Música desde un balcón para conectar a cientos de vecinos

turco 1
El Turco Savid en acción, haciendo magia desde el balcón.

En estos 15 meses de pandemia de Coronavirus, la humanidad debió atravesar en forma acelerada un sinnúmero de cambios que tal vez, en otro momento histórico, hubieran tomado más tiempo. Pero, además, se sucedieron y suceden incontables hechos que sacan a relucir los mejores –también los no tantos- valores de los seres humanos. En algunos casos, fuimos nosotros mismos los protagonistas de esos sucesos, otros pasaron en la otra cuadra o a cientos de kilómetros. 

Pero en esta nota, queremos contar la historia que tiene como a uno de los protagonistas principales a Horacio “Turco” Savid, y que comenzó en el barrio Nueva Córdoba, en la capital de la provincia mediterránea de Córdoba, hace más de un año. En una extensa charla telefónica, el hombre de 42 años y con formación académica en Gestión Pública, contó a Quintaesencia que cuando la incertidumbre nos embargaba a todos por igual, y a los argentinos en especial, empezó a preguntarse qué podía hacer ante esta situación, cómo podía ayudar. 

Mientras algunas ideas le iban surgiendo, un par de amigas le insistieron en que sería buena idea poner un poco de música en el balcón de su departamento, tal como lo hacían algunos habitantes de Italia y cuyos videos se viralizaron -en horas- en todas las redes sociales. 

“La verdad es que dudé mucho al principio, pensaba que iba a generar molestias y enojos por parte de los vecinos. Pero mis amigas me insistieron y dije: ‘Bueno, lo voy a pensar’”, contó el Turco a modo de introducción. 

2

Horacio "Turco" Savid, promotor de Fiesta en Casa.

Pero, ¿cuál era el motivo por el que le insistían a que llevara a cabo esta “cruzada musical y balconera”? Y la respuesta se encuentra en sus antecedentes como disc jockey. “Desde los 14 hasta los 23 años trabajé como tal. Arrancó siendo un hobby, para algunos eventos chiquitos, hasta llegar a poner música en megaeventos. Después, decidí estudiar, viajar y demás, así que vendí todo. En el 2019, compré en Buenos Aires unos equipos para poner música, pero chicos, de poca potencia”, relató.

Cuando se instaló en un gran departamento ubicado en un primer piso en la capital cordobesa, lo hizo con la intención de armar un coworking (espacio común de trabajo para emprendedores y trabajadores independientes). “Este proyecto lo empezamos a armar con un par de amigos, pero obviamente, esta situación nos obligó a frenar a todos y casi sin querer, este lugar se convirtió en mi lugar donde, inclusive, tenía guardados los equipos”, contextualizó el Turco. 

Y así, con la intención de poner un poco de música para animar a los cientos de vecinos de los 17 edificios que dan al corazón y pulmón de manzana, nació Fiesta en Casa. En principio sólo fue una idea pero que, con el tiempo, logró tal fuerza que fue convirtiéndose en la plataforma de convergencia de decenas de personas que vivían a pocos metros y que, así, se fueron conociendo y relacionando. 

Desde que arrancó la movida hasta diciembre de 2020, la cita ineludible era todos los sábados de 20 a 21. “Creíamos que era un horario prudente porque, si bien esta es una zona de estudiantes porque hay varias Facultades muy cerca, también viven personas mayores a las que hay que respetar. Porque, en definitiva, la intención era compartir un poco de música para que, entre todos, podamos llevar de una manera más amena el aislamiento social impuesto por el Gobierno nacional”, agregó.

En forma paulatina, lo que nació como una movida empujada por unos pocos, se convirtió en un evento sociocomunitario que además de inyectar dosis de buena onda y música para bailar, fue el motor de movidas vecinales, que iban desde celebrar el cumpleaños de una vecina, el Día de la Madre o una fiesta patria, entre tantas. 

“Son innumerables las historias y los hechos emocionantes que vivimos durante todos esos meses. Desde sumar a todos los vecinos sin ningún tipo de distinción, porque desde sus casas, participan chiquitos hasta una abuela de 82 años, por ejemplo. Pero también, siento que en cierta medida conformamos una gran familia con la que nos encontrábamos para celebrar una vez a la semana”, rememoró. 

Ante el pedido de que relato alguna de las historias que más lo conmovieron, el Turco recordó la iniciativa de celebrar el cumpleaños de una vecina  que a raíz del aislamiento no podía compartirlo con su familia, además de estar atravesando por un cáncer. “Cuando nos enteramos que era su cumple, organizamos todo con un par de vecinas. Conseguimos torta, cotillón y varias sorpresas más. Y en el medio de la fiesta, paré la música, le hice partícipe de la movida a los demás vecinos y mientras las chicas le tocaban el timbre para entregarle los regalos, entre todos le cantamos el feliz cumpleaños”, detalló al tiempo que intentaba que la emoción no le hiciera un nudo en la garganta. 

Y como esa, las historias se sucedieron por decenas, todas unidas por la intención de hacer sentir al otro, al próximo, que no estaba solo. 

Como todo en la vida, también debieron atravesar situaciones difíciles y en esas instancias, había que tomar algunas decisiones: “En un determinado momento, por ejemplo, uno de los vecinos estuvo atravesando un momento muy grave de una enfermedad terminal y sentía que, ante esta circunstancia, no podíamos hacer la fiesta y la suspendimos. Algunos vecinos en un primer momento se molestaron, pero después entendieron, y dijeron que fue acertado”, relató.

4

Betty, una vecina que celebró Halloween con
la Fiesta en Casa.

Mucho más que música

Poner música en el balcón casi fue la excusa para generar una movida entre vecinos. “Fue muy interesante y muy lindo lo que fue ocurriendo, porque pasamos de no conocer al vecino que estaba en el departamento de al lado o el de la vuelta, a tener un grupo de WhatsApp en el que se fueron gestando distintas movidas solidarias”, recordó el Turco. 

A la hora de relatar una de esas movidas espontáneas, contó que en cierta oportunidad, “una de las chicas vecinas contó en el grupo que fue víctima de acoso callejero y un chico que también es vecino, inventó una especie de punzón para ser usado como defensa personal. Lo desarrolló, imprimió y se lo regaló a muchas chicas del barrio para que lo tuvieran en el llavero, por ejemplo. Además, ese hecho, provocó que varias se juntaran y pidieran a un profe del gimnasio del barrio que les enseñara defensa personal, entre tantas, tantas cosas buenas que se fueron generando”. 

Más allá del barrio

La movida iniciada por el disc jockey y sus vecinos logró trascender las fronteras del barrio alcanzando, inclusive, repercusión nacional. “Casi todos los medios importantes de Córdoba vinieron algún sábado e hicieron una cobertura. Lo mismo pasó con TN, entre tantos. También el propio Sergio Lapegüe nos mandó un video saludando la fiesta porque sabía que también usábamos la señal de prender y apagar la luz”, relató.

Por otra parte, el Turco sentía que la gente de la Fiesta tenía que gestar un reconocimiento y tributo al personal sanitario que está en la primera línea atendiendo a los pacientes con Covid. “Entonces empecé a armar una canción dedicada a los médicos. En principio la grabamos con unos amigos, pero después logramos que sumarán sus voces figuras emblemáticas de Córdoba, como Piñón Fijo, como varios cantantes de grupos cuarteteros. La verdad, este logro también fue muy especial para mí y los vecinos”, contó.

Versión 2021

La primer Fiesta en Casa de este año se realizó el 22 de mayo, cuando el presidente de la Nación Alberto Fernández, anunció nuevas medidas restrictivas para la población como consecuencia de la segunda ola del Coronavirus. Y si bien Argentina continúa con idas y venidas en las distintas fases de aislamiento y la situación sanitaria en Córdoba está en un punto crítico, el Turco y los organizadores del evento quieren celebrar el Día del Amigo a lo grande. “En principio queremos hacer un gran festejo el 24 de julio, bajo la misma modalidad, una hora de buena música en el balcón para que participen y bailen todos los vecinos”, anticipó. 

En tanto, junto con estos amigos con quienes llevaron adelante el evento balconero, están diseñando otras estrategias de trabajo como parte de las acciones de la Fundación In, que busca la innovación social con el objetivo de fomentar la conexión social.

“Creemos que la movida generada es muy grande, tiene mucho valor y potencial, como para seguir trabajando en esa línea. Todavía estamos en etapa de generar ideas, pero seguramente, van a surgir cosas interesantes”, anticipó. 

Esta experiencia deja, a propios y extraños, un sinnúmero de lecciones que tienen que ver con el animarse a entablar una conversación con otro, que vive pared de por medio o con quien nos cruzamos todos los días en la vereda, dejando de lado el miedo y la desconfianza; pero sobre todo, nos sirve como recordatorio de que los seres humanos somos gregarios, que vivimos y nos desarrollamos en comunidad. Para ello, ante todo hay que derribar las barreras que levantamos en nuestras propias mentes. Atreverse a la conexión humana, siempre es la clave. 

Si querés saber más sobre esta movida balconera, ingresá a su cuenta en Instagram fiestaencasa.co

 

María del Carmen Ruiz Díaz

Periodista, comunicadora social.
Nacida en Saladas, provincia de Corrientes, Argentina.
Editora en Noticias Quintaesencia y Diario La República Digital.
Coordinadora de radio digital La R.
Co-fundadora de 1816 Consultora de Comunicacón.

Te puede interesar