagan lo suficiente? no nos sorprendería entender que el dinero no quiera ir o quedar con quienes no lo valoran, ya que se pueden dar las siguientes situaciones:

1) Si alguien trabaja con esmero para nosotros y nosotros ganamos merced a su trabajo, debemos pagarle el salario correspondiente. Sólo si hacemos eso podemos conservar lo que hemos obtenido mediante su trabajo.

2) ¿Qué pasa si alguien reclama más de lo que vale su rendimiento? ¿Conservará o perderá su trabajo? ¿Qué gana si reclama más de lo que corresponde a su prestación? 

3) A la inversa, si alguien dice: “Me basta una paga reducida, no necesito tanto”- ¿Qué ocurre con su rendimiento? ¿Lo reconoce? ¿Lo reconocen otros? ¿O será menos solicitado al desdeñarlo, al pedir él menos de lo que vale?

Aprendimos que nunca hay que tomar más de lo que merecemos, ni dar cuando no lo solicitan.  Este principio, mantiene la fuerza y respeto entre las partes. Hace que tanto lo dado se consolide y tenga sostenibilidad en el tiempo, como lo recibido sea multiplicado.

Volvamos al caso de M, la invitamos a agradecer la vida que viene de sus padres, a honrar a su progenitores y ancestros, aceptar sus destinos, ocupar su lugar  (eso le da fuerza y posibilidades) y habilitar la abundancia  y el equilibrio para su sistema familiar. Al mirar hacia adelante, la visión respecto al dinero cambia y ahora camina junto a él.

Tenemos la certeza que el dinero en personas generosas, amorosas y compasivas puede hacer mucho bien y ayudar a más personas. El dinero es un gran potenciador. Potencia lo que sos, lo que hay en tu interior. Es neutro, se imprime del alma del poseedor y necesariamente se queda con quien lo merece. Cuando fue recibido sin contraprestación, se marchara tarde o temprano ante incidentes o situaciones impredecibles. 

Si quedó alguna confusión o duda, los insto a tachar la Z de juzgar para quedarnos a Jugar y aprender respetuosamente en este camino que transitaremos juntos.

¿Seguimos conectados?  

Redacción Quintaesencia

Somos una revista digital que publica notas de calidad con calidez.
Para saber más de nosotras, buscá la sección NUESTRO PROPOSITO.

Te puede interesar