El poder de nuestras palabras

COLUMNISTAS 19 de junio de 2021 Por Redacción Quintaesencia
Chico-con-letras-a-su-alrededor

tona

¡¡Hola!! Soy Tona Galvaliz, hoy quiero compartir con vos esta nota para la revista Quintaesencia.

El tema de hoy es: El poder de nuestras palabras. 

Mahatma Gandhi nos invita a auto-observarnos con esta oportuna reflexión:

“Cuida tus pensamientos, porque se convertirán en tus palabras. 

Cuida tus palabras, porque se convertirán en tus actos. 

Cuida tus actos, porque se convertirán en tus hábitos. 

Cuida tus hábitos, porque se convertirán en tu destino.” 

En la vida nada es inocente, todo tiene una causa y un efecto o consecuencia; con cada pensamiento o palabra verbalizada, nosotros creamos la realidad en que vivimos.

Solemos estar distraídos, si ser tan conscientes de lo que pensamos o decimos, y en ocasiones responsabilizamos a otros por las circunstancias que atravesamos; sin darnos cuenta que fuimos nosotros quienes sin querer las hemos creado.

“Como es adentro es afuera, como es afuera es adentro” todos somos co-creadores, tejiendo una gran tela de araña.

La palabra tiene poder creador y, a través de ella; ya sea por medio de lo que pensamos o como decimos, la realidad se va manifestando. 

Cuando realizamos afirmaciones, declaraciones, estamos haciendo un decreto; y sentenciamos consciente o inconscientemente que algo sea, de una manera y no de otra. 

Que algo sea bueno o malo depende siempre de cada persona, y de acuerdo a como creemos es como hablamos y sentimos y actuamos. Cuando no vemos el sol, no es lo mismo maldecir la oscuridad que bendecir la luz. 

Es importante prestar atención y estar atentos a nuestra mente, porque conforme a las creencias o juicios valorativos en que habitamos, convertimos algo en un problema, en una maldición, o en una oportunidad, en una bendición, depende de cada uno.

Lo que hace la diferencia es que a través de como pensamos o nos expresemos, es el modo que le damos significado a las cosas; porque no es lo mismo ver la mitad de la botella vacía, que la mitad de la botella llena.

Llevamos años atrapados en un colectivo de creencias enraizadas en el miedo y para modificar esto o corrernos de esta polaridad negativa, precisamos dedicarle tiempo y ejercitarnos en el uso que le damos a nuestra palabra de manera más consciente y responsable.

Acá viene una tarea para el hogar:  revisarnos, chequearnos como estamos y como funcionamos.

Nuestra neuro-plasticidad nos favorece la posibilidad de autogestionarios para modificar esas maneras negativas, pesimistas, reduccionistas o distorsionadas a la hora de pensar, sentir, hablar y actuar.

Es posible re-ordenar los sistemas de creencias construidos en base a heridas del pasado, sosteniendo egos enfermos, acomplejados, llenos de miedos o de carencias.

Y, como seres sociales que somos, es fundamental practicar la responsabilidad, que es la capacidad humana para dar respuesta hábil, acertada e inteligentes. Por otro lado, la inteligencia es la cualidad de elegir entre varias opciones, la excelente, la mejor. 

Si tu sistema de creencias te condujo a situaciones que no te benefician, sintiéndote no tan bien, este es un buen momento para que hagas un alto, te revises, te observes, e identifiques cuales son los aspectos de mejora, encuentres esas nuevas maneras, recalcules y vuelvas a empezar.

Sabemos que el dolor es biológico, y el sufrimiento es opcional. Hay infinitas razones que nos hacen sufrir, que duelen el alma; pero existe un detalle sutil en todo esto, y es que muchas veces sufrimos por como hablamos e interpretamos la vida con sus circunstancias. 

Generalmente lo que sucede conviene, a veces el sufrimiento es la catapulta para un despertar de conciencia, para un crecimiento más humano y evolutivo. No hay nada malo que no traiga algo bueno, todo tiene su razón o buen propósito, solo hay que descubrirlo.

No hay errores, pero si hay aprendizajes. La vida no siempre nos acerca lo que queremos, pero si nos da lo que necesitamos.

Es inspirador conocer esas historias de superación en que muchos llegaron a un destino mejor luego de una interesante adversidad.

Por eso, es importante aprender a abrir los ojos por dentro, mirando con el corazón, cambiando hacia un modo más acertado de mirar, pensar, hablar, significar, actuar.

Nada es absoluto, todo se va moviendo; y en la vida no está dicha la última palabra.

Y para ir cerrando, la invitación es atrevernos a dejarnos abrazar por el asombro y el replanteo, empatizando con las personas, la naturaleza y la vida. 

Y, confiadamente emprender para expandirnos, instaurar nuevas líneas de tiempo, mediante el uso de palabras que nos conduzcan a decisiones, para ir construyendo realidades y nuevos contextos que, si miramos para atrás, tal vez podríamos considerar gratamente como impensadas.

¡Sigamos juntos en esto; te mando un beso inmenso y hasta la próxima!

Tona Galvaliz es Coaching Sistémico-Counselor – Logoterapeuta – Biodecodificador-Programación Neuro Lingüística-Speaker
Instagram @Tona Galvaliz
LinkedIn / fb / YouTube: María Antonia Galvaliz 

 

 

Redacción Quintaesencia

Somos una revista digital que publica notas de calidad con calidez.
Para saber más de nosotras, buscá la sección NUESTRO PROPOSITO.

Te puede interesar